Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 17- -4- -2007 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 83 La platencina posee un mecanismo de acción novedoso, diferente a cualquiera de los antibióticos actuales Este nuevo compuesto no es tóxico y resulta eficaz contra las causas más comunes de infecciones hospitalarias Fernando Peláez, director del Centro de Investigación Básica (CIBE) en su laboratorio de Madrid ABC Científicos españoles hallan un nuevo antibiótico contra superbacterias La platencina combate las principales cepas de bacterias resistentes s El nuevo compuesto es la base para un nuevo fármaco a diez años vista N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Se llama platencina y podría ser la base de una nueva familia de antibióticos capaz de combatir las bacterias más difíciles de tratar, aquéllas imbatibles para la mayoría de los fármacos. Dos equipos de investigación de la compañía farmacéutica MSD en España y en Estados Unidos, han identificado este compuesto y han descubierto que podría plantar cara a superbacterias como la S. aureus o la Enterococcus faecalis dos de las grandes pesadillas de los hospitales. Sólo la S. aureus causa entre el 60 y el 80 por ciento de las infecciones hospitalarias. Las conclusiones de la investigación se publican hoy en la edición digital de la revista Proceedings La platencina se ha obtenido de una bacteria, llamada S. platensis encontrada en una muestra de suelo procedente de la isla de Mallorca, tras rastrear miles de extractos. No es la primera vez que se halla en esa bacteria una molécula que promete convertirse en un antibiótico. El mismo grupo español del Centro de Investigación Básica (CIBE) de MSD identificó hace un año en esa bacteria otro compuesto similar. Los organismos productores de los dos antibióticos son cepas de la misma especie. Sin embargo, el mecanismo de acción de la platencina parece más prometedor. El compuesto aislado el año pasado inhibe una enzima implicada en la síntesis de ácidos grasos en bacterias. El nuevo, ataca dos enzimas diferentes por lo que hace más improbable la generación de resistencias explicó ayer Olga Genilloud, miembro del grupo de investigación del Centro de Investigación Básica (CIBE) de MSD en Madrid. El equipo del CIBE aisló el nuevo compuesto entre cepas de bacterias y hongos obtenidas del suelo. La caracterización detallada y posterior análisis bioquímico se realizó en el laboratorio de Nueva Jersey, en Estados Unidos. Lo más importante es que la platencina posee una estructura química y un mecanismo de acción novedoso, diferente a cualquiera de los antibióticos comercializados. Eso es lo que reviste de importancia este hallazgo porque la aparición de bacterias resistentes a los fármacos en uso ha convertido en una necesidad médica la búsqueda de nuevos antibióticos. El compuesto ya se ha probado en modelos animales y funciona. La placentina curó a ratones infectados con una cepa de la bacteria S. aureus resistente a la meticilina y a la vancomicina, un antibiótico potente y de amplio espectro. También ha demostrado eficacia ainfecciones de enterococo resistente a la vancomicina sin que observara toxicidad. Con dosis eficaces, el tratamiento no fue dañino. Tras su identificación, el trabajo de laboratorio vuelve a comenzar. El hallazgo de la nueva molécula es el punto de partida para la obtención de un antibiótico eficaz. Pero podrían pasar años hasta poder verlo en la farmacia. Antes de convertirse en un nuevo medicamento que se una al arsenal terapéutico contra las infecciones, deberá pasar por sucesivas modificaciones químicas hasta conseguir una mejoría en sus propiedades. De tener éxito, podría dar lugar a un nuevo fármaco en el plazo de diez años asegura Fernando Peláez, director del CIBE y coordinador del estudio. Punto de partida El Staphylococcus aureus una de las superbacterias ABC Sólo dos nuevos antibióticos en las cuatro últimas décadas La carrera fulgurante de los antibióticos se ha frenado prácticamente en seco, casi al mismo tiempo en que las infecciones que antes se combatían con facilidad han empezado a volverse resistentes. Las balas mágicas como se conocieron los primeros antibióticos se han vuelto débiles frente a las poderosas bacterias. Desde los años 60, se han identificado centenares de nuevas moléculas, pero sólo han llegado a la farmacia dos nuevas clases de antibióticos. Las compañías farmacéuticas tampoco parecen interesadas en desarrollar nuevos antibióticos porque la búsqueda es difícil y cara y los tratamientos de las enfermedades crónicas resultan más rentables. Más información sobre la investigación: http: www. msd. es