Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA www. abc. es DOMINGO 15- -4- -2007 ABC Las Fuerzas de Seguridad siguen a más de 200 potenciales terroristas Se sospecha que la nueva hornada islamista prepara redes para candidatos a la yihad s La mayoría ya tiene papeles de residencia CRUZ MORCILLO MADRID. Las Fuerzas de Seguridad controlan en estos momentos a más de doscientos objetivos islamistas radicales en toda España- -Policía, Guardia Civil y CNI- Se trata de personas que a corto o medio plazo podrían integrarse en células terroristas o participar en sus actividades de apoyo, financiación y o proselitismo. No todos estarían directamente vinculados con acciones en nuestro país, sino que también se incluyen sospechosos de estar relacionados con grupos internacionales o de decidir el envío de muyaidines a los campos de entrenamiento o a los escenarios de sus guerras santas según fuentes de la lucha antiterrorista. En la actualidad, la atención de los investigadores no sólo se centra en los originarios del Magreb, sino que se ha ampliado a los procedentes de la franja del Sahel, donde Al Qaida ha logrado instalar bases de entrenamiento. Todos son objetivos, pero no en el mismo grado. En unos casos las vigilancias y seguimientos no se han materializado aún en una judicialización de las pesquisas, mientras que en todos los que se investiga a titulares de teléfonos y tarjetas (escuchas) los asuntos están en conocimiento del juez, la mayoría en la Audiencia Nacional. Los que dependen de otros juzgados es porque han comenzado como asuntos de delincuencia común, por ejemplo tráfico de drogas, igual que ocurrió con varios de los procesados del 11- M. En el caso de los terroristas de Madrid ya se dio esta situación: un intenso y largo trabajo previo de vigilancias por parte de los investigadores antes de que se judicializaran las pesquisas. El ejemplo más claro es el de Rabei Osman El Egipcio Fue investigado en España durante un largo periodo pero la Policía no pudo encontrar indicios que motivarían personajes con un papel similar al de otro de los procesados, Mohamed Larbi Ben Selam, que se ocupaba de marcar las rutas para candidatos a la Yihad. Una de las redes que montó fue utilizada por Mohamed Afalah para huir de España tras el suicidio de Leganés y trasladarse, vía Siria, a Irak, donde se cree que se murió en un atentado suicida. Tras la matanza de Madrid, lo que eran investigaciones casi embrionarias adquirieron el rango de principales para todos los cuerpos. La vigilancia de zonas calientes donde se asienta la población extranjera procedente del Magreb y Pakistán se extremó. Este celo no ha variado porque los objetivos viven en esos lugares: Madrid, Barcelona (paquistaníes sobre todo, igual que en La Rioja) el arco Mediterráneo y, por supuesto, Ceuta y Melilla, además de núcleos de población caracterizados por la gran concentración de esas nacionalidades. En esos puntos es donde se ha intensificado la alerta, máxime tras los últimos atentados de Casablanca y Argel, reivindicados por Al Qaida en el Magreb, nueva firma de Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, organización que tiene en cárceles españolas a un número relevante de activistas. Lo que sí ha variado es que la mayoría de sospechosos se encuentran en situación regular en nuestro país, bien porque vinieron con sus papeles debajo del brazo o bien porque ya los han conseguido, aunque un buen número, según las fuentes consultadas, viven del trapicheo y la pequeña delincuencia. Policía y Guardia Civil no ocultan su preocupación por la evolución que ha tenido una parte de la colonia paquistaní asentada en España. En muchos casos sus documentos son falsos, como casi todo lo que les rodean. Viven impregnados de la falsificación, se dedican al pequeño trapicheo y cada vez más se está descubriendo su aportación a la financiación de actividades vinculadas al yihadismo, en paralelo con su radicalización Un calco de lo que Sólo ha habido un nivel 3 tras el 7- J en Londres El nivel de alerta 3, el máximo previsto en el plan de prevención y protección antiterrorista, sólo se ha activado una vez desde que existe. Fue el 7 de julio de 2005 con motivo de los atentados islamistas de Londres e implica la movilización de las Fuerzas Armadas. Con motivo del comienzo del juicio del 11- M, el Ministerio del Interior activó el nivel 2 o nivel intermedio, que supone la movilización de las Fuerzas de Seguridad (no del Ejército) para vigilar y proteger los lugares de alta concentración de personas, grandes infraestructuras de transportes, acontecimientos deportivos y las áreas o edificios emblemáticos, así como los relacionados con el sector energético o las redes de agua potable. En diciembre de 2005 también se activó este nivel, pero no en 2006, cuando la T- 4 voló por los aires a manos de ETA. En el puerto de Algeciras también se ha incrementado la vigilancia ya ocurrió en Londres- -en estos momentos se celebra un juicio en la Audiencia Nacional contra uno de estos grupos- No sólo se vigila a quienes están en libertad. En las cárceles, el seguimiento es exhaustivo, individualizado tras la política de dispersión de presos islamistas que llevó a cabo Prisiones en 2004. El centenar largo de reos acusados de colaboración e integración en banda terrorista- -incluidos los procesados del 11- M- -son controlados con lupa. Nadie quiere correr el riesgo de que una eventual falta de celo provoque otra Nova la operación en la que se descubrió a la célula que quería volar la Audiencia Nacional y que se había fraguado en prisión. Pueden entrar como delincuentes comunes y salir rezando. No es infrecuente señalan las fuentes consultadas, de ahí el control. Desde Interior se pide cautela pero no se oculta la preocupación. El Gobierno ya había fijado la alerta al nivel 2 con motivo del comienzo del juicio del 11- M, lo que supone la movilización de agentes de Policía y Guardia Civil para proteger lugares de grandes concentraciones de personas o zonas sensibles. El jueves, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que no se estaba pensando en elevar ese nivel pese a los atentados de esta semana en Argel y Casablanca o, lo que es lo mismo, el incremento del riesgo objetivo El director general de la Po- ran una intervención judicial. Huyó a Francia, sin que se le pudiera detener, aunque allí se alertó a la Policía gala para que no se le perdiera la pista y ésta a su vez avisó a las autoridades policiales italianas cuando El Egipcio volvió a cambiar de país. Gracias a ese trabajo, se logró grabar una conversación en la que se atribuyó la preparación del 11- M. Por las revelaciones que hizo en las intervenciones medioambientales, El Egipcio fue condenado a diez años de cárcel por la Justicia italiana que le acusó de pertenecencia a organización terrorista. Según los investigadores, en la nueva hornada de potenciales yihadistas figura- La colonia paquistaní España es el segundo país de Europa en arrestados pese a que todas las detenciones son con orden judicial, a diferencia de Francia Los servicios policiales y de Inteligencia españoles han incrementado su colaboración con sus colegas de la zona del Magreb