Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MARTES 17- -4- -2007 ABC Un hombre armado causa en EE. UU. la mayor matanza en un centro educativo Treinta y tres muertos, entre ellos el agresor, y decenas de heridos en el campus de la Universidad de Virginia PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. La repetida y explosiva mezcla de armas de fuego, personalidades psicóticas y centros educativos en Estados Unidos ha vuelto a estallar violentamente ayer en la Universidad Técnica de Virginia, produciendo escenas más típicas de Bagdad que de un idílico campus especializado en ciencia y tecnología. El brutal asalto perpetrado por un rambo no identificado por las autoridades al cierre de esta edición, se ha cobrado las vidas de 32 personas, además de una treintena larga de heridos, algunos en estado crítico. Cifras facilitadas por la agencia Associated Press y que colocan este tiroteo como el más letal en la historia del gigante americano. Los primeros indicios y filtraciones apuntan a que la matanza ha sido protagonizada por un estudiante, supuestamente armado con dos pistolas semiautomáticas o un fusil de asalto. El agresor, que podría haber usado un chaleco antibalas, ha optado por suicidarse como suele ser habitual en estas barbaridades desgraciadamente típicas de EE. UU. La premeditada matanza ha tenido lugar en torno a las siete de la mañana de un día bastante desapacible, primero en la residencia de estudiantes West Ambler Johnston que alberga a casi novecientos estudiantes. Para después proseguir, tras el intervalo de casi dos horas, en un edificio de aulas, el Norris Hall que se encuentra situado en el otro extremo de este enorme campus universitario de más de diez kilómetros cuadrados y con 28.000 alumnos. Hasta hacerse con el control de la situación, las diversas fuerzas policiales desplegadas sobre la marcha- -incluidos equipos SWAT con vehículos blindados- -han impuesto una especie de toque de queda, prohibiendo la salida de estudiantes, profesores y empleados del centenar de edificios que componen este centro educativo situado en la localidad de Blacksburg, a unos 400 kilómetros al suroeste de la capital Dos horas Varios policías sacan a un estudiante herido del edificio donde se produjo el segundo tiroteo federal Washington. De hecho, entre el primero tiroteo y el segundo tiroteo, muchos estudiantes llegaron a pensar que la situación de emergencia había sido superada. Lo cual ha planteado toda serie de dudas y reproches sobre la actuación de los servicios de seguridad del campus y las primeras unidades policiales desplegadas en la zona. Para complicar todavía más la situación, los fuertes vientos reinantes en la zona habrían dificultado la utilización de helicópteros para evacuar a los heridos de mayor gravedad hasta hospitales capacitados para su tratamiento. Inicialmente, cadenas de televisión como la CNN solamente hablaron de una víctima mortal y una decena de heridos. Pero al retrasmitir en directo una primera rueda de Prensa con responsables policiales, las exclamaciones de sorpresa y los gritos ahogados han acompañado al anuncio de decenas de muertos. Ante las características del asalto, el FBI ha descartado rápidamente la existencia de indicios de terrorismo. El caso ha recordado al legendario tiroteo perpetrado en 1966 dentro del campus de la Universidad de Texas en la ciudad de Austin. Armado con un rifle, Charles Whitman se encaramó a una torre de 28 pisos y consiguió asesinar a dieciséis personas antes de ser tiroteado por AP El presidente Bush se declara horrorizado por lo ocurrido y ofrece sus oraciones y toda la ayuda gubernamental Las filtraciones iniciales apuntan a que la matanza habría sido perpetrada por un estudiante Las primeras pesquisas del FBI descartan la existencia de conexiones terroristas la Policía. La matanza en Virginia se produce casi justo ocho años después de la tragedia ocurrida en el Instituto Columbine, de la localidad de Littleton en Colorado. El 20 de abril de 1999, dos alumnos lanzaron un asalto armado contra su high school matando a 12 estudiantes y un profesor. El presidente Bush se ha declarado horrorizado por lo ocurrido, ofreciendo sus oraciones y la asistencia del gobierno federal para este caso que habría superado con creces a la matanza record perpetrado en Texas en 1991 por otro rambo que estrelló su vehículo contra una concurrida cafetería para después proceder a asesinar a 23 personas, antes de suicidarse.