Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 13- -4- -2007 La Generalitat dará 12.000 euros a obras de teatro que recuperen la memoria histórica Joan Saura, consejero catalán de Relaciones Institucionales 11 La orden de Mesquida El director general de la Policía y de la Guardia Civil, Joan Mesquida, ha dado instrucciones a ambos Cuerpos para que refuercen la vigilancia en determinadas zonas consideradas calientes El mayor esfuerzo se hará en los aeropuertos y en aquellos pasos fronterizos donde es más habitual la entrada de ciudadanos procedentes del Magreb. La orden ministerial se traduce, básicamente, en un incremento de los efectivos que permita intensificar los controles de documentación y de tránsito de personas. En cuanto a las zonas que se han declarado sensibles, se incluyen Algeciras, Málaga, Almería, Alicante, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla así como los aeropuertos. En todas ellas, muchos de los agentes actúan de paisano para evitar levantar sospechas. La instrucción de Joan Mesquida se enmarca en el plan de actuación desplegado después de que el Ministerio del Interior, coincidiendo con el comienzo de las sesiones del juicio del 11- M, declarara el nivel de alerta 2 se ha ordenado sobre los denominados puntos estratégicos, la central de Endesa y Cepsa o el hospital civil, en donde sí se han desplegado de modo fijo patrullas de la Benemérita y de la Policía Nacional. Sin embargo, el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se mostró ayer menos alarmado y negó que el riesgo de atentados terroristas haga necesario elevar el nivel de seguridad en España. Aseguró, además, que la cooperación entre las Fuerzas de Seguridad españolas y las marroquíes y argelinas en ese sentido es francamente bueno Rubalcaba recordó que a raíz del juicio del 11- M el Gobierno subió hasta el nivel 2 (hay hasta el 3) la alerta por atentados, un nivel en el que las Fuerzas de Seguridad cubren espacios en los que se producen aglomeraciones de personas. Aun así, el ministro consideró que el Gobierno hace algo mucho más importante, que es destinar más Policías y Guardia Civil a la lucha contra el terrorismo internacional, dotarles de más medios, coordinar mejor el trabajo de las Fuerzas de Seguridad del Estado, autonómicas y locales y cooperar con otros países En ese contexto de alerta, sobre el que el ministro eludió precisiones, el director de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, ordenó tras los atentados a los dos Cuerpos que se reforzara la vigilancia en determinadas zonas sensibles El refuerzo de personal, que ya se ha producido, afecta directamente a las plantillas de Algeciras, Málaga, Almería, Alicante, Ceuta y Melilla, así como los aeropuertos, según fuentes de la lucha antiterrorista. Está dirigido sobre todo al control de personas y la revisión documental. Rubalcaba aseguró que la cooperación con los gobiernos argelino y marroquí es especialmente buena es esta materia, con reuniones casi permanentes y unos sistemas de inteligencia que trabajan coordinadamente Del mismo modo, señaló que, aun sin estar en nivel 2, una de las prioridades de las Fuerzas de Seguridad es la lucha contra el terrorismo internacional por lo que están permanentemente activados, 24 horas sobre 24, es la prioridad de las prioridades Los medios materiales son los peores de los últimos 15 años Los sindicatos policiales denuncian una alarmante escasez de recursos para combatir el terror islamista C. MORCILLO MADRID. No quieren hacer sangre, pero aseguran que si no sale a la luz, el problema persistirá. El Sindicato Unificado de Policía (SUP) mayoritario, denunció ayer por boca de su secretario general, José Manuel Sánchez Fornet, la carencia de medios materiales para hacer frente a un eventual atentado terrorista. No es un problema exclusivo de los policías dedicados a combatir el terrorismo islamista, sino generalizado en muchas plantillas, pero la situación de alerta en la que se encuentra España centra la preocupación en esas unidades. En medios materiales nos encontramos en la peor situación de los últimos quince años aseguró ayer