Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 15 s 4 s 2007 ABC AD LIBITUM EL DECAER DE PEDRO SOLBES E pregunta una joven colega sobre el integrante del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que, desde su nombramiento hasta hoy, más ha defraudado mi confianza inicial. No tengo que pensar mucho para llegar a la respuesta, Pedro Solbes. El vicepresidente es el único que ha podido defraudarme. Los demás, ellas y ellos, no llegaron ni por un momento a estimular mi confianza. Su proceder, individual y colectivo, no ha hecho otra cosa que confirmar mis sospechas. Solbes es otra cosa. Su larga trayectoria, solvente y respetable, invitaba a suponerle mayor entereza y criterios más sóliM. MARTÍN dos. Su obediente mutisFERRAND mo le ha ido desgastando y la última peripecia de su gestión, el caso Manuel Conthe, ha empañado en un suspiro el brillo y el prestigio adquiridos en cuarenta años de dedicación a la vida pública española y europea. Solbes siempre fue el promotor y protector de Conthe. Mientras el ahora díscolo y todavía presidente de la CNMV vivía, alimentado por Lewis Carroll, en El país de las maravillas del brazo con Alicia el vicepresidente prefería contemplarle como un fruto de Richmal Cromton: un trasunto de Guillermo Brown Nos lo presentó como Guillermo el incomprendido y ahora quiere cambiarle por Guillermo el malo Literatura juvenil en cualquier caso. Quizá, como tienden a señalar los hechos, la realidad sea intermedia y Conthe sea un promedio entre ambos. Desde distintos púlpitos, como disparando en batería, María Teresa Fernández de la Vega, el citado Solbes y Fernando Moraleda, el fantasma de La Moncloa, han insistido en que Conthe ha perdido la confianza del Gobierno y debe dimitir. ¡Qué argumento más torticero! Al posible error de haberle nombrado al frente de una comisión trascendental para la buena marcha del mercado, unen ahora la pretensión de un cese que no entra en sus atribuciones. El cargo regulador es inexpugnable y, ya que es el propio Conthe quien quiere dimitir, en evidente desacuerdo con las chapuzas- ¿sólo chapuzas? -del Gobierno en el escandaloso proceso de las opas sobre Endesa, no hace falta retorcerle el brazo para que lo haga. Basta con que le dejen explicarse más allá de la barra de un bar. Hasta los condenados a muerte tienen derecho, si fuman, a un último cigarrillo y, en cualquier caso, a una última palabra. El Gobierno- -mucho- -y Solbes- -un poco más- -vienen haciendo el ridículo desde que las exigencias germinales del tripartito de Pasqual Maragall pusieron en marcha, con todas las bendiciones del poder, la opa de Gas Natural sobre Endesa. Los acontecimientos sucesivos, desde la teoría del campeón español a la praxis de la nacionalización italiana de la empresa, integran una colección de despropósitos a la que pone estrambote el caso Conthe. No le tienen confianza. Y, ¿qué? PROVERBIOS MORALES CAZA M Comunidad Autónoma Vasca. Ésta era, sin duda, la peor E las tres hipótesis sobre las posibles consecuende las hipótesis, porque desembocaría en la antesala de cias del proceso de paz se ha cumplido la sela secesión. Sorprendentemente para muchos, no es la gunda en la gradación de mejor a peor. Repaséque ETA deseaba, porque ETA no está interesada en promoslas: la primera, sostenida por el Gobierno, era que cesos secesionistas que no pueda controlar y dirigir. Lo funcionaría bien, que ETA estaba dispuesta a dar por que obliga a preguntarse, una vez más, para qué utiliza concluida definitivamente su actividad terrorista y que ETA sus treguas o, dicho de otra manera, cómo encajan bastaría ofrecer medidas generosas de reinserción a los éstas en la estrategia de la organización terrorista. presos y activistas de la banda para solucionar el probleETA no inicia tregua alguna sin poner en ma. Esta hipótesis no carecía de alguna complejimarcha simultáneamente el proceso de ruptura dad, incluso para quienes la defendían. No iba a de la misma. Y entiéndase bien: no se trata de ser tan fácil como la reinserción de los miembros ningún plan de seguridad para garantizar la de ETA político- militar en tiempos de UCD, porcontinuidad del terrorismo en el caso de que las que ahora habría que contar con la aquiescencia negociaciones fracasen, sino la finalidad absolude las víctimas, mucho más abundantes que enta de la tregua, que sólo persigue debilitar al Estonces y encuadradas en asociaciones que, auntado y desconcertar y amedrentar a la sociedad. que divididas entre sí, se mostraban recelosas, Como los propios terroristas han afirmado, la en diverso grado, al proyecto gubernamental. La JON tregua forma parte de la lucha armada Las hipótesis se derrumbó con rapidez, por varias JUARISTI treguas de ETA han apuntado siempre a la ruptucausas: el descrédito de la única garantía ofrecira como culminación de un cambio en la relación de fuerda por Rodríguez (la verificación de la voluntad de zas. La ingenuidad de los socialistas consistió en tomar acuerdo de los terroristas) la torpeza del Gobierno en el como un dato absoluto la innegable postración de la bandiálogo con las asociaciones de víctimas (ilustrada por da a finales de la segunda legislatura del PP, situación a aquel desliz absurdo de Rodríguez, al presentarse a sí la que se había llegado gracias a un implacable acoso pomismo como una víctima más, aludiendo al fusilamienlicial y judicial de la banda y de sus tramas políticas y fito de su abuelo) y, desde luego, la actitud desafiante de nancieras. En vez de proseguir dicho acoso, el Gobierno los terroristas y sus secuaces respecto a aquéllas, que tude Rodríguez cedió a los cantos de sirena aparentemente vo en Azcoitia su más sangrante expresión, con la aperpacifistas del complejo etarra, con el resultado que hoy tura de un comercio por el etarra excarcelado Cándido conocemos. La responsabilidad de la vuelta de ETA a la Aspiazu en el mismo edificio donde residía Pilar Elías, actividad terrorista, con el consiguiente retorno de la siviuda de Ramón Baglietto, al que el propio Aspiazu hatuación de angustia y miedo de quienes tienen razones bía asesinado. poderosas para sentirse amenazados por aquélla (o sea, El desmoronamiento de la hipótesis más optimista todos los ciudadanos) corresponde exclusivamente a la dio paso a la convicción generalizada de que el proceso banda. La responsabilidad del grave enfrentamiento poiba a tener un coste político; es decir, que, como los más lítico que el proceso de paz ha producido en la sociedad pesimistas vaticinaban, ni los terroristas de ETA ni el española pertenece por entero al Gobierno, y no demuesnacionalismo vasco en su conjunto iban a admitir la ditra demasiada inteligencia apantallarla tras una nueva solución de la banda sin contrapartidas, que podrían ir caza de brujas contra Aznar y sus ministros, tomando el desde la legalización de Batasuna hasta la negociación juicio del 11- M como pretexto. Lejos de borrarla, la agradel plan Ibarreche en una mesa extraparlamentaria de vará en breve. partidos, pasando por la incorporación de Navarra a la D -Será lenta, larga y dolorosa, pero al final habrá merecido la pena esta lucha del Gobierno para acabar en España con la lacra de la oposición.