Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MIÉRCOLES 11 s 4 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero Ya no cabe la menor duda ¿Por qué decimos no a Arabia Saudí? ABC explica en su edición del domingo que la Unión Democrática de Estudiantes pide medidas para que Arabia Saudí no adquiera colegios Los motivos de nuestro rechazo no provienen de una desconfianza en la libertad educativa de los padres, sino de la necesidad de garantizar la integración de los inmigrantes. Según la Constitución, la libertad de enseñanza tiene como límite el respeto a los principios constitucionales. El régimen saudí se fundamenta en el wahabismo, una interpretación radical del Islam que es fuente de inspiración del terrorismo islámico. Y Arabia Saudí viola los Derechos Humanos de su propia población, en especial de mujeres, homosexuales y minorías. La proliferación de escuelas wahabistas en Europa impediría la integración de los inmigrantes. No es una reflexión teórica: las mezquitas y escuelas islámicas del Reino Unido han demostrado ser fuente inagotable de islamismo. Como informaba este periódico, hemos propuesto que el real decreto que exige reciprocidad a los centros extranjeros incluya a aquellos que, aun impartiendo temarios españoles, sean adquiridos o financiados desde el extranjero. Resulta irrelevante para España abrir un colegio en Riad; es sólo un medio para evitar que Arabia Saudí abra uno en Madrid. Si aceptaran la reciprocidad, habría que crear un nuevo mecanismo que evite que Estados extranjeros dificulten la integración de los hijos de los inmigrantes que viven en nuestro país. No pretendemos limitar la libertad de enseñaza, sino garantizar la continuidad del régimen de libertades. Nos felicitaremos de la apertura de colegios musulmanes españoles moderados porque la integración consiste, precisamente, en iguales derechos y obligaciones. Álvaro Vermoet Hidalgo, presidente de la Unión Democrática de Estudiantes. Madrid SIEMPRE NOS QUEDARÁN LAS BOMBAS ay quienes piensan que las ambigüedades del lenguaje gubernamental atizan todas las incertidumbres. En Londres, la BBC ha emitido un largo informe de Danny Word evocando los paralelismos existentes entre los problemas del País Vasco y Escocia. La BBC no ve una solución ni a corto, ni a medio ni a largo plazo. En Alemania, Der Tagesspiegel titula: Queda el terrorismo... A su modo de ver, está totalmente clara la determinación etarraalcrimen terrorista, si Batasuna no consigue sus objetivos políticos inmediatos. Süddeutsche Zeitung y Franfkurter Allgemeine Zeitung insisten en lo esencial: ETA amenaza con inquietante precisión. Ante tal coyuntura, en el País Vasco francés se perciben síntomas de extensión del conflicto como consecuencias de las alas que el lenguaje gubernamental da a ETAy sus periferias. Le Journal du Pays Basque publica un análisis de Loren Arkotxa que retoma punto por punto las exigencias de Batasuna, concluyendo: Ha llegado el momento de trasladarlas a Francia En Londres, Financial Times publica una carta de Ignacio Gómez Montejo donde se afirma que el matutino financiero es demasiado complaciente cuando se limita a subrayar que Rodriguez Zapatero ha minado la credibilidad de las instituciones económicas. A su modo de ver, los chalaneos políticos del presidente (con catalanes, vascos, ETA, etc. tienen algo de república bananera. Los plátanos los pondrá Canarias, próximamente. En Argelia, las concesiones (a Marruecos) también suscitan reservas. Liberté destaca un comentario titulado: Zapatero ha traicionado al Polisario A juicio Liberté, la diplomacia marroquí de Zapatero corre el riesgo de producir inestabilidad y riesgos de guerra en la región Por su parte, el Telegraph londinense destaca el proyecto en curso de construcción de un gran túnel entre España (Tarifa) y Marruecos (Tánger) Si nadie pone en duda las ventajas económicas del proyecto, el Telegraph recuerda: Muchos españoles temen que ese proyecto se un blanco ideal para los terroristas H Ahora que ha quedado suficientemente demostrado que ETA ha aprovechado de nuevo una tregua, tal y como hizo en 1998, para rearmarse, seguir extorsionando, reorganizar comandos, hacer seguimiento de posibles objetivos e incluso asesinar a tres personas, me pregunto cómo puede haber gente que siga defendiendo el diálogo con los terroristas. ¿Diálogo con quién? Está visto que