Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 16 s 4 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 75 CLÁSICA DANZA Musicadhoy Trío de Morton Feldman. Intérpretes: Marc Sabat (violín) Rohan de Saram (chelo) Aki Takahashi (piano) Lugar: Auditorio Nacional. Madrid. Se ruega puntualidad Coreografía e interpretación: Daniel Abreu, Francesc Bravo, Daniela Merlo, Chevi Muraday, Teresa Nieto, Nicolás Rambaud, Mónica Runde, Juan de Torres, Carmen Werner. Lugar: Teatro de la Abadía, Madrid Éxtasis ANDRÉS IBÁÑEZ La sala de cámara del Auditorio está medio vacía. Las entradas cuestan seis euros y los intérpretes son de primera fila. ¿Cómo se explica? Sencillo: es un concierto de música contemporánea. Hacia la mitad, un ejecutivo de Cajamadrid al que le han regalado las entradas pero no puede dejar de pensar en el euribor abandona la sala, avergonzado porque le crujen los zapatos. Otros le siguen, y a todos les cruje algo porque el silencio en la sala es casi absoluto, apenas matizado por las intervenciones de los intérpretes. Claro está que se trata de Morton Feldman, uno de mis héroes. Su Trío es una de sus obras más intensas y también de las más extravagantes: dos horas ininterrumpidas de armónicos flotantes y acordes suspendidos. Tres intérpretes excepcionales: el violinista y compositor canadiense Marc Sabat, el chelista Rohan de Saram (ex Arditti) y la pianista Aki Takahashi, una leyenda del piano del siglo XX. Los que abandonan la sala deben de pensar que en esta música no pasa nada Pero no es cierto. Es como contemplar un charco de lluvia, y darse cuenta de que allí pasan miles de cosas, cosas pequeñas, delicadas, infinitamente complejas, siempre lúcidas y claras. Aquí nadie puede decir que no entiende porque todo es evidente. Es esa misma evidencia la que asusta. Es el miedo que nos produce la felicidad. Esta música nos enfrenta con el tiempo, con el silencio y con el misterio de nuestra existencia como sólo pueden hacerlo las grandes obras maestras. Nos muestra lo enormemente sencillo que es vivir, nos revela que no hay nada que hacer para ser. Nos libera de la espera, pero además, ¿por qué es tan conmovedora, tan lírica? Los que no soportan esta música en realidad no soportan su propia vida. Necesito salir, salir de aquí, huir de este silencio. Un éxtasis de tres notas descendentes del violín sul ponticello, repetidas una y otra vez. ¿Por qué es tan hermoso? ¿Por qué lo llamamos éxtasis cuando es la sensación más sencilla y natural? Y nos quedamos, como en el poema de Ashbery, con la sensación de haber sido bendecidos a escondidas. Reunión de familia JULIO BRAVO El Festival Madrid en danza ha presentado, como una de sus primeras propuestas, un trabajo colectivo realizado por varios coreógrafos, de distintas generaciones, que desarrollan su trabajo en Madrid. Nueve artistas, unos jóvenes y otros también, ma non troppo, han creado especialmente para esta edición del certamen una pieza muy entretenida, llena de sentido del humor e irónica, aunque algo endogámica en ocasiones- -hay referencias personales, comentarios o incluso gestos que resultan difíciles de comprender para aquellos que no pertenezcan a este mundo- Un guateque es el punto de partida de este espectáculo sencillo y falto de pretensiones, donde los distintos coreógrafos y bailarines van fundiendo sus estilos en los distintos fragmentos en que bailan juntos; no puede hablarse de un trabajo coreográfico especialmente relevante, pero sí de un colorista mosaico por el que van desfilando las distintas personalidades. Es, también, una curiosa reunión (que recoge dos décadas de danza contemporánea) Carmen Werner derrocha sentido del humor y desvergüenza, y suyos son los mejores momentos del espectáculo; empeñada en bailar un solo sola, la coreógrafa madrileña, directora de Provisional Danza, revela una estupenda vis cómica. También el francés Nicolás Rambaud (afincado en España desde hace unos años, y que se destapó como coreógrafo en ese semillero que es el Maratón