Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 11 s 4 s 2007 ABC HORIZONTE Ramón Pérez- Maura IMAGEN DE NUESTRA DECADENCIA a forma en que se ha desarrollado la crisis de los rehenes británicos en Irán es una buena imagen de la decadencia que vive nuestra civilización. No hay que dejarse engañar. Lo que hemos contemplado en este caso no es la tradicional flema británica. Lo que hemos visto durante casi todo el secuestro ha sido una enorme capacidad de enajenación de la ciudadanía británica conducente a ignorar la humillación que sufría el Reino Unido. No por casualidad, una encuesta recién publicada por The Daily Telegraph cifraba en dos tercios los británicos que ya no quieren que su país juegue un papel en la escena mundial. Adiós Rule Britannia... Ya no aspiran a que Britannia gobierne las olas. Quizá sean la avanzadilla del aislacionismo que con toda lógica y por desgracia va asentándose en la política norteamericana. Para quienes ya habíamos hablado de un emergente paralelismo entre el Irán de la muerte del ayatolá Jomeini y la Inglaterra de la muerte de Diana, Princesa de Gales, La cara oculta de Diana ABC, 07- 09- 97) lo acontecido en las últimas semanas resulta familiar. La supuesta flema con que los británicos se contuvieron durante el secuestro se tradujo en una efusión desbordada el pasado fin de semana cuando Teherán liberó sin más a los soldados- -porque no cabe imaginar que el Gobierno de Su Majestad haya llevado a cabo una negociación secreta. En un momento en que Londres se enfrentaba a la única alternativa- -resolver militarmente la situación- -surgió la más conveniente pero menos honrosa: que Ahmadineyad se lo solucionara a Blair. Y el pueblo mostró una alegría incontenida. En todos los medios de comunicación se mostraba una felicidad sin igual, ni siquiera en los días en que regresaban a casa los héroes de las grandes expediciones imperiales. Nuestra civilización está quebrada. Tenemos vergüenza de ser como somos. Estamos deseando complacer a los mismos que nos humillan. Tendemos más a creer su versión de los hechos que la de aquellos de nuestros hombres que se juegan la vida. Y así, estamos perdidos. L Un funcionario municipal traslada unos paneles electorales para la primera vuelta de las presidenciales francesas REUTERS La balcanización religiosa, cultural y étnica enciende la campaña en Francia Todos los pilares que eclipsaban las diferencias de la emigración- -escuela pública, Ejército, Estado providencia- -bajo unos valores comunes están en crisis JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Por vez primera en la historia de Francia, el fantasma de la balcanización étnica, religiosa y cultural alimenta las corrientes más poderosas de la campaña presidencial; ya que una gran mayoría ciudadana vive con inquietud la emergencia de guetos étnicos, estallidos de violencia suburbana, profanación de cementerios, creación de asociaciones étnicas y religiosas que no consiguen calmar el Estado providencia ni la escuela pública, en crisis. Le Pen, extrema derecha, fue el primer político francés que se adueñó de los temas patrióticos, durante los primeros años 80 del siglo pasado. Por aquellos años, la inmigración y la Francia negra, musulmana y racista todavía eran procesos emergentes. Ségolène Royal, socialista, ha sido la primera candidata a la presidencia que ha intentado repescar para las izquierdas temas tradicionalmente conservadores: el amor a la patria, la presencia de la bandera nacional en los hogares, la recuperación del himno nacional, suplantando a la Internacional. Nicolas Sarkozy, conservador, es el candidato que federa en bastante medida, esa actualidad recobrada de los temas clásicos del conservadurismo patriótico: renovación del concepto de identidad nacional, renovación del puesto del Estado providencia (en bancarrota) ante una Francia que ha perdido todos sus puntos de referencia cardinales en materia religiosa, cívica y cultural. Francia tiene (2006) unos 63 millones de habitantes. Pero 2 millones son franceses de ultramar (antiguas colonias) muy mayoritariamente negros, mestizos. Un 51 de los franceses se consideran católicos (todavía eran el 67 en 1994) pero muy pocos son católicos practicantes. Hay 5 o 6 millones de franceses musulmanes (entre un 10 y 12 de la población) pero ellos viven su religión de manera muy activa. El Islam es ya la primera religión en número de creyentes practicantes. Un 31 de los franceses dicen no tener ninguna religión (eran el 23 en 1994) Entre un 2 y un 3 de los franceses son judíos. Históricamente, la escuela pública era el crisol donde esas u otras diferencias quedaban eclipsadas en la formación del francés medio, educado en el respeto de los valores de la República. El Ejército y el Estado providencia aseguraba la integración de los franceses, unidos con valores comunes, en el tejido social de la nación. Todos esos pilares están en crisis grave, como pusieron en evidencia las jornadas de violencia suburbana del invierno del 2005. El Ministerio francés del Interior tiene registrados unos 800 guetos suburbanos, donde los franceses de distinta raza, religión y cultura cohabitan de muy mala manera, con tensiones y violencias permanentes. Negros y musulmanes han creado asociaciones étnicas y religiosas, a imagen y semejanza, creen ellos, de las asociaciones católicas y judías. Con una diferencia capital. Católicos, judíos, agnósticos y republicanos ya vivieron históricas batallas, que culminaron con el concepto francés de laicidad, no siempre bien comprendido por negros y musulmanes. Entre los musulmanes franceses (minoría creciente) hay un conflicto latente entre el respeto al Estado y la obediencia a religión. Entre los negros franceses, minoría con influencia creciente, se considera indispensable reescribir la historia de la colonización, denunciando con mucha energía las discriminaciones que continúan sufriendo. La inmigración, pasada, presente y futura no siempre explica todos los problemas. La hondísima crisis de la escuela pública explica mucho mejor la violencia suburbana. La prédica religiosa no siempre facilita el entendimiento: el islamismo radical está emboscado en los barrios más pobres. Es cierto que los negros franceses son víctimas de discriminaciones, pero comienzan a surgir grupúsculos políticos negros que coquetean con la violencia antisemita. Conservadurismo patriótico El Ministerio francés del Interior tiene registrados unos 800 guetos suburbanos de difícil cohabitación ABC. es Especial sobre las elecciones presidenciales francesas en abc. es internacional