Sánchez Fornet. A renglón seguido enumeró las mejoras que sucedieron al 11- M, entre ellas el refuerzo en la formación de los funcionarios y el considerable aumento de la plantilla. Hay mil funcionarios dedicados a combatir el terrorismo islamista dijo. Según el Ministerio del Interior, rondan el millar los policías y guardias civiles centrados en exclusiva en investigación islamista (antes de la matanza de Madrid había un centenar) La paradoja es que cuando más hombres se dedican a este terrorismo, menos medios hay. Es lo que denuncia el sindicato y eso pese a que una de las recomendaciones de la comisión del 11- M era aumentar sustancialmente los medios materiales y tecnológicos Si hay que montar un dispositivo rápido y urgente en el que se necesiten siete vehículos, esos coches no están concreta Sánchez Fornet. Los policías están en muchas comisarías de España, los de Información y los uniformados, sentados en despachos, porque no hay vehículos para vigilancias Alerta de atentados Rubalcaba, ayer, junto a Jordi Hereu, en Barcelona ni seguimientos ni dispositivos especiales Algunos días no se puede hacer un seguimiento a un presunto terrorista porque no hay coche. Así de simple. Los hombres se quedan esperando Y otro tanto, asegura Fornet, ocurre con los agentes que combaten a ETA. YOLANDA CARDO da y eso es lo que se está haciendo concreta. No obstante, nadie puede afirmar que los controles sean uno por uno, porque entonces habría que cerrar la frontera reconoce. El peculiar celo policial es el que sirve y se emplea de baremo a la hora de seleccionar los registros aleatorios, siendo mucho más exhaustivos cuando los registrados son varones. A pesar de estas medidas, y la existencia de vehículos camuflados con agentes de paisano para ejercer una mayor presión, no se están registrando mayores retrasos en la circulación rutinaria entre Ceuta y Marruecos. Así lo reconoce Saida Ahmed, una joven de la vecina localidad de Castillejos, que a diario entra en Ceuta para trabajar en una vivienda ubicada en el barrio ceutí del Polígono. No hemos notado nada raro, entramos como cada día, ya está espeta en un rudimentario castellano. Fuentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional consultadas por ABC indican que se les ha ordenado que incrementen la atención en la ciudad, sin más algo que choca con el supuesto riesgo de atentado sobre las dos plazas norteafricanas. Más visible es el control que Grabaciones No sólo faltan vehículos policiales- -comprobable en cualquier comisaría de Madrid sin ir más lejos donde hace poco la flota disponible estaba sólo a un tercio- Para surtirse de otros medios, los agentes tienen que hacer malabarismos. El SUP dice que deben pagar de su sueldo los guantes anti- corte (ha habido épocas en que Rubalcaba niega carencias materiales y alega que el Gobierno responde con hombres Los especialistas en terrorismo islamista rondan el millar, según el sindicato SUP ABC. es Más información sobre el terrorismo integrista en España en abc. es también los chalecos antibalas) o hacer grabaciones con sus teléfonos móviles, cuyas facturas más de una vez ha tenido que abonar el propio funcionario. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se apresuró a negar que haya carencia de medios, opinión que no varió tras visitar la comisaría de La Verneda en Barcelona. El ministro miente o desconoce la realidad replica Fornet, pero no se entiende, porque recibe informes de quejas y deficiencias periódicos El sindicato CEP denunció por su parte que la Policía no tiene acceso a bases de datos de la Administración que serían de gran ayuda para los investigadores destinados a luchar contra los yihadistas tanto en territorio nacional como en zonas del Magreb, informa Ep. Según el sindicato, en los Consulados de España están estancados miles de invitaciones, identificación de domicilios, empresas, facturas que justifiquen la renovación de todos los magrebíes que hayan viajado a España Como en otras ocasiones, han vuelto a reclamar el acceso de la Policía a los datos del padrón municipal con el pretexto de que tras él se ocultan los irregulares.