de Danza del teatro de Madrid) tiene una participación destacada, con momentos verdaderamente cómicos. Y es estimulante ver cómo veteranos como Teresa Nieto, Mónica Runde, Juan de Torres o Francesc Bravo siguen destilando calidad y son capaces, al mismo tiempo, de reírse de sí mismos. Ojalá los compromisos y el trabajo individual de los nueve artistas les permita volver a ofrecer en otros escenarios este trabajo, una más que agradable carta de presentación de la danza contemporánea que se hace en la Comunidad de Madrid. Cartel, años 50, anunciando una marca de colchones ABC (Pre) historias de la publicidad El Círculo de Bellas Artes y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales organizan Posguerra. Propaganda y publicidad en España. 1939- 1959 MANUEL DE LA FUENTE MADRID. No crean, lo de nos vamos a publicidad no es cosa de ahora. Incluso en los primeros y más oscuros tiempos del franquismo todo tipo de comercios y de empresas buscaron el mejor reclamo para llamar la atención de los posibles compradores. Por ese territorio, a menudo sembrado de flechas y de yugos, de leyendas imperiales y años triunfales, en el que también asomaban los colmillos feroces de la propaganda totalitaria y de la censura, se adentra la exposición Posguerra. Propaganda y publicidad en España (1939- 1959) que ayer fue inaugurada en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, organizada por esta misma entidad y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, y en la que ha actuado como comisaria la profesora de Historia Contemporánea Susana Sueiro. La muestra, que permanecerá abierta hasta el 20 de mayo, presenta más de doscientos carteles pertenecientes a la mayor colección privada existente, propiedad de Carlos Velasco, varios carteles más de publicidad sanitaria de la colección privada de Javier Puerto, así como otras piezas pertenecientes al Archivo General de la Administración Civil del Estado y documentos gráficos extraídas, sino una aproximación objetiva a la política y la sociedad españolas de los primeros años de la dictadura y la posguerra, aproximación en la que la publicidad sirve de guía. La muestra ofrece la evolución de la publicidad desde los tiempos más férreos, con la Alemania nazi y la Italia fascista como horizonte, que se traducen en anuncios todos ellos bien prietas las filas, como Correajes falangistas. Los mejores y más baratos. Castelló 37 Imperial Toledo, vino de héroes Los rojos no usaban sombrero. Brave, Montera 6 hasta la la americanización sufrida por el régimen durante la guerra fría, manifestados en un genuinamente americano: Colchones como en América. Para descansar más en menos horas. Colchón elástico Flex. Esponja de acero. Productos Numancia y la aparición de los primeros anuncios de electrodomésticos de marcas como Balay, Edesa y Philips ya en los años cincuenta. A través de la exposición, el visitante también tendrá cumplida referencia de la marginación de la mujer, las diferencias entre la publicidad dirigida a las clases pudientes y las menos favorecidas, las recomendaciones sanitarias, las consignas, el rechazo a lo extranjero de los primeros años, y por supuesto, sabrá del generosísimo esfuerzo del cuerpo de censores del Estado, ante el cual debía presentarse cualquier tipo de anuncio, ya fuese el de Anís del Mono o el de un gasógeno. Más información sobre la exposición: http: www. circulobellasartes. com Bendecidos a escondidas Mujer febrero de 1942 ABC dos de la Hemeroteca Municipal de Madrid. En conjunto, son más de 300 originales y en torno a otras 300 reproducciones digitales, que se muestran en un recorrido siguiendo un criterio temático y cronológico. La exposición es un viaje apasionante por el túnel de la historia (que a veces parece el tren de la bruja de puro terror) un viaje que los organizadores no han convertido en una exaltación de la nostalgia, ni en un acercamiento artístico, ni tan siquiera en un estudio de las estrategias comerciales de la publicidad de aquellas dos déca-