Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15- -4- -2007 11 OTRO HOLANDÉS ERRANTE Ian Buruma: madre británica, padre holandés, nacido en La Haya, con estudios en Japón y ahora profesor en Norteamérica WASHINGTON. En el fondo, el periodismo no es más que un intento de explicación que, en sus momentos más afortunados, produce libros como Asesinato en Ámsterdam de Ian Buruma. Otro holandés errante, y envidiablemente políglota, que demuestra la necesidad de distancia y perspectiva para explicar cualquier cosa, incluso las paradojas de nuestros propios países de nacimiento. De acuerdo con sus propias explicaciones, el género bastante anglosajón del reportage con el que escribe su libro sobre el asesinato de Theo van Gogh, forma parte de un estilo narrativo donde se mezclan observaciones con análisis y experiencias personales en una forma que va más allá del simple periodismo Durante su apreciado recorrido dentro de la nonfiction Ian Buruma se ha adentrado por las complicadas interioridades de Asia, Europa y las percepciones de Occidente en el resto del mundo. Desde 2003 dedica la mitad del año a dar clases- -entre otras cosas, de Periodismo- -en el Bard College. La otra mitad la reserva para la aventura de escribir. Pero con su elegante acento británico, se declara permanentemente abierto a sugerencias. Ian Buruma, en la actualidad profesor del Bard College a las afueras de Nueva York, posa para ABC bre gente como Mohammed Bouyeri es la rapidez con que pueden radicalizarse. En parte, por internet. Pero la psicología de alguien como Mohammed Bouyeri no es precisamente algo nuevo. Empezando con jóvenes anarquistas a comienzos del siglo XX y toda clase de rebeldes violentos a lo largo de la historia... Cuando el resentimiento se acumula en gente que se siente vulnerable, desplazada, marginal por cualquier razón o motivo, solamente se requiere un hecho determinado, una desilusión, una percepción de traición, para transformar a personas que obedecen la ley en rebeldes violentos. No hace falta rebuscar mucho para encontrar bastantes ejemplos dentro de la propia literatura occidental, como Joseph Conrad o Dostoyevski. -Así lo creo. La violencia revolucionaria, como se ha visto en Holanda y Gran Bretaña, no viene de los inmigrantes originales, de la primera generación, sino de sus hijos que han nacido en Europa, que han sufrido la humillación social de la debilidad de sus padres con problemas de lenguaje y adaptación. Frustraciones que se pueden prolongar después con trabas al desarrollo sentimental, laboral, y constantes sospechas de discriminación. -En las relaciones internacionales, una motivación poco apreciada pero decisiva es la humillación. ¿Es también relevante este factor a la hora de explicar una parte de la experiencia de los inmigrantes musulmanes en Europa? ¿Por qué cree que Estados Unidos, en comparación con Europa, hace un mejor trabajo a la hora de integrar a inmigrantes? -En parte, porque es una sociedad de inmigrantes y es mucho más abierta a nuevos ciudadanos. En parte, porque la ciudadanía en Estados Unidos es algo claramente definido que tiene que ver con la ley, la bandera, la Constitución, etcétera. Los inmigrantes que son leales a todas esas cosas son aceptados con mayor facilidad como ciudadanos estadounidenses. En Europa, las identidades nacionales están todas definidas por la cultura. Y es más difícil integrarse. En cuanto a los inmigrantes musulmanes en Estados Unidos, no son tanto problema porque son menos evidentes, no son -En muchos países, la gente no ha asumido con diligencia su historia. Hasta los años sesenta, la página oscura de la Segunda Guerra Mundial en la historia de Holanda fue más bien descuidada. Me refiero a la complicidad con el holocausto nazi, el hecho de que el setenta por ciento de los judíos en Ho- -En España todavía se mezcla la Guerra Civil del 36 con debates políticos de actualidad, en busca de extrañas legitimidades. Su libro muestra algo similar con Holanda y la Segunda Guerra Mundial. mayoría, no dominan la escena en ninguna ciudad. Además, tienen más nivel de educación y formación, son más prósperos y de clase media en comparación con la gran mayoría de inmigrantes musulmanes en Europa. landa terminasen siendo asesinados. Las primeras generaciones después de la guerra fueron educadas con la idea de que la mayor parte de los holandeses fueron valientes miembros de la resistencia contra los nazis. Hasta los años sesenta no se han abordado debidamente las cuestiones del holocausto, el colaboracionismo y la propia historia colonial. Bastante tarde. Quizá como reflejo, como residuo de sentimiento de culpa, muchos debates políticos en Holanda se ven todavía hoy en día afectados por esa experiencia, con rápidos encasillamientos donde se utilizan las etiquetas de colaborador o resistente En ese sentido, la Segunda Guerra Mundial todavía proyecta su sombra en la sociedad holandesa.