Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 ECONOMÍAyNEGOCIOS Empresa DOMINGO 15 s 4 s 2007 ABC Enrique Serbeto LIBERALES O FRANCESES U n economista francés que se llama Laurence Boone ha hecho un interesante estudio sobre los programas de los tres principales candidatos a la presidencia francesa, utilizando los criterios de apego a los conceptos de liberalización o no liberalización de la economía. El resultado no ha ofrecido ninguna sorpresa en cuanto a la clasificación de cada cual: Nicolás Sarkozy aparece efectivamente como el más liberal, frente a la socialista Segolene Royal, que está en sus antípodas, y como también era de esperar, Francois Bayrou, de profesión centrista, ha dejado el balance a cero grados, es decir, ni frío ni calor. Si la clasificación de Sarkozy como el más liberal no ha extrañado nada, eso tampoco oculta la verdadera revelación del estudio: en una escala de cero a cuatro en la que cero es dejar las cosas como están y cuatro una liberalización óptima, la nota de Sarkozy se queda en 1,6 puntos, es decir a menos de la mitad de camino. Las propuestas de Royal están en un escandaloso 1,8 negativo, lo que da una idea de lo que significaría la llegada al poder de la socialista para la exhausta economía francesa, y las de Bayrou, fiel a su espíritu ninista son calificadas como 0,4. Por lo que se ve, el campeón del liberalismo francés no es tan liberal como se dice. Tiene ideas claras sobre el famoso decreto de las 35 horas semanales, pero como en todo lo demás se trata de medidas a medias, disimuladas en otras propuestas que ocultan efectos engañosos, etcétera. Royal, también tiene claro que quiere dar marcha atrás e incidir en las recetas que han arruinado al país en las últimas tres décadas, mientras que Bayrou a puesta por seguir con la parálisis. Cuando los franceses vayan a las urnas el domingo que viene, se juegan mucho más que un presidente y deciden mucho más que el futuro de Francia. Pero por desgracia no hay nada que indique que de esta elección vayan a salir los grandes cambios que el país necesita. Lamentablemente, nuestros adorables vecinos prefieren elegir entre liberalizar poco, nada o incluso deshacer lo que aun sobreviva en las ruinas de la grandeur A la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán le esperan momentos dulces para seguir creciendo TELEPRESS Iberdrola será más líder tras el reparto de Endesa entre Acciona, Enel y E. ON De momento, la eléctrica que preside Manuel Pizarro sigue siendo la número uno en beneficios, clientes y deuda M. J. PÉREZ MADRID. Cambio de campeón nacional. Si toda la operación evoluciona según lo previsto, la nueva Endesa, de la mano de Enel y Acciona, se distanciará aún más de Iberdrola, que desde finales del año pasado es el líder del sector eléctrico en España en potencia instalada. Dos compañías rivales que incluso en su momento pensaron en ser una sola. Precisamente, hace ahora casi siete años, los entonces presidentes de Endesa, Rodolfo Martín- Villa y, de Iberdrola, Íñigo de Oriol, estaban dispuesto a perder parte de negocio en España con tal de consagrar una operación que les unía de por vida y les hubiera transformado en una de las cinco mayores compañías eléctricas del mundo por valor de empresa y cash flow operativo, la primera mundial por número de clientes y la cuarta por potencia instalada. El 17 de octubre de 2000, los consejos de administración de Endesa y de Iberdrola decidían poner en marcha un proceso dirigido a la fusión amistosa de ambas empresas, con el objetivo de desarrollar un proyecto de expansión internacional y de diversificación, a la vez que se quería contribuir a dinamizar la competencia en el mercado español. La nueva compañía se iba a llamar Endesa Iberdrola S. A. y su sede social iba a estar ubicada en Madrid. Entonces, el Gobierno del PP en principio, no puso muchas problemas, ya que además pretendía aprovechar el caso en cuestión para reordenar el sector eléctrico español y fomentar la competencia. Además, si bien era público que no pondría objeciones a que los activos a la venta del nuevo grupo cayeran en poder de operadores extranjeros, sí mantenía sus reticencias hacia Electricité de France (EDF) al seguir en propiedad de capital público. Curiosa esta apreciación, precisamente cuando en la actualidad, tres de las cinco empresas españolas- -si finalmente se produce el éxito de la opa del tándem Enel- Acciona sobre Endesa- -están en manos de Gobiernos extranjeros (también Enel, propietaria de Viesgo, y la portuguesa EDP, de Hidrocantábrico) Pero todo aquel proyecto se quedó en agua de borrajas. El Ejecutivo sí impuso finalmente unas duras condiciones para llevarla a cabo y ambas decidieron tirar la toalla. Por tanto, el panorama, en tan sólo siete años, ha dado un vuelco. Ahora aunque Iberdrola se ha quedado fuera del reparto de Endesa- -hay que recordar que con la primera opa sobre ésta, Gas Natural se había comprometido a venderle algunos activos de la compañía que preside Ignacio. S. Galán- una vez que llegue a su fin el nuevo proceso sobre Endesa (una opa de Enel- Acciona a un precio de 41,3 euros por cada acción, más el pacto de reparto con E. ON) desplazará aún más a la compañía que preside Manuel Pizarro del liderazgo nacional. Su éxito en la compra de Scottish Power (que elevará su capitalización a 65.000 millones de euros) colocan a la eléctrica vasca en un momento dulce, con visos de seguir creciendo tanto fuera como dentro de nuestras fronteras. Ahora bien, de momento, la eléctrica que preside Manuel Pizarro sigue liderando tres importantes clasificaciones dentro del sector eléctrico español: la de beneficios, por número de clientes y en deuda financiera. Los expertos aseguran que la segunda podría no perderla a corto plazo, ya que no es tan fácil como muchos piensan. De momento, esos 12 millones de usuarios le seguirán siendo fieles. Además, la venta de centrales a E. ON no le restará usuarios. Pero tras el reparto, mientras Endesa se bajará del número uno de más de un podium la atención se centra en la potenciación de la actual quinta eléctrica del país, que girará en torno a la futura Viesgo- E. ON, un grupo al que la germana quiere elevar de tamaño y de rango. ¿Qué queda por ver en la interminable operación de asalto a Endesa? Para Juan Ignacio Sanz, profesor de Esade, Endesa trabajará en la impugnación a la última opa en base a dos argumentos. Primero, el hecho de que el acuerdo entre E. ON, por una parte, y Enel y Acciona, por otra, tuviera lugar antes de que finalizara el periodo de aceptación de opa de la primera ha de ser examinado con sumo cuidado desde el punto de vista del principio de igualdad de trato de todos los accionistas. Y, dos, desde el punto de vista de competencia, pues no deja de tratarse de un acuerdo sobre activos integrados en un sector estratégico como el energético Los analistas centran su atención en la potenciación de la actual quinta eléctrica del país, que girará en torno a la futura Viesgo- E. ON, un grupo al que la empresa germana quiere elevar de tamaño y de rango