Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL SÁBADO 14 s 4 s 2007 ABC La OTAN reconoce la muerte de seis de sus soldados en Afganistán EFE KABUL. Seis soldados de la OTAN murieron entre el jueves y el viernes y tres resultaron heridos, según informó ayer el mando estadounidense de la OTAN y de la ISAF. La Alianza aseguró también que había causado 35 bajas a los rebeldes talibanes en un combate en el norte de la provincia meridional de Helmand, y lamentó la pérdida de tres de sus hombres en enfrentamientos en el sur y el este del país. Fuerzas de la OTAN y del Ejército afgano combaten desde hace casi mes y medio en el marco de la Operación Aquiles contra los talibanes, que se han hecho fuertes en el norte de Helmand, con el objetivo estratégico de proteger la construcción de un presa que dará electricidad a 1,8 millones de habitantes del sur del país. Según un comunicado, los soldados internacionales y los afganos atacaron a varios grupos de talibanes, cuya presencia habían detectado, y los pusieron en fuga hacia el norte. Los militares turcos exigen a Erdogan el apoyo a su incursión en el norte de Irak Mientras aparecen rumores sobre viejas intentonas, el Estado Mayor quiere forzar al primer ministro a exhibir su lealtad nacionalista si pretende ser presidente ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. Los generales turcos enseñan los dientes. A medida que se acerca la crucial elección de presidente de la República del mes de mayo crecen las tensiones entre los militares y el primer ministro, el islamista Tayip Erdogan, que aspira a ocupar el puesto. La última conmoción la ha producido una rueda de prensa del jefe del Estado Mayor, el general Yasar Buyukanit, que al denunciar la difusa existencia de planes pasados, ha mostrado por primera vez de esta sibilina manera la amenaza de un posible golpe de Estado. El general en jefe de las Fuerzas Armadas parece haber puesto un precio a la candidatura de Erdogan, nada menos pidiéndole que demuestre su lealtad dando luz verde a una operación de gran envergadura, prácticamente una invasión del norte de Irak con la que los uniformados pretenden castigar a las guerrillas independentista kurdas y los terroristas del PKK que permanecen en el Kurdistán iraquí. La operación ya empezó en realidad esta semana y de hecho algunas unidades turcas han penetrado en los últimos días en territorio iraquí, no sin antes desmantelar los campos de minas con los que habían sellado la frontera en esta zona montañosa. Estados Unidos ha pedido moderación a Turquía, pero la llegada de la primavera y la desaparición del obstáculo que constituye la nieve ha alertado tanto al Estado Mayor turco como la inminencia del fin del mandato del actual presidente de la República, Ahmed Necdet Sezer, y la posibilidad de que un islamista como Erdogan aproveche la mayoría de su partido en el Parlamento para sucederle. Mientras el general Buyukanit pronunciaba esta rueda de prensa, en la tarde del jueves, Erdogan estaba reunido con la plana mayor de su partido (Justicia y Desarrollo, AKP, islamista moderado) tratando de tomar una decisión sobre la candidatura a la Presidencia que todavía no ha sido anunciada. Puesto que la elección recae en el Parlamento y el AKP tiene mayoría absoluta, el candidato que propongan será forzosamente elegido. Esperamos que el próximo presidente será alguien que esté genuinamente vinculado a los principios básicos de la República, incluyendo el laicismo, y no alguien que se limite a cumplirlos de boquilla dijo el general sin referirse expresamente a Erdogan. Junto a esta idea de conminar al primer ministro islamista a comprometerse políticamente con la invasión del norte de Irak, ha llamado la atención la inesperada aparición de unos misteriosos diarios en los que un alto oficial ya retirado habría dado cuenta de dos planes sucesivos de dar un golpe de Estado contra Erdogan en 2004. No está claro si los diarios existen y si pertenecen como se dice al almirante Ornek, ni si es cierto que los paró el antecesor de Buyukanit al frente del Estado Mayor, el general Ozkok al que se atribuyen ciertas simpatías con el AKP. Que se sepa solo se ha detenido a un subteniente por este caso y además ha sido ya puesto en libertad bajo fianza, mientras que otros altos mandos desmienten incluso la existencia de estos documentos, algo que el general Buyukanit tampoco aclaró. Quizá para exhibir la imagen de que, en efecto, los militares tienen el dedo en el gatillo en caso de cualquier deriva contra el laicismo kemalista republicano. La rueda de prensa del general Buyukanit- -la primera desde que fue nombrado hace ocho meses- -fue retransmitida en directo por televisión a todo el país.