Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL LUNES 16 s 4 s 2007 ABC La oposición a Putin sale a la calle también en San Petersburgo Carga brutal de la Policía contra los manifestantes y más de cien arrestos RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. Rusia vivió ayer una nueva jornada de protestas contra la política antidemocrática del presidente Vladímir Putin. Tras la manifestación del sábado en Moscú, la plataforma opositora La otra Rusia sacó su gente a la calle también en San Petersburgo, la antigua capital imperial rusa, y segunda ciudad más importante del país. La Policía actuó con mayor brutalidad que en Moscú. Hubo personas que tuvieron que ser hospitalizadas y se practicaron más de 100 detenciones. La Marcha de los disidentes convocada por un amplio espectro de organizaciones de oposición, fue ayer autorizada en San Petersburgo, pero sólo como concentración y en un lugar concreto, la Plaza de los Pioneros. Cualquier movimiento hacia otro punto distinto de la ciudad había sido terminantemente prohibido. El mitin, al que asistieron más de 3.000 personas, transcurrió sin incidentes. Los enfrentamientos con las fuerzas antidisturbios se produjeron al final, cuando parte de los congregados intentaron continuar la protesta. Unos 500 manifestantes, según la Policía, lograron llegar hasta la estación de ferrocarril de Vitebsk, donde fueron arrinconados y aporreados por los agentes. Testigos presenciales sostienen que hubo ensañamiento con personas que no ofrecían resistencia, entre ellas varias mujeres. Una de ellas recibió un fuerte golpe en la nariz que la causó una aparatosa hemorragia. Fueron detenidas más de 100 personas, entre ellas Eduard Limónov, líder del ilegalizado Partido Nacional Bolchevique. El sábado, el número de arrestos en Moscú superó las 200 personas, incluyendo al ex campeón mundial de ajedrez, Gari Kaspárov, que pasó 12 horas en la comisaría y tuvo que pagar una multa de 1.000 rublos (unos 30 euros) Entre las consignas que ayer y el sábado pudieron oírse en las dos grandes ciudades del país, hubo muchas en apoyo del magnate ruso, Borís Berezovski, exiliado en Londres. Berezovski estamos contigo se leía en muchas pancartas ayer en San Petersburgo. En una entrevista publicada el viernes por el rotativo británico The Guardian el empresario llamó a derrocar por la fuerza el régimen de Putin. La Justicia rusa ha abierto un expediente criminal contra Berezovski y exige al Reino Unido su extradición. Putin ha pasado el fin de semana precisamente en San Petersburgo, su ciudad natal, en compañía del ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y del actor Jean- Claude Van Damme. Ajenos a las protestas callejeras, los tres personajes presenciaron juntos el sábado la fase final de un campeonato de artes marciales. Berlusconi salió en defensa de su anfitrión asegurando que es mucha más gente la que en Rusia apoya a Putin que la que protesta contra él. Abdelaziz Buteflika visita a una de las víctimas del atentado suicida de Argel AFP Argel rechaza los anuncios de atentados de Washington El Gobierno de Buteflika recuerda a EE. UU. la necesidad de respetar escrupulosamente su soberanía y la no injerencia LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. Argelinos y estadounidenses andan a la gresca después de que Washington advirtiera el sábado de la posibilidad de nuevos atentados en Argel, algo que ha sido calificado de fantasioso e inaceptable por el Gobierno del Presidente Abdelaziz Buteflika. La información, publicada en la página web del consulado norteamericano, llegaba a concretar objetivos muy populares y concurridos como la Grande Poste (la plaza principal del centro de la ciudad) o emblemáticos como la sede de la televisión pública. Las autoridades argelinas se sienten indignadas, al igual que un sector importante de la Prensa, y consideran que la diplomacia norteamericana ha ido más allá de sus funciones, por eso ayer fue convocado a la sede del Ministerio de Exteriores el encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Argel, que se defendió por un comunicado diciendo que sus avisos de ataques no tienen segundas intenciones. Por su parte, el Gobierno argelino recordó en una nota a Washington la obligación de respeto escrupuloso de la soberanía del país y el principio de no injerencia en sus asuntos internos EE. UU. advierte con relativa frecuencia por medio de notas de su diplomacia del peligro que corren sus ciudadanos en Argelia. Y esta no ha sido la primera vez que ha hablado de posibles atentados sobre los que no se ha pronunciado el Gobierno de Buteflika. Hace pocas semanas los estadounidenses alertaron de un posible ataque a un avión comercial. En medio de la tensión que se vive en el país, Buteflika no apareció en público hasta ayer para visitar a algunos heridos después de los 33 muertos de los atentados del miércoles. Esos ataques suicidas han sido considerados un auténtico mazazo a la política de reconciliación y acercamiento a los islamistas defendida por el jefe del Estado, cuyo silencio y quietud en los últimos días ha sido criticado en la Prensa. Arrinconados y aporreados ABC. es Informe sobre la amenaza terrorista islámica en abc. es internacional