Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 CULTURAyESPECTÁCULOS LUNES 16 s 4 s 2007 ABC Ramón Pérez- Maura ¡VIVA LA LITERATURA! a largamente esperada réplica de Montero Glez God save Thatcher ABC 15- 04- 07) a mi artículo Thatcher, Sid Vicious y Montero Glez (ABC 04- 04- 07) ha cumplido con las expectativas creadas. Él cree que la grave falsificación de la realidad británica de la década de 1970 que ofreció en su crónica Treinta años del origen del punk está plenamente justificada porque el arte de la falsificación literaria, cuando llega a las hemerotecas, cumple con requisitos que hacen la realidad más llevadera Ergo Montero Glez reconoce que mintió, pero que lo hizo empleando la mentira a modo de arte- -en una variante que yo desconozco, mas sin duda por culpa de mi escasa sensibilidad hacia el punk y la trascendencia mundial que tiene llevar el alfiler de Adam Smith atravesado en la mejilla No seré tan prolijo a la hora de replicar a su columna. Baste decir que deja algo claro. Contra lo que pretende defender resulta evidente que el punk no fue el resultado de la contestación de unos pocos a Thatcher. Antes al contrario, por más que Montero Glez niegue la evidencia que es y será un calendario, ahora ya sabemos que Thatcher también fue el resultado de la réplica de muchos británicos al movimiento punk y las teorías de Montero Glez. Por este alto honor quiero felicitar al escritor y comunicarle que he hecho llegar sus dos artículos a Charles Moore, que en estos momentos trabaja en la magna biografía de Lady Thatcher para deslumbrarle con esta aportación. Imagino la apoplejía de Moore cuando Montero Glez le descubra que Thatcher gobernó a la manera mixta con Jim Callaghan- -el hombre al que derrotó en las urnas. Entre tanto, puede el escritor seguir autodefiniéndose con expresiones como la dictadura financiera de Thatcher o la caverna neoliberal y dar a la palabra oxímoron un significado que el DRAE desconoce. Lo que queda claro es que cuando habla de que sus musas van ligeritas de ropa se equivoca. No era eso. Como en la canción de Serrat, sus musas estaban de vacaciones. Y con esto le aclaro que no perderé más tiempo. Que le vaya bonito. Kate Walsh, canción y cuento de hadas El éxito de una joven británica con un disco grabado en casa de un amigo sorprende al mundo. Puso en internet su música y es número 1 de la lista de iTunes en EE. UU. y Gran Bretaña. En la de España, número 2 JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. Un cuento casi increíble, pero cierto. Había una vez una chica inglesa que nunca pensó en el éxito. Tiene sólo 23 años, una exquisita sensibilidad y está asombrando al mundo con unas pocas canciones grabadas en la casa de un amigo. Posee una voz tan dulce que no deja de ganar fans a través de internet, con ese disco en el que habla de la vida en un lugar pequeño, de mis amores... Así que ya son dos las Kate Walsh célebres (la otra es la actriz televisiva que encarna a la doctora Addison, en Anatomía de Grey Puede que las niñas ya no quieran ser princesas, pero aún hay historias dignas de un cuento de hadas. La cantante nació en un pequeño pueblo de pescadores, en la costa oriental del Reino Unido, en Essex; y vive en Brighton, al sur. Estudió piano clásico hasta los 18 años- a Claude Debussy le debo el gusto melódico afirma hoy- -y un buen día tomó una guitarra acústica y subió su música a una página de internet, con el deseo de que todo el mundo pudiera oírla, gratis. Deseo concedido- -dijo tal vez el hada, agitando su varita- hoy ya las oye todo el mundo. Incluso se venden a través de iTunes. El disco fue grabado en casa de su amigo Tim Bidwell, quien invirtió 580 libras en cortinajes de terciopelo con el fin de insonorizar su propio dormitorio y convertirlo así en lo más parecido a un estudio de grabación. Por eso el disco se llama Tim s House la casa de Tim, claro, número uno en las listas folk de la tienda online de Apple en EE. UU. Gran Bretaña e Italia. En la de España, número 