Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 TOROS www. abc. es toros MARTES 17- -4- -2007 ABC A Curro Romero le han robado la espada FERIA DE ABRIL Real Maestranza de Sevilla. Lunes, 16 de abril de 2007. Cuarta corrida. Unos 10.000 espectadores. Toros de Hijos de Celestino Cuadri, serios y hondos, bajos de casta y poder, paradotes; destacó el 1 aunque 4 y 5 también dieron opciones por su nobleza. Fernández Pineda, de rosa y oro. Pinchazo y estocada desprendida. Aviso (saludos) En el cuarto, pinchazo, estocada atravesada y tres descabellos. Dos avisos (saludos) Serafín Marín, de verde manzana y oro. Media pasada desprendida y dos descabellos (silencio) En el quinto, estocada corta. Aviso (saludos) Manuel Escribano, de rosa pálido y plata. Pinchazo y media pasada y tendida (saludos) En el sexto, estocada (ovación de despedida) ZABALA DE LA SERNA SEVILLA. A Curro Romero le han robado la espada. La estatua de Romero se ha quedado sin estoque en tan torero desplante a la vera de la Maestranza. Y digo yo que quién querrá el acero del bronce de Curro si el mismo Faraón no lo quería ni oír y huía del verbo matar. Y las espadas le daban su cosa porque cortan y pueden herir. Y las manos, como le dijo a Cristina Sánchez en su alternativa, están para acariciar, el capote, la muleta, el toro. Porque torear es acariciar. En lugar de otra espada, que le pongan a la escultura una ramita de romero, una varita de jara, un bastoncillo de espliego. No había otra noticia en la tarde. La lentitud con la que discurrió se lo tragó todo. Igual también la espada de Curro, que algún vándalo se ha llevado de recuerdo. Todavía la muleta... O si acaso la espada de la estatua de El Cid del centro de Burgos, con la que ganó tantas batallas el Campeador, contra los moros que ahora quieren otra vez AlAndalus. Pero, ¿qué batallas ha ganado Curro a mandobles o espadazos? A la verónica paraba el tiempo, sin prisas, con arte; toros y toreros de la corrida de ayer sí que pararon el tiempo. ¡Y qué manera de pararlo! Dos horas y tres cuartos de relojes quietos; dos horas y tres cuartos que escondieron unos cuadri atípicos. No de lámina, que por ese registro es por el único por el que la corrida de don Fernando se encuadra como torista sino de comportamiento. Nadie se esperaba tan poco poder y escasa chispa. Como nadie, a lo mejor, apostaba a priori por esas do- Serafín Marín trazó notables naturales a un noble quinto toro de Cuadri sis de nobleza que entre tres o cuatro toros derramó Cuadri sobre el albero. Fue corrida de no dejar satisfecho a nadie, de tenerle que llegar mucho a los toros con la muleta al hocico, de darlos de comer con la palma de la mano, de cuidarlos en el caballo. Pero sería injusto que el desmesurado metraje del espectáculo se engullera, por ejemplo, un toro como el primero, de nombre Bisagra que abrió la corrida, seca como polvorones en verano, como el desierto del Sahara. Fernández Pineda se decidió con el capote de salida con Bisagra por lances a la verónica de buena compostura. Y prometió faena tras mimarlo en varas. Pero las promesas sólo fueron realidades por momentos. La faena no terminó de tomar vuelo. El toro tardeaba. La música no arrancaba. Nada arrancó. En el aplausíme- MILLÁN HERCE Los antitaurinos, a falta de 189 firmas, pierden su batalla en Europa ROSARIO PÉREZ MADRID. Los eurodiputados que presentaron una declaración escrita en contra de las corridas de toros en el Parlamento Europeo sólo han conseguido 204 firmas de las 393 imprescindibles para que su propuesta siguiese hacia delante. El plazo para engrosar signatarios en la lista de los antis que arrancó en febrero, concluyó el pasado domingo, con lo que han perdido su batalla al necesitar 189 firmantes más. Pero la guerra del sector contrario a la Fiesta continúa, y una de sus próximas iniciativas podría ser el finiquito de las subvenciones a los ganaderos de lidia por la vía de la Política Agraria Común. Antes de que emprendan su enésimo ataque, el eurodiputado popular Íñigo Méndez de Vigo, quien ha defendido a capa y espada la Fiesta en el Parlamento y envió una carta a sus colegas con inquebrantables argumentos que frenaron la corriente antitaurina, recomienda agarrar cuanto antes al toro por los cuernos. No hay que adoptar una actitud defensiva, sino ofensiva, y explicar todos los valores de esta tradición cultural subraya, a la par que comenta la grata impresión causada por los franceses a la hora de abordar este asunto. Méndez de Vigo, uno de los padres de la Constitución Europea, considera que existe un sinfín de motivos para luchar por la permanencia de la Fiesta: culturales, económicos y ecológicos. Múltiples razones que chocan con la manipulación de los que pretenden dar puntilla a la Tauromaquia. Para engrosar partidarios, los animalistas han jugado con lemas de esta guisa: el dibujo de un can con banderillas clavadas en el lomo y la pregunta de ¿le gustaría que a su perrito le hicieran eso? De momento, su tergiversación de la realidad no ha surgido efecto y el golpe se ha parado. Pero los antis amenazan con más embestidas mansas. Por ello, se antoja imprescindible la unión del mundo del toro, en estrecha sintonía con la incipiente Plataforma de Parlamentarios Taurinos- -promovida por Pío García- Escudero y Miguel Cid- para promocionar y enseñar, sin complejos la Fiesta a escala comunitaria. tro, más decibelios alcanzó la ovación a Bisagra en el arrastre que a Pineda en el tercio. Tampoco tuvo mal son el cuarto, cuya mayor virtud fue que humilló mucho, tanto, que un volatín, con los cuernos de la luna hundidos en el ruedo, valió por un puyazo. Fernández Pineda volvió a trazar muletazos por ambas manos estimables, tres naturales estupendos. Faltó la continuidad del toro, que repitiese con más frecuencia. Pesó todo en una obra larguísima, en una tarde donde todo fue eterno. Dos avisos coronaron su voluntariosa actuación. Manuel Escribano puso toda la carne en el asador. A portagayola, en banderillas- -buen tercio el del tercero, espectacular el quiebro partiendo sentado desde el estribo- con la muleta. Mas a medias se quedó el toro. El sexto tuvo más movilidad, y peor estilo. La larga cambiada en la puerta de toriles fue de infarto y cuerpo a tierra. Serafín Marín obtuvo verónicas de nota y muletazos de notable con un quinto paradote, como todos, y con fondo noble para seguir la muleta en largo. Marín había insistido antes hasta la extenuación con un segundo con el freno de mano puesto, como esta tarde sin música en la que la noticia estuvo fuera de la plaza: a Curro Romero le han robado la espada.