Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CIENCIAyFUTURO MIÉRCOLES 11 s 4 s 2007 ABC Para el año 2070 la superficie europea sometida a estrés hídrico pasará del 19 actual al 35 El potencial hidroeléctrico disminuirá entre un 20 y un 50 en el entorno mediterráneo Este año marca un punto sin retorno en el cambio climático José Manuel Moreno s Catedrático de Ecología de la Universidad de Castilla- La Mancha y autor coordinador del capítulo de Europa del informe del IPCC El cambio climático está ya con nosotros concluye José Manuel Moreno a la vista del informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático en el que ha participado como autor principal POR A. ACOSTA MADRID. Convencido de que el cambio climático no tiene vuelta atrás y que se trata de una cuestión ya no de futuro, sino también de ayer, por lo que hemos vivido, y de hoy, por los impactos que estamos sufrienmo, el profesor Moreno no oculta su preocupación ante las repercusiones que el cambio climático provocará en todos nuestros sistemas. (Viene de la página anterior) por el estrés hídrico y, aunque este informe no llega a tal grado de detalle por países, el documento de evaluación de los impactos del cambio climático en nuestro país, que también fue coordinado por José Manuel Moreno, indicaba que las disminuciones medias de aportaciones hídricas podrían superar el 20 a final de siglo. Los sistemas naturales y la biodiversidad de Europa se verán también sensiblemente afectados. El aumento del nivel del mar es probable que origine una migración de las playas hacia el interior, con pérdidas de hasta un 20 de los humedales costeros, al tiempo que se reducirá la disponibilidad de hábitat para muchas especies que se reproducen o alimentan en zonas costeras bajas. En España este problema se agrava, pues la urbanización de nuestra costa es tal que muchas playas no podrán retroceder y simplemente desaparecerán. -Las previsiones para España hablan de un efecto de continentalidad, con mayores impactos de temperatura en el interior que en la costa... José Manuel Moreno, durante la presentación del informe ayer en Madrid EFE Desaparición de playas Una subida del nivel del mar que podría ser de medio metro en nuestras costas a final de siglo, como escenario más probable, según Moreno, y que acabaría con las playas del Cantábrico e inundaría los deltas del Ebro y Llobregat; la Manga del mar Menor y la costa de Doñana quedarían inundadas. Además, desaparecerán muchos ecosistemas acuáticos efímeros del Mediterráneo, mientras que los permanentes se reducirán; las pesquerías se desplazarán, aumentando la producción en el Atlántico norte; los bosques retrocederán en el sur y se expandirán en el norte, reduciendo las áreas actuales de tundra... Se trata de un repliegue hacia el norte en toda regla, y Moreno se pregunta: ¿Adónde llevamos la tundra? Esto es, la mayoría de organismos y ecosistemas tendrán dificultades para adaptarse Por tanto, la solución es disminuir el nivel de otras presiones para que puedan soportar la presión del clima Más datos sobre cambio climático: http: www. ipcc. ch ¿De qué horquillas de aumento de temperaturas estamos hablando para el invierno y el verano? -La horquilla será del orden de 4 grados de aquí hasta finales de siglo para el invierno, y de hasta 6- 7 grados para verano. Pero estas horquillas deben aplicarse a los distintos escenarios planteados, porque el futuro no es probabilístico. Si el IPCC utiliza un rango de escenarios es porque en principio todos ellos son equiprobables, es decir, que pueden representar bien lo que va a ocurrir. Por eso se hacen las horquillas, aunque a veces parezca que coger una media da más -En el informe del IPCC no tenemos ese nivel de resolución en general, pero del informe español se extrae que hay un efecto continental que emerge, y eso significa que hacia el interior los efectos son más negativos que hacia las costas. Las costas, como ya ocurre ahora, atemperan los excesos del clima, y ese efecto se va a seguir viendo. Esa es la señal. Si en el interior la temperatura subre 3 o 4 grados en invierno, en la costa no va a ser tan alta la subida, sino que va a ser un poquito más baja. Y en verano ocurre exactamente igual. La temperatura podría subir hasta 4 grados en invierno y hasta 6- 7 grados en verano para finales de siglo La costa se enfrenta al imparable ascenso del nivel del mar. Medio metro puede ser la subida media El impacto es variable, pues la tolerancia a las altas temperaturas es mayor en Madrid que en Lisboa -En cuanto a temperaturas la costa estaría más atemperada, pero en contrapartida tendría que enfrentarse a la subida del nivel del mar... confianza, pero no necesariamente es riguroso. -La costa se enfrenta al imparable ascenso del nivel del mar. Una cifra en torno al medio metro de subida es una cifra media, pero algunas de las incertidumbres que aquí hemos detectado atañen precisamente a lo que va a pasar con las capas de hielo afincadas en tierras, porque eso añade una gran incertidumbre a si la subida del nivel del mar va a ser de medio metro o va a poder ser más. Y, por el contrario, añade certidumbres frente a que si esas masas de hielo se desestabilizan el efecto no es inmediato, pero a largo plazo podemos encontrarnos con un ascenso del nivel del mar del orden de 5 y 6 me- -Igual que en Europa el norte se atempera y el sur sufre más los impactos, ¿en la Península el norte se mediterraniza y el sur se africaniza? tros. Tardará siglos en verse, pero no se podrá parar. -Es un poco así, efectivamente. Lo que pasa es que para según qué cosas puede que a algunos les vaya mejor o peor. El nivel de tolerancia a altas temperaturas es mayor en Madrid que en Lisboa, eso quiere decir que dependiendo de en qué sitio estés y con qué fenómeno te encuentres la sensibilidad puede ser mayor o menor. Está claro que las plantas que viven en ambientes áridos soportan sequías mucho más prolongadas que aquellas que no están acostumbradas. Entonces, una sequía inoportuna, a la que no estaban adaptadas, puede ser mucho más devastadora en un ambiente donde llueve mucho que -Creo que 2007 va a ser un punto sin retorno. La contundencia de los datos que se van poniendo de manifiesto es ya de tal calibre que no queda más remedio que los Gobiernos tomen buena cuenta de ello y se pongan en marcha. Por una razón muy sencilla, y es que probablemente ya los ciudadanos les van a poder exigir responsabilidades si no adoptan medidas sabiéndose como se sabe lo que los científicos ya anticipan. Por tanto, creo que 2007 va a ser un punto sin retorno. -Decía usted hace dos años que el cambio climático nos puede llevar a navegar por la senda de una nueva era ¿estamos ya en esa nueva era? en un ambiente donde las plantas o los organismos están más adaptados. Aquí hay que sectorializar, hay que ir a cada uno de los temas para valorar exactamente cómo van a responder.