Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es LUNES 16- -4- -2007 ABC Ibarretxe, teatral en el último Aberri Eguna, celebrado hace dos fines de semana en Bilbao FERNANDO GOMEZ Ibarretxe suplanta a ETA y anuncia un plebiscito sobre su resucitado plan soberanista Proclama que, haga lo que haga ETA el objetivo del proceso y del plan Ibarretxe es el ejercicio de la autodeterminación del País Vasco M. L. G. FRANCO J. L. JARABA BILBAO MADRID. Juan José Ibarretxe regresó ayer de forma estruendosa a la primera línea política para resituarse en la vanguardia del separatismo vasco, reemplazando así a la propia ETA Batasuna. Con el proceso de diálogo Gobierno- ETA en cuarentena y objetivamente muy dañado, el lendakari reconoció que el objetivo del PNV es lograr el derecho a decidir (eufemismo de autodeterminación incluido en el plan Ibarretxe del País Vasco y apuntar que, si no se puede conseguir en un proceso de negociación con la banda como el abierto por Zapatero, lo intentará igualmente, haga lo que haga ETA La esperanza es dar la palabra al pueblo, no es estar esperando a lo que haga o no ETA, y yo di la palabra de que este proceso iba a acabar con una consulta democrática, y la cumpliré dijo ayer Ibarretxe. La proclama soberanista de Ibarretxe, cuyo ego resistía a duras penas que el protagonismo del proceso recayera en Zapatero, Batasuna, ETA y Josu Jon Imaz (presidente de su partido) fue secundada de forma inmediata y con entusiasmo por el ala más radical del PNV que encabeza Joseba Egi, bar. Éste, encendido, apostó por unir fuerzas para plantar cara a los Estados (España y Francia) y pasar a un escenario con un objetivo a su juicio irrenunciable: el derecho a decidir La autodeterminación, en suma, que ETA reclama al Gobierno en su proceso de contactos políticos a cambio del fin del terrorismo etarra. Es decir, se produce de nuevo una nítida concurrencia de propósitos del nacionalismo del PNV y del nacionalismo etarra. Ibarretxe, como si el final o no del terrorismo fuera una anécdota, aseguró en una entrevista con el Diario Vasco que no podemos esperar de brazos cruzados y aunque nos hubiera gustado que el proceso de paz hubiera continuado y que se hubiera formado una mesa de partidos para proyectar acuerdos que hubieran acabado en un modelo de consulta el Gobierno vasco no está dispuesto a aceptar la vuelta atrás. Esta suerte de ultimátum de Ibarretxe mete al presidente Zapatero en otro problema, dentro del ya de por sí caótico y tensionado panorama territorial. Este movimiento del lendakari denota, asimismo, que las relaciones entre ambos Gobiernos son malas y que Ibarretxe ha ejecutado una pequeña vendetta con Zapatero por dejarle fuera del proceso Del mismo modo, el peso específico real de Imaz (elogiado insis- El plan Ibarretxe El 25 de octubre de 2003, Juan José Ibarretxe presentó al Parlamento vasco su plan soberanista, en el que se asegura que el Pueblo Vasco o Euskal Herria, con identidad propia, es depositario de un patrimonio histórico, social y cultural que se asienta geográficamente en siete territorios, actualmente articulados en tres ámbitos jurídico- políticos diferentes ubicados en dos Estados El plan establece un régimen singular de relación política con el Estado, basado en la libre asociación y contempla el derecho de autodeterminación. Relama también la total autonomía de la justicia vasca. Otro problema para Zapatero tentemente por el Gobierno y sus terminales por su supuesto perfil de sensatez y centralidad) es un incógnita. De hecho, fuentes peneuvistas consultadas por ABC reconocieron que no les ha sentado nada bien las declaraciones de Ibarretxe, ya que pueden distorsionar la estrategia pactista pre y post electoral. En un momento en el que tienen que despejarse importantes incógnitas en el panorama político vasco, como el ya prácticamente descontado regreso de Batasuna a las instituciones de una forma u otra o si ETA reaparece matando antes de los comicios, Ibarretxe, al desempolvar su plan soberanista, no ha tenido complejos al desvincular su pretensión de cambiar el marco jurídico del hecho de que desaparezca o no el terrorismo etarra. El PNV a través de un tibio Íñigo Urkullu, se precipitó no obstante a aclarar que la consulta popular estaba incluida en el programa electoral. Pero el mensaje de Ibarretxe en el Diario Vasco no deja de ser la continuidad del manifiesto peneuvista que acompañó el pasado fin semana al Aberri Eguna. Es decir, no ha sido una declaración improvisada, sino que obedece, aseguran fuentes bien informadas, a una paulatina resituación de Ibarretxe y su plan en el centro del escenario en plena precampaña.