Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID SÁBADO 14 s 4 s 2007 ABC La Comunidad comienza la construcción de 803 viviendas del Plan Joven en Móstoles M. D. M. MADRID. La Comunidad de Madrid inició ayer en Móstoles la construcción de 803 viviendas adheridas al Plan Joven de alquiler con opción a compra. Estos pisos se levantarán en el Consorcio Móstoles Sur constituido al 50 por ciento entre la Comunidad y el Ayuntamiento, y donde el Gobierno regional prevé la construcción de un total de 8.230 viviendas, el 75 por ciento de protección, según informó. El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Mariano Zabía, agradeció al alcalde, Esteban Parro, su colaboración con la política de vivienda regional, ya que Móstoles tiene suelo comprometido para crear un parque de más de 2.400 pisos del Plan Joven, de las que ya se han adjudicado más de 1.400. Otros 828 serán sorteadas el día 24. Parro, también del PP, remarcó que la Comunidad y el Ayuntamiento han promovido en esta legislatura en Móstoles casi 6.700 viviendas protegidas, informa Efe. Los pisos del Consorcio Móstoles Sur adheridos al Plan Joven están destinados a menores de 35 años que viven o trabajan en la localidad. Estas viviendas tienen una superficie máxima de 70 metros cuadrados y garaje. Los adjudicatarios pagarán una mensualidad de 441 euros, decidiendo a los siete años si desean comprarlos por unos 120.000 euros. Zabía recordó que ya son 63 municipios de diferentes colores políticos los que se han sumado al Plan Joven, que ya cuenta con suelo para construir más de 71.000 viviendas de las 79.000 comprometidas. AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano ESCUPIR ice Sebastián que el único que puede echar a Dragó de Telemadrid es Simancas, y esto va a darle a Simancas muchos votos, sobre todo entre la gente que en Madrid ya no se atreve a salir de noche. Con el dedo de Simancas en Telemadrid y los intermoneys de Sebastián en el Ayuntamiento, Madrid podrá, al fin, ofrecerse al mundo como lo que ahora no es: una capital cosmopolita, como la Barcelona que sale en todas las novelas que aspiran a ganar una piñata del circuito de la intelectualidad. En una capital cosmopolita lo primero que hay que hacer es no escupir, porque andar por Madrid, hoy, viene a ser como andar por Deadwood. El madrileño saliva como siempre y escupe como nunca. El madrileño, de hecho, escupe como un chino. Y el madrileño joven escupe más que el madrileño viejo, a quien, de todas formas, se le ve venir: ese carraspeo hondo como buscando una culebra en el saco de los bronquios ahumados es el preludio de un soberbio lardo que se estampará contra la piel de tus zapatos al pasar. En cambio, el madrileño joven escupe en plan centella, como las llamas andinas, que lo hacen por exceso de peso. ¿Quién no se acuerda de la llama de Chencho? Chencho, el de la pajarita, consiguió con su llama ser directivo del Madrid, y decían que aquello, ir al Madrid en llama y con pajarita, era una extravagancia que escandalizaría a Bernabéu, quien tampoco pudo ver, el hombre, su palco de Chamartín convertido en la Casa de Palencia en Madrid, compitiendo en elegancia con la gala monegasca de la Cruz Roja. ¿Por qué escupen los estudiantes madrileños? Esas mochilas cargadas de libros que nunca abren tienen a los estudiantes escupiendo sin descanso, con lo que todo Madrid se convierte en el patio de Alcalá donde al Buscón le nevaron la capa los discípulos de la Universidad. ¿Qué fue de aquellos carteles de Prohibido cantar y escupir La penosa ministra de la Salud y otras angustias prohíbe fumar por el humo, cuando lo peligroso de los fumadores para los demás no son sus humos, sino sus gargajos, ese gotelé espeso y criminal con que van mañaneramente enfoscando las aceras y fachadas de la vecindad. D