Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID MARTES 17 s 4 s 2007 ABC Souvenir entre rejas Ayer abrió en el centro una nueva tienda de regalos. Cada uno esconde una historia de cárcel y delincuencia porque todos han salido de las manos de presos CRUZ MORCILLO MADRID. ¿Qué tiene en común un preso de Ocaña con uno de Lugo o una reclusa de Huelva con un menor internado en un centro de reforma de Madrid? Desde ayer un modesto proyecto empresarial un negocio, una tienda de regalos en el centro de Madrid llamada Asombra (calle León 24) que no deja indiferente a nadie. Todos los objetos que en ella se venden están hechos por internos de varias cárceles con primor y muchas horas de dedicación. Algunas de esas manos es la primera vez que construyen algo, al margen de un castillo de naipes. La idea lleva gestándose por parte de Instituciones Penitenciarias largo tiempo. Las Una presa muestra un reloj que ha realizado para su venta en la nueva tienda obras de los presos se venden en superficies comerciales, pero el objetivo era crear un espacio propio en el que los dependientes también son reclusos, de forma que tienen al alcance una salida laboral. La directora de Prisiones, Mercedes Gallizo, y el consejero de Justicia de la Comunidad, Alfredo Prada, presentaron ayer el proyecto y fueron los primeros clien- EFE tes. Prada compró un exquisito álbum de fotos infantil para su jefe de gabinete y Gallizo, que habitualmente luce orgullosa la bisutería de los presos, una menina de cerámica. En unas horas se agotaron varias existencias- -se venden jarrones, lámparas, cuadros, marcos de fotos, cunas para bebés, abanicos, cerámica y bisutería, entre otros objetos que oscilan entre los cuatro y los 150 euros- -ante el asombro de los clientes por la delicadeza y acabado de los productos. Los abanicos pintados a mano por un grupo de internas de la prisión de Huelva fueron la estrella, seguidos de las vajillas y la bisutería artesanal. El dinero de estas ventas irá a parar al preso, en caso de que sea un autor individual o al grupo de trabajo del que proceda, una vez descontado el material que les facilita Prisiones. Asombra ¡no persigue un fin lucrativo. El objetivo es la segunda oportunidad para los reos, la siempre cuestionada reinserción social. La tienda es un aliciente, un estímulo, como crear las obras señalan fuentes de Prisiones. La ilusión de dejar de ser presos por un rato para convertirse en artesanos, en diseñadores y en aspirantes a artistas, en algunos casos. El nombre de la tienda es una propuesta del poeta Fernando Beltrán, un nombrador de palabras autor del hallazgo semántico. Dos presas de tercer grado y dos menores internos pondrán cara al asombro.