Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 17 s 4 s 2007 ESPAÑA 25 El sueldo para familiares de dependientes será excepcional Cada Comunidad fijará el copago que desee s El Gobierno reduce al mínimo (seis euros al día) su aportación básica DOMINGO PÉREZ MADRID. El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y las comunidades autónomas están inmersos en el proceso negociador de los decretos y acuerdos que darán cuerpo a la Ley de Dependencia. Sin embargo, el ministro, Jesús Caldera se ha apresurado a vender unas ayudas que levantan recelos entre las comunidades. El viernes pasado se celebró la Comisión Delegada del Consejo Territorial, mañana tendrá lugar el comité consultivo y, muy probablemente, el viernes se desarrollará el Consejo. Las impresiones de las comunidades no son muy positivas. El viernes, tras mucho insistir, consiguieron que el encargado de presidir la comisión se mojara Querían saber cuál iba a ser la aportación real básica del Gobierno. Como se sabe, las ayudas a los dependientes tienen tres niveles: el mínimo o básico que es el que paga exclusivamente la Administración General del Estado; el concertado, que es el que ponen a medias Gobierno y comunidades, y el complementario, que es el que voluntariamente designará cada autonomía. Pues bien, el Gobierno ha decidido que esa aportación básica sea de sólo unos seis euros diarios (175 al mes) En cualquier caso, nunca sobrepasaría los 8 euros día o 250 al mes y, además, pretende unirla a la parte concertada que le corresponde. En este sentido, muchas comunidades se sienten estafadas y las asociaciones de dependientes entienden que marcar una aportación mínima tan baja va en contra de los intereses de los afectados. Igualmente, se supo que la intención del Gobierno, lejos de aplicar la ley que pide que se marquen unos precios de referencia para los servicios prestados para luego designar el copago -la parte que debe pagar el dependiente- prefiere que sea cada comunidad autónoma la que fije unilateralmente el porcentaje de dicho copago. Esto va a crear nuevas desigualdades, pues por los mismos servicios no se pagará lo mismo en toda España. Por último, quedó claro que el famoso sueldo (487 euros al mes) para los familiares, que Caldera anunció a bombo y platilla, tendrá en realidad un carácter excepcional, como marca de hecho la ley, por lo que en realidad serán muy pocos los que tengan derecho a recibirlo. César Nombela Catedrático de Microbiología de la Complutense EVALUAR LA UNIVERSIDAD arias docenas de veces aparece la palabra evaluación en el texto de la ya vigente reforma de la ley universitaria. El preámbulo señala el papel de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) indicando su importancia en la regulación del binomio autonomíarendición de cuentas. El articulado detalla que las evaluaciones tendrán consecuencias concretas en el nombramiento o la contratación temporal de profesores, incluso en su derecho a percibir complementos salariales. El valor de la evaluación de las personas queda bien establecido. Pero, no es así en lo que respecta a las instituciones y sus gestores. Por ejemplo, no se señala en qué forma las evaluaciones se tendrán en cuenta para la asignación interna de recursos en cada uni- V Los dependientes, según la Comunidad a la que pertenezcan, no pagarán lo mismo por idénticos servicios versidad o para la dotación económica y patrimonial de las propias universidades y sus centros. De no articularse estas últimas medidas, no se estará materializando la formulación del preámbulo que plantea la rendición de cuentas como base de la autonomía universitaria. La actividad evaluadora sólo se podrá llevar a cabo con el concurso de los mejores expertos. Igualmente esencial puede ser el que los expertos que evalúan acrediten, una trayectoria suficientemente extensa y con realizaciones significativas. Lo relevante ha de ser su autoridad como profesionales, puesto que la evaluación no deja de ser un proceso de asesoramiento dirigido a quienes tienen la potestad de decidir. Además, organizar la tarea evaluadora en un marco institucional adecuado constituye otro requisito. La reformada LOU determina que la Aneca se reestructurará en la forma definida por la Ley de Agencias Estatales, para organismos de este tipo. Surgen, a mi juicio, reservas notables; se trata de una ley que configura agencias con una dependencia bastante directa de la Administración, más adecuadas para tareas de ejecución, que para la evaluación basada en la autoridad científica y la independencia de criterio.