Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 16 s 4 s 2007 CIENCIAyFUTURO 83 La astronomía virtual, una nueva puerta para conocer los cielos Programas gratuitos de internet descargan y analizan información de los telescopios JOSÉ LUIS DE HARO WASHINGTON. El descubrimiento del cosmos ya no es un campo limitado a los expertos especializados en el estudio de la inmensidad del universo. De un tiempo a esta parte, el uso de enrevesados equipos técnicos o descomunales telescopios para descifrar los secretos escondidos en el espacio se ha sustituido por el empleo de un mero ordenador portátil y una conexión a internet. Gracias a la conocida como astronomía virtual, se ha abierto una nueva puerta al conocimiento de los cielos. Esta nueva técnica de investigación sustituye los métodos de observación directa para estudiar información sobre el espacio. En su defecto, tanto científicos como aficionados comparten y reexaminan la ingente cantidad de datos obtenidos a los largo de la historia y en la actualidad. Para entendernos, el problema que se plantea es que el desarrollo tecnológico de instrumentos de investigación ha sido tal que ha producido una descomunal avalancha de datos que no pueden ser procesados atentamente. Por poner un ejemplo, el Telescopio Espacial Hubble recoge anualmente alrededor de un terabyte de nueva información, el equivalente a 231 millones de páginas escritas; a eso habría que añadir la conseguida por otros de los numerosos puntos de observación distribuidos a lo largo del mundo. Joseph C. Jacob, que trabaja en el proyecto Digital Sky, una plataforma conjunta del Instituto Tecnológico de California y el Laboratorio de Propulsión de la NASA para aunar cuatro bases de información astronómica en un solo portal de la web, no dudaba en explicar que hemos llegado a ser tan avanzados tecnológicamente que ahora nos toca lidiar con la ingente cantidad de datos obtenidos Lo cierto es que se da la paradoja de que normalmente los científicos obtienen más información de la necesaria cuando realizan un determinado estudio y en la mayoría de los casos esas sobras son guardadas, pero en otros caen en el olvido. Ahora, gracias a estos observatorios virtuales tanto expertos como adeptos al espacio pueden tener acceso a alguna de las numerosas plataformas en la Red que permiten la revisión de datos reales. En Estados Unidos, el conocido como Observatorio Virtual Nacional (NVO, por sus siglas en inglés) se ha erigido como la primera biblioteca virtual sobre el espacio a este lado del Atlántico desde comienzos de los 90 y en la actualidad cuenta con financiación de la NASA y la Fundación Nacional de la Ciencia (NSF, por sus siglas en inglés) La NVO obtiene su información de prestigiosas fuentes tecnológicas como son el Observatorio Óptico Astronómico Nacional, el Observatorio Nacional Astronómico de Radio y otros sofisticados estudios como el de infrarrojos, 2 MASS. Alex Szalay, astrónomo de la Universidad Johns Hopkins y que dirige el proyecto de NVO con el científico informático Paul C. Messina, del Instituto Tecnológico de California, reconocía en la publicación space. com que la astronomía es un campo de estudio muy específico que cuenta con una gran cantidad de seguidores aficionados que obtienen gran cantidad de información, por lo que la astronomía virtual ayuda a que ellos también puedan contribuir al progreso científico La plataforma del NVO esta- Gran cantidad de aficionados Numerosas plataformas de la Red permiten a los aficionados revisar datos reales de los telescopios rá completada en los próximos 15 años y permitirá a los especialistas, profesores, estudiantes y aficionados descargar valiosa información directamente en sus ordenadores y permitirá a todos analizarla al mismo tiempo. En la actualidad, más de 25.000 astrónomos aficionados colaboran con los observatorios y con los departamentos de Astrofísica de las principales universidades estadounidenses. Estos adeptos al espacio ponen a contribución la potencia de cálculo de sus ordenadores y, desde sus casas, procesan datos obtenidos por los distintos telescopios. Han localizado al menos cinco planetas extrasolares, numerosos cometas y meteoritos. Además, han fotografiado supernovas y galaxias. AFP Europa también cuenta Muchos miembros de la Comunidad Europea, como es el caso de Alemania o también del Reino Unido, cuentan con sus propios proyectos de astronomía virtual que más tarde se comparten con otras plataformas mundiales a través de la Asociación Internacional de Observatorios Virtuales. Los alemanes colaboran con sendos programas especializados en este tipo de observaciones, como son el Observatorio Astrofísico Virtual y el Astrovirtel, dirigidos por el Observatorio del Sur Europeo. En el mes de agosto del año 2001, científicos europeos utilizaron el Astrovirtel para reajustar el tamaño de la roca espacial 2001 KX 76, un objeto distante fuera de la órbita de Plutón localizado en una región conocida como el Cinturón de Kuiper. La gran paradoja Adeptos al espacio procesan desde sus casas la información conseguida por los métodos tradicionales Somos tan avanzados tecnológicamente que ahora nos toca lidiar con la ingente cantidad de datos obtenidos SETI home Entre algunas de estas organizaciones que aúnan el curioso espíritu de muchos aficionados, se encuentra Stardust, una asociación de la Universidad de Berkley que invita a personas voluntarias a unirse a la entidad a través de internet para analizar los millones de partículas espaciales traídas a la tierra por la nave Stardust, el 15 de enero del año pasado. Otro proyecto interesante es el SETI home, un experimento científico de la Universidad de Berkley que utiliza ordenadores conectados a internet para la Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (siglas en inglés de SETI) Usted puede participar ejecutando un programa gratuito que descarga y analiza la información de los radiotelescopios. Con este panorama, cabe destacar que, a día de hoy, La Liga Astronómica de EE. UU. agrupa al menos a 240 clubes de astrónomos aficionados, una cifra nada desdeñable que prueba que, gracias a la colaboración de meros interesados en la observación astronómica, se puede seguir dando pasos de gigante en el descubrimiento del infinito universo que nos rodea. Más información: http: setiathome. ssl. berkeley. edu