Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M LA CÚPULA POLICIAL DEL PP DESCARTA LA IMPLICACIÓN DE ETA JUEVES 12- -4- -2007 ESPAÑA 13 evitar el enfrentamiento con los terroristas. En las declaraciones prestadas por los propios geos ya quedó claro en días pasados que la explosión se produjo sin que ellos pudieran siquiera intentar convencer a los islamistas de que salieran de la vivienda. Otro punto de coincidencia entre las declaraciones de los dos mandos policiales se refiere al aumento de los medios para la lucha contra el terrorismo islamista tras los atentados de Casablanca (Marruecos) en mayo de 2003, acción que puso en alerta a toda Europa. Entre la primavera de 2003 y la del año siguiente, estos esfuerzos se tradujeron, según De la Morena, en un incremento de efectivos de un 25 por ciento en la Comisaría General de Información; y en la sección especializada en Magreb, se llegó a duplicar el número de funcionarios. Díaz- Pintado aseguró que se estaba trabajando muy seriamente en relación con el terrorismo islamista, aunque no había una amenaza concreta e inmediata de atentado contra España, sino una amenaza genérica en Europa y en todo el mundo occidental El subdirector general operativo añadió que, junto a estas medidas, en los días previos al 11- M se desplegó un operativo especial ante el temor de un atentado por la proximidad de las elecciones generales, y ello habida cuenta de que los etarras de la furgoneta de Cañaveras (ETA quiso introducir en Madrid 500 kilos de explosivos) fueron detenidos en febrero, justo el mes anterior. Jesús Zarzalejos Profesor de Derecho Procesal de la Universidad Complutense TRES DÍAS DE MARZO ABC. es Más información sobre el juicio del 11- M y la polémica desatada por Díaz de Mera, en www. abc. es as declaraciones de los altos mandos policiales del Gobierno del PP Jesús de la Mo, rena y Pedro Díaz- Pintado, son un ejemplo del desfase que a veces se produce entre el interés informativo de unos testimonios y su utilidad para la resolución del caso. En general, ambos testigos no dieron datos sorprendentes ni provocaron giro alguno en la versión sumarial de los hechos. En todo caso, encajaron en el tono de normalización que caracteriza el juicio, gracias, en muy buena medida, al control que ejerce el presidente del Tribunal para evitar que los interrogatorios derrapen fuera del circuito marcado por los hechos que se están juzgando. De la Morena y DíazPintado no comparecieron tanto para probar hechos como para aclarar dudas, muchas de ellas extrasumariales. Y ciertamente las aclararon. Por ejemplo, que la información oficial sobre los atentados, en aquellos tres días de marzo, se correspondía fielmente con los avances de la investigación policial, de manera que la opinión pública sabía por el Gobierno lo que el Gobierno sabía por los investigadores. Por ejemplo, que la investigación sobre la pista etarra se mantuvo hasta el 13- M, cuando la detención de Jamal Zougam desplazó claramente la prioridad a la autoría islamista. Mucho se empeñó el fiscal Javier Zaragoza en que L los testigos dieran una respuesta que comprometiera la actuación del Gobierno del PP en con, creto, que demostrara que el Ejecutivo mantuvo la tesis de ETA entre el 11 y 13 de marzo contra todo criterio policial o evidencia. Falló en el intento porque ni el descarte del titadyne, ni la aparición de la Kangoo, ni la reivindicación al diario Al Quds, ni el descubrimiento de la mochila en la comisaría de Vallecas fueron datos determinantes para que los expertos policiales abandonaran la pista de ETA, como pronto, antes de las detenciones del 13- M. Pero también es cierto que ambos testigos reconocieron, sin asomo de duda, que durante la investigación que se llevó a cabo hasta que abandonaron sus cargos no tuvieron noticia de vínculo alguno de ETA con el atentado. Aclararon que en Leganés hubo un suicidio de terroristas con vocación de asesinos y mártires no una conjura policial. Y que sí, que por sorprendente que parezca, junto a la vivienda que los terroristas hicieron estallar vivía un policía que tenía papeles sobre ETA y que se presentó ante los mandos policiales presentes en la calle Martín Gaite para colaborar en lo que fuera necesario. ¿Y sobre los hechos concretos que se imputan a los acusados? No cabía esperar de estos testigos mucha precisión, porque su función no era investigar, sino dar órdenes y coordinar unidades policiales, aunque hubo momentos de tensión dialéctica e interés puramente técnico sobre las razones de determinadas detenciones de acusados, como Suárez Trashorras o Jamal Zougam. Eso sí, ayer se aprendió mucho de cadenas de mando, decisiones operativas y protocolos de actuación policial. JESÚS DE LA MORENA EX COMISARIO GENERAL DE INFORMACIÓN EL HOMBRE QUE DESMONTÓ LA ETA INVISIBLE Se marchó por iniciativa propia tras el 11- M después de ocho años al frente de la lucha antiterrorista. A su gente sólo le pidió trabajar hasta que el cuerpo aguantara POR DOLORES MARTÍNEZ MADRID. Egin, KAS, Gestoras, Jarrai