Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 12 s 4 s 2007 INTERNACIONAL 37 El Polisario y Rabat remiten a la ONU sus planes para el futuro del Sahara Las alternativas se presentarán este mes al Consejo de Seguridad P. RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Representantes del gobierno de Marruecos y del Frente Polisario han remitido al secretario general de la ONU, Ban Ki- moon, sus planes divergentes para resolver la estancada disputa sobre el futuro del Sahara Occidental. Opciones que a su vez serán presentadas, junto a recomendaciones específicas de Ban Ki- moon, durante este mes al Consejo de Seguridad en el marco de los debates periódicos sobre el conflicto generado en torno a la antigua colonia española anexionada por Rabat en 1975 después de la denominada Marcha Verde La versión de Marruecos de estatuto de autonomía para el Sahara, de las que se desconocen sus detalles, ha sido entregada personalmente por el embajador de Marruecos ante Naciones Unidas, Mustafá Sahel. Según ha indicado el diplomático, he explicado al secretario general Ban Ki- moon que este plan es fruto de una amplia consulta política interna con los partidos nacionales, los habitantes del Sahara marroquí, así como también con la comunidad internacional Esfuerzo de consenso que según el embajador está dirigido a encontrar con ayuda de la ONU una solución política mutuamente aceptable Se supone que las claves de la alternativa ofrecida por Rabat están centradas en la soberanía de Marruecos sobre el Sahara, respeto a las características sociales y culturales del territorio, junto a criterios internacionales de la autonomía. Según ha recalcado el embajador Sahel, el rey de Marruecos considera que esta propuesta representa una oportunidad para la paz y ofrece perspectivas prometedoras para un mejor futuro, basado en la estabilidad, la seguridad, la democracia y la prosperidad en el conjunto de los países del Magreb El Frente Polisario, al igual que su principal valedor Argelia, han rechazado de antemano la iniciativa de Marruecos ya que parte de la premisa de no reconocer el derecho de autodeterminación del Sahara Occidental. Según ha indicado el representante del Polisario en Nueva York, Ahmed Bujari, no nos importa el contenido del documento. Lo que nos importa es que el punto de partida de la propuesta marroquí es inaceptable, porque considera que el Sahara Occidental es parte de su territorio El movimiento independentista saharaui, que tampoco ha querido divulgar los detalles de su iniciativa, ha reiterado su exigencia básica de un referéndum de autodeterminación. Según Bujari, en el caso que esa consulta desemboque en la independencia, el Polisario está dispuesto a negociar con Marruecos garantías para las relaciones de seguridad, económicas y comerciales entre los dos Estados La posición de Marruecos insiste en que cualquier solución negociada a este conflicto no debe cuestionar su derecho de soberanía sobre el Sahara Occidental. Sin embargo los acuerdos de Houston (1997) y el plan de Arreglo (1991) contemplan la celebración de un referéndum de autodeterminación. Alejandro Wolf, representante diplomático de Estados Unidos ante la ONU, ha indicado que la propuesta de Marruecos plantea una dinámica esperanzadora de acuerdo. Según ha declarado Wolf a la agencia Efe, alentamos a las partes a dialogar juntos y a buscar una solución mutuamente aceptable. Entendemos que la propuesta presentada por Marruecos se enmarca en este contexto Según han matizado fuentes de la diplomacia estadounidense, la independencia no puede ser la única opción y el plan marroquí no es el primero y posiblemente tampoco va a ser el último El líder del Frente Nacional, Jean- Marie Le Pen, ayer en una entrevista radiofónica en París AFP Casi un tercio de los franceses, a favor de partidos extremistas Al menos un 28 por ciento planea dar un voto de protesta. En la extrema izquierda y en la extrema derecha prima el descontento JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS El futuro presidente o presidenta de Francia sólo podrá ser elegido con el voto muy significativo de la extrema derecha o la extrema izquierda. Los candidatos de partidos extremistas suman el 28 o el 29 por ciento de la intención de voto. Estas posturas son el reflejo de una nación inquieta por su identidad, hostil a Europa, los EE. UU. al neoliberalismo y nostálgica de la revolución A la extrema derecha, Jean Marie Le Pen (13 por ciento) Frédéric Nihous (1,5 por ciento) y Philippe de Villiers (1,5 por ciento) suman un 16 por ciento de intenciones de voto, con tendencia a la alza. Una fuerza que no puede eludir ningún candidato conservador. Le Pen es una figura histórica. Demagogo y populista, contribuyó a la elección de Mitterrand en 1981 y fue el primero en utilizar los temas de las derechas nacionalistas: identidad nacional, peligro de la inmigración, xenofobia y coqueteo con las ultra derechas de origen neonazi o neofascista. Sin embargo, los electores de Le Pen son otra cosa. El Frente Nacional (FN) es el partido francés que tiene más obreros entre sus electores. El antiguo voto popular, comunista, se transformó en voto de extrema derecha durante los años ochenta. Hoy, votan por el FN obreros poco calificados, pequeños empresarios amenazados o franceses de pocos recursos que viven en barrios con mucha población árabe, negra o inmigrante. Nihous y de Villiers encarnan otra forma de conservadurismo, defendiendo los valores tradicionales (religión, patria, bandera, etc. A la extrema izquierda, Olivier Besancenot (4 por ciento) Marie France Buffet (3 por ciento) Arlette Laguiller (2,5 por ciento) José Bové (2 por ciento) D. Voynet (1 por ciento) y N. Schivardi (0,5 por ciento) suman un 12,5 o un 13 por ciento. Se trata de un capital modesto, víctima de la división, pero indispensable para la candidata socialista. Se trata de extremas izquierdas que han olvidado o intentan ocultar sus orígenes, con penetración entre los funcionarios más modestos y los jóvenes con menos formación. Bensancenot, Laguiller y Schivardi son candidatos de tres grupúsculos trotskistas. Sin recordar que Trotsksi representaba el comunismo de guerra, intentan adaptarse a los nuevos tiempos, denunciando los estragos del gran capital. La candidata comunista, Mme. Buffet, está al frente de un partido sin obreros que dice defenderlos. Desde hace años, el PCF es el portavoz de sindicalistas profesionales y funcionarios de bajos ingresos. A la izquierda ecologista, Bové y Voynet intentan representar al movimiento anti mundialista con un resultado más que modesto. Juntos o divididos, no consiguen que nadie les haga gran caso. Sus electores son jóvenes mal integrados, jubilados ecologistas, profesores de instituto con inquietudes anti capitalistas. Esos extremos sociales, a la izquierda y la derecha, tienen en común características paradójicas: son el reflejo de una Francia que quiere romper con el sistema, pero no tiene representación parlamentaria; una Francia que sufre y se siente marginada, pero no tiene quien la escuche. Aislados, son dolientes archipiélagos de protesta. Juntos, suman entre el 28 y el 29 por ciento del electorado nacional. Varios millones de franceses sin otro rumbo que la ruptura sin esperanza ni horizonte conocido. Referéndum A la izquierda de Ségolène Ambas partes se niegan por el momento a divulgar detalles concretos sobre sus propuestas divergentes Posturas de un deseo de romper con el sistema, aunque no se tenga representación parlamentaria ABC. es Especial sobre las elecciones presidenciales francesas en abc. es internacional