Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ESPAÑA La guerra del agua DOMINGO 15 s 4 s 2007 ABC El Ebro tira al mar en su crecida agua para dos años en el Levante Las recientes inundaciones en Aragón por las lluvias de Semana Santa reabren el debate sobre el trasvase s El Gobierno no alcanza objetivos con sus alternativas MANUEL BUITRAGO MURCIA. Más agua, más barata y en menos tiempo. El Gobierno tendrá que darse mucha prisa para poder cumplir en el año que resta de legislatura los objetivos que se había marcado para resolver el grave déficit de agua de las regiones mediterráneas. La realidad es que el Programa Agua de la ministra Cristina Narbona, sustituto del derogado trasvase del Ebro, no aportará todos los caudales que se fijaron para este periodo. Murcia y Alicante, las zonas más sedientas, tendrán el año que viene unos 120 hectómetros cúbicos a través de las desalinizadoras, la mayoría para los abastecimientos, cuando el objetivo marcado con esta opción es de 280 hectómetros en ambas provincias. Frente a eso, la última riada del Ebro ha desaguado al mar 1.874 hectómetros cúbicos en dos semanas, el equivalente a cuatro trasvases anuales de los proyectados a la cuenca del Segura o casi el doble de lo necesario en el arco Mediterráneo para dos años (1.000 hm 3 cada año) Los Gobiernos murciano y valenciano apuntan que lo más preocupante, a su juicio, es que sólo se hayan podido retener en los pantanos de la cuenca del Ebro 200 hectómetros cúbicos de esta riada. No ha habido siquiera beneficio ni para Aragón ni para Cataluña, ya que Medio Ambiente tampoco ha realizado las obras del Pacto de Aragón señala el consejero de Agricultura de Murcia, Antonio Cerdá. A día de hoy no puede decirse que haya más agua, ni más barata que antes. Los gobiernos del PP de Murcia y Valencia sostienen que se ha perdido el tiempo, puesto que las aguas del Ebro podrían empezar a llegar el año que viene si hubiesen continuado las obras iniciadas en la etapa de Aznar. Añaden que ese agua no habría sido más cara que la desalinizada, cuyo coste en planta alcanza los 60 céntimos por metro cúbico. Y rematan que estas elevadas tarifas son inasumibles por los regadíos. Asimismo, las plantas desalinizadoras en marcha o en obras que están siendo ejecutadas por Acuamed y otras sociedades estatales son las mismas que dejó aprobadas el Partido Popular, aunque con un bajo grado de ejecución, ya que la prioridad era el acueducto del Ebro. En gran parte de la sociedad levantina todavía cuesta trabajo entender que todos los excedentes del Ebro se depositen en el mar- -sin que se pueda derivar una pequeña parte- -y que como alternativa haya que extraer esa misma agua del mar para desalinizarla. El Ministerio se ha preocupado más por garantizar los abastecimientos, sobre todo en estos tres años de extrema sequía, lo cual ha conseguido en la medida en que no se han producido restricciones en las ciudades. La asignatura pendiente, no obstante, es aportar todos los volúmenes a los que se había comprometido y, sobre todo, asegurar el futuro de la actividad económica que todavía inquieta a miles de agricultores y empresarios. Enemigo ahora de los trasvases, el Gobierno socialista ofrece a los regadíos agua desalinizada, reutilización y modernización de explotaciones agrarias. Queda además el acueducto Tajo- Segura, que en estos tres años de sequía ofrece unas aportaciones mínimas; al tiempo que el Gobierno de Castilla- La Mancha y el PP de esta Comunidad pretenden elimi- CARA A CARA Plan Hidrológico Nacional aprobado por el PP Trasvase del Ebro. 1.000 hm 3 máximos anuales a Cataluña, la Comunidad Valenciana, Murcia y Almería. No se trasvasaría durante parte de la primavera y el verano. 430 hm 3 eran para el Segura, 300 para el Júcar, 90 para Almería y 190 para Cataluña. Otros 1.105 hm 3 anuales: reutilización (279 hm 3) desalinización (336) ahorro y modernización (290) y agua subterrénas (200) Volumen total por cuencas. Segura, 754 hm 3 anuales; Júcar, 761 hm 3; Sur, 230 hm 3 y Cataluña, 360 hm 3. Inversión. El trasvase del Ebro estaba presupuestado en 4.091 millones de euros. Otra cantidad similar se destinaba a plantas desalinizadoras, modernización y depuradoras. Precio del agua. Los estudios del Ministerio partían de un precio medio y uniforme de 30 céntimos por m 3 para las aguas del Ebro. Para la desalinización, en una planta proyectada en Mazarrón se estipuló a 54 céntimos. Tarifa del Tajo- Segura. Entre 11 y 14 céntimos el metro cúbico. Tiempo. El PP estimó que las aguas del Ebro empezarían a llegar a la Comunidad Valenciana en el año 2008 y un año después a Murcia. Total. 2.105 hectómetros cúbicos anuales. Programa Agua del PSOE (sin trasvase del Ebro) Inversión total. 3.737 millones de euros Reparto del agua por provincias. Málaga: Le corresponden 125 hm 3 de agua (50 con desalinziación) y 227 millones de euros. Almería: tendrá 189 hm 3 (165 con desalinización) y 352 millones de euros. Murcia recibirá 204 hm 3 (140 con desalinización) y 876 millones de euros. Alicante: le corresponden 212 hm 3 (141 con desaliniziación) y 618 millones de euros. A Valencia llegarán 110 hm 3 (sin desalinización) y 428 millones de euros. Castellón obtendrá 78 hm 3 (sin desalinización) y 173 millones de euros. Tarragona recibirá 215 millones de euros. A Barcelona llegarán 135 hm 3 (50 con desalinización) y una inversión de 848 millones de euros. Gerona tendrá 10 hm 3 de agua y 47 millones de euros Coste del agua desalinizada. En la planta de Alicante, la sociedad concesionaria factura el agua a 60 céntimos el metro cúbico para los abastecimientos. Para los regadíos, el Ministerio de Medio Ambiente ofrece el agua a 39 céntimos. Tarifa del Tajo- Segura. El agua cuesta entre 11 y 14 céntimos el metro cúbico. En el banco de agua, la tarifa oscila entre 19 y 28 céntimos el metro cúbico. Total. 1.053 hectómetros cúbicos anuales. Asignatura pendiente Fuente: Ministerio de Medio Ambiente (en la etapa del PP y del PSOE) Una pérdida de tiempo narlo antes de 2015. La última opción que se ha abierto, mediante decreto, es la compra de concesiones de agua a regantes madrileños ribereños del Tajo, lo cual proporcionará unos 125 hectómetros en los dos próximos años. Son la antesala de los bancos de agua, que quedarán regulados en la reforma de la Ley de Aguas. No obstante, nacen con una limitación, ya que estos bancos e intercambios de derechos sólo funcionan cuando existe un canal construido, como es el del Tajo- Segura. Sería imposible aplicarlo a la cuenca del Ebro, ya que no hay un acueducto que transporte los caudales. Muchos regantes del Ebro esta-