Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sábado 14 de Abril de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.358. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany LA CRISPACIÓN Q El pequeño Diego, junto a su madre biológica, Margarita Bernal DAVID ARRANZ El vía crucis del Niño del Royo El Niño del Royo ha regresado al centro de acogida María Dolores Pérez Lucas de Salamanca por orden judicial, al entender el juez que el pequeño estaba desatendido por su madre biológica POR ROCÍO BLÁZQUEZ l peregrinaje de Diego L. B. que llevaba viviendo desde diciembre de 2003 con su madre biológica, Margarita Bernal, no parece acabar. Ahora. la Justicia ha vuelto a actuar al entender que Diego estaba desamparado, faltaba al colegio de Ciudad Rodrigo donde cursa segundo de Primaria y no recibía los cuidados oportunos. Su madre, que lo visita a diario, lo niega: Dicen que le desequilibro, pero no porque lo tenga mal atendido, porque eso es mentira. Soy una madre normal, puedo cometer algún fallo, pero como todas, y a las demás no les quitan a sus niños Apartado de sus padres al nacer, el 4 de enero del año 1999, por los problemas psiquiátricos de sus progenitores- -a la madre se le había diagnosticado trastorno bipolar, mientras que su padre, Luis Lucas, había sido ya ingresado varias veces en centros de Salamanca víctima de esquizofrenia- con cinco meses, un matrimonio del pueblo soriano de El Royo se cruzó en la vida de Diego. Carlos de Francisco y Raquel Gómez lo acogen en régimen de preadopción y el pequeño creció en el seno de una familia estable hasta que en octubre de 2001 el juez Luciano Salvador dictaminó que fuera ingresado en un centro de acogida de Salamanca para estar cerca de su madre: el magistrado sentenciaba que el pequeño serviría de terapia para su madre. Mientras los padres sorianos emprendían por él una batalla legal, con el apoyo de la Junta de Castilla y León, la tía materna del pequeño, María Antonia Bernal, se ofreció a hacerse cargo del menor: a los tres meses tuvo que renunciar a la custodia de Diego ante las continuas presiones de su hermana. El niño volvió a un centro de acogida, donde su madre consiguió un régimen de visitas diario que le posibilitaba sacar al pequeño a dar paseos, hasta que el 24 de junio de 2002 Margarita no devolvió a Diego al Centro de Acogida. Pese a ello, otro juez autoriza la permanencia definitiva de Diego con su madre. En un último intento, los padres adoptivos vuelven a recurrir, sin ningún éxito: el 13 de noviembre de 2002 la Audiencia salmantina establece que el pequeño viva con su madre biológica. En abril de 2003, su padre incendió la vivienda familiar en una de sus crisis; en otoño de ese año, Diego vuelve al centro de acogida después de que fuera encontrado pidiendo limosna en el metro de Madrid junto a su madre, que ingresa en la cárcel de Topas para cumplir cinco fines de semana de prisión por insultar a un juez. Pese a ello, una nueva decisión judicial le otorga la custodia a la madre. Desde entonces, nada se sabía del Niño del Royo Hoy, está de nuevo en un centro de acogida. E ue en el Algarve, en un partido de fútbol, el equipo de alevines del Barça se niegue a salir al campo mientras suena el himno nacional- -que algunos no respetan como suyo, pero tampoco aceptan como extraño- y rinda en cambio los debidos honores al himno portugués, subrayando así el distinto trato que al parecer merecen uno y otro, no debería, en modo alguno, provocarnos recelo. El mensaje es tan burdo, grosero, pueril y chabacano como una revoltosa pedorreta. Caprichos de españoles que se niegan a serlo. No corramos el riesgo de crisparnos. Que un matrimonio de concejales del PP haya decidido abandonar la actividad política al enterarse de que la ETA, al más mínimo contratiempo en su agenda de paz, pensaba llevárselos por delante, no debería provocarnos escalofríos. Nuestra psicópata banda local tiene pleno derecho a explorar todas las vías que pudieran conducirla al templo de las urnas. E igual derecho tiene cualquier hombre prudente a no querer cruzarse en su camino, en un libre ejercicio de temor o cansancio. Todo muy natural y edificante. Por algo tan sin fuste, no vayamos nosotros a crisparnos. Y que Al Qaida ande proclamando a los cuatro vientos su inexorable intención de reconquistar Al Andalus, y firme sus declaraciones con unas cuantas bombas que nos bajen los humos, como si España fuera unos jardines, un pecio de nación en almoneda, o más un viejo mapa que un Estado, sólo debiera movernos a risa. Por Dios, si navegamos viento en popa. Tenemos banda ancha, menos agua que golfos, más hoteles que arbustos y hasta una delincuencia organizada y todas las mezquitas que queramos. Pero nadie critique a este Gobierno: oye, que si lo flipas, lo crispamos. Los fines de semana a lo La revista más leída, cada domingo con al. com abc. xlseman