Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 17 s 4 s 2007 MADRID 53 EFE Asesinada una joven en el paseo de Extremadura Itziar Hidalgo Carrillo, de 26 años, apuñalada ayer por la tarde en plena calle, a la altura del número 1 del paseo de Extremadura, falleció al filo de la medianoche en el Hospital Clínico, cuando era intervenida de urgencia. La víctima, -en la imagen en el momento de ser atendida por miembros del Samur- -de nacionalidad española, fue abordada por Jorge Salazar Ward, venezolano de 31 años, quien sin parar de gritar, fuera de sí, le clavó en el pecho un cuchillo de cocina. Roba 40.000 euros de un banco, deja a clientes y empleados encerrados y huye El atracador, que iba armado con una pistola, salió caminando con las dos sacas en la mano M. J. ÁLVAREZ MADRID. Un hombre solo asaltó ayer una sucursal bancaria, situada en pleno distrito de Chamartín. Fue en un abrir y cerrar de ojos. Sucedió a media mañana, poco antes del mediodía. Los hechos se produjeron en en el número 16 del paseo de La Habana, junto al colindante de la Castellana, en una oficina de Caja de Madrid. El atracador iba provisto de un arma de fuego, y, a buen seguro que no se le había escapado un detalle importante: la entidad carecía de detector de metales y de vigilante de seguridad, ya que, al parecer, el público al que atiende, en general, pertenece a empresas y negocios de la zona. De ahí que, a punta de pistola, intimidase al personal y al puñado de clientes que se encontraban en ese momento en el interior. Tras comunicar sus propósitos a los empleados, conminó al resto a introducirse en el despacho del director, tras maniatarles- -se cree que obligó a que lo hicieran unos a otros- -y arrebatarles los móviles que portaban para que no pudiesen llamar a la policía y alertar de lo que estaba ocurriendo. Mientras los operarios recaudaban la cantidad de dinero de la que disponían en esos momentos en efectivo, curiosamente, el público seguía entrando en el establecimiento. Se da la circunstancia de que debido a la retirada de fondos, el cajero automático situado en el exterior no estaba operativo, por lo que varias personas que vieron cómo no podían hacer uso de su tarjeta de crédito, entraron a la entidad para realizar la operación sin saber lo que sucedía. Entró más público Probablemente, fue el propio asaltante el que les debió franquear la entrada, con el fin de no levantar sospechas, ante la insistencia de las llamadas al Efectivos policiales recogiendo huellas en la entidad asaltada, en el 16 del paseo de La Habana IGNACIO GIL timbre. Les aguardó junto a la puerta y tras esgrimir su revólver y amenazarles con él, les explicó: Si os estáis tranquilos y quietos no os va a pasar nada. Dejad los móviles encima de la mesa y entrad ahí indicó, para incomunicarles, al igual que al resto. No obstante, a estos no les ató. Tras hacerse con el botín, dejó al grupo- -8 personas, según explicaron a ABC varias víctimas- -encerrado en la habitación, bajo llave, y salió, tan tranquilo, como si fuese un cliente más, salvo por las dos sacas que llevaba en las manos. De esa guisa, huyó, caminando por el paseo de La Habana. No se sabe si le esperaba algún vehículo en las inmediaciones con algún cómplice en su interior, o bien actuó solo. Lo cierto es que se le perdió la pista. Al final se apoderó de unos 40.000 euros, según informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía. El asaltante fue descrito como un hombre joven, delgado, con melena largo, perilla, gafas de sol y acento español: Parecía muy normal Los agentes se llevaron del lugar, entre otros efectos, una maza, posiblemente del delincuente, así como las grabaciones de las cámaras de seguridad y estuvieron toda la mañana recogiendo huellas en el banco. Hasta el lugar se desplazaron varias UVIS móviles del Samur que atendieron a dos mujeres por sendas crisis de ansiedad.