2; en Alemania, 3, y subiendo... Esta caperucita inglesa ni se asusta de los lobos, ni baila con ellos. En el bosque del negocio musical se observa con ojos golosos el éxito que Kate Walsh levanta como un ciclón imparable en internet. Pero justo ahora, cuando había sido invitada a una prestigiosa convención de cazatalentos en Austin, Texas, la meca de cualquier músico incipiente, Walsh ha vuelto a marcar distancias rechazando la invitación: No quiero formar parte de una estructura de conveniencia de la industria, prefiero la paz de la vida en Brighton ha dicho. La fama no le gusta todavía, y su motivo para demorar el paladeo no deja de sorprendernos: Quiero mantener mi privacidad lo máximo posible y no me gusta la idea de tratar a mis héroes musicales, porque eso sólo puede trizar mis ilusiones Porque los cuentos hablan de eso, de ilusiones, cumplidas o perdidas. Y algunos de esos héroes que ella mienta, célebres y curtidos, ya han mordido el polvo a su paso, perdiendo pie en las listas, como simples pulgarcitos que no encuentran su sendero de miguitas. Y ya se sabe: el corazón tiene razones que ni internet explica ni la razón comprende. Cuando la cantante iba a completar sus L Trizar las ilusiones La cantante inglesa Kate Walsh estudios en The London College of Music and Media, allí algunos productores trataron de estandarizar sus canciones con el cebo del éxito. La respuesta de esta joven fue contundente y cabal: se volvio a casa y siguió componiendo, hasta que encon- ABC El gusto melódico de Debussy tró al que quería: el citado Tim. E insiste: Nunca pensé que podría desarrollar la carrera de cantante Y colorín colorado: este cuento sólo ha empezado. Sus web: www. katewalsh. co. uk y www. myspace. com katewalsh CLÁSICA Ibermúsica Obras de Beethoven y Bartók. Int. Mahler Jugendorchester. Dir. M. -W. Chung. Solistas: R. y G. Capuçon. Auditorio Nacional. Madrid. 12- 04- 07 Clase y vitalidad ANTONIO IGLESIAS Debidamente admirados por nuestro público, aplaudimos de nuevo a los jóvenes y extraordinarios intérpretes franceses, los hermanos Renaud y Gautier Capuçon que, a comienzos del año en curso actuaron con nuestra ONE como solistas del doble Brahms Concerto para violín, violonchelo y orquesta) como ahora acabamos de hacerlo en el triple de Beethoven, obra poco trillada debido, sin duda, a contar con colaboraciones solistras que defienden con el piano una par- titura que, como este Op. 56 del músico de Bonn, exige solistas músicos de verdad con disposiciones técnicas del rango de los Capuçon, violinista Renaud, y violonchelista Gautier, auténticas figuras de indiscutible internacionalidad. Contaron con la brillante colaboración de la Gustav Mahler Jugendorchester, creada hace unos veinte años en Viena por Claudio Abbado. En esa delicada función de director- pianista, aplaudimos ante el teclado al coreano Myung- Whun Chung quien, además, sería la batuta de este realmente extraordinario concierto de Ibermúsica. Y si ya en Beethoven pudi- En esa delicada función de director- pianista, aplaudimos ante el teclado al coreano Myung- Whun Chung mos darnos cuenta de la valía de una centuria de jóvenes profesores, vivero previamente seleccionado que nutrirá pronto con segura clase y vitalidad a las orquesta de Europa, en la traducción de la monumental obra que es el Concerto para orquesta, Sz. 116 de Béla Bartók, auténtico tour de force para sesudos músicos, joya de la composición contemporánea, sería en esta versión tan lograda, defendida con increíble entusiasmo por Chung y sus brillantes huestes, donde nos asombraría tamaña capacidad y logro de una versión que destacaría, naturalmente, por la volcada entrega y capacidad interpretativa de toda índole, de un numeroso conjunto que tenía como base once contrabajos que, con violonchelos y violas, subirían un nivel que comparativamente podría sustentarse ante los ejemplos que fuere. La seguridad enorme, gesto comedido de Myung- Whun Chung desde su podio, aseguraba una suma brillantez.