y para completar el repóquer... Batasuna. Parecía una locura. Nada más llegar a la Comisaría General de Información, allá por mayo de 1996, Jesús de la Morena (Madrid, 1953) se propuso abrir una vía inexplorada en la lucha contra el terrorismo. Sin descuidar el hostigamiento tradicional a los comandos a esa ETA visible de los casi mil asesinatos, el comisario de Información- -abogado de formación, hombre callado y discreto- -le propuso al ministro Mayor Oreja el más ambicioso proyecto antiterrorista jamás ideado en Interior: sacar a la luz y poner a disposición judicial a la ETA invisible aquella que trabajaba codo con codo con los pistoleros desde la política, el periodismo o los tinglados financieros. Semejante empresa aparecía como un Everest inexpugnable. Para ello era necesario recopilar millares de evidencias y sistematizarlas en el gran laboratorio antietarra que De la Morena montó en Información. Y así fueron carne de banquillo el aparato de presos, el de propaganda y el de reclutamiento, encarnados en las Gestoras pro- Amnistía, Egin y Jarrai. Este extraordinario éxito policial, basado en interminables horas de trabajo, habría de tener su colofón en las investigaciones llevadas a cabo para poner en su justo sitio a Batasuna. Tan contundente fue el alud de pruebas presentadas por la Comisaría General de Información que todo derivó en la Ley de Partidos y en la ilegalización del complejo batasuno. El carácter tímido, serio y reflexivo, además de un elevado sentido de la responsabilidad, convertían en un hecho natural que el comisario mantuviera la cabeza en su sitio tanto en los buenos como en los malos momentos. Uno de los peores fue 11 de marzo. En las primeras noches tras esta tragedia, el insomnio se apoderó del sueño y su máxima de trabajar hasta que el cuerpo aguante desembocó en la detención de varios de los terroristas. No obstante, al igual que en la lucha contra ETA, De la Morena no se atribuyó ningún protagonismo y todos los méritos los trasladó a su equipo. De la Morena es reconocido como un experto policía que nada tiene que ver con el cliché cinematográfico del superpolicía pues a él le encaja más el perfil silente del hombre tranquilo PEDRO DÍAZ- PINTADO EX SUBDIRECTOR DE LA POLICÍA INFORMACIÓN Y LA BANDA ETARRA EN LAS VENAS Le tocó lidiar con los peores etarras, primero en Vitoria y luego en Madrid, y enterrar a la fiscal Tagle; después del 11- M se cansó de cadáveres y dejó la Policía POR C. MORCILLO MADRID. El 11- M agudizó definitivamente el habitual semblante serio y reflexivo de Díaz- Pintado. Los años que acumula a sus espaldas en la Policía, casi siempre en Información, han ayudado lo suyo. Dejó el Cuerpo poco después de los atentados, tras pasar los años más duros de ETA como jefe de las Brigadas de Información de Vitoria, primero, y de Madrid, después, cuando los etarras Troitiño y De Juana campaban a sus anchas en el Madrid El 12 de septiembre de 1989 le tocó presenciar el levantamiento del cadáver de la fiscal Carmen Tagle, asesinada por los terroristas en la puerta de su casa. En mayo, la había acompañado a ella y al juez Garzón a Francia para interroga a Josu Ternera en la cárcel. ¡Valiente hijo de puta! le comentó Tagle a Díaz- Pintado en voz baja tras la arenga del asesino. Él la oyó, se volvió y clavó los ojos en la fiscal. Pintado, ya en España, le dijo a Garzón: Esta mujer trae firmada su sentencia de muerte Y fue su peor premonición, la que nunca ha olvidado. Díaz- Pintado es madero y gestor casi en paralelo. Su puesto como segundo, inspector de servicio, de la Jefatura de Policía de Madrid, da para mil y una historias porque es una carrera de obstáculos diaria en la que se controla desde la manifestación de los jóvenes agricultores hasta un triple crimen, pasando por los peores atentados. Lleva la Policía en las venas junto a su otra pasión, la lectura. Cuenta a sus amigos que el vicio de leer se lo inoculó su padre, con las páginas de este diario, precisamente. La mezcla hace que no pierda los nervios casi nunca, y ayer ante el tribunal volvió a ser templado, educado y correcto, en su línea, y su mando quedó patente. No traslució el envaramiento que se adivinaba en su uso escogido de las palabras. Nada de la jerga seudopoliciaca con la que devanea en privado. Fue segundo de Juan Cotino y de Agustín Díaz de Mera, pero en muchos momentos fue el mandamás Algunos le reprocharon que no alertara a su primer jefe del descalabro que acabaría siendo el Plan Policía 2000 con sus motos para todos, agentes a la calle y veteranos investigadores a oscurecer en los despachos. La imprevisión que más tarde otros achacaron al Gobierno tras el mayor atentado de España, a Díaz- Pintado le pasó más que de soslayo porque ya había decidido irse. Tiene buenos y escogidos amigos tanto en la Policía como en la judicatura- -antes de ascender a comisario fue inspector jefe en la Audiencia Nacional- -y ahora en la retirada sigue ejerciendo el mando porque, como dice alguien, es el organizador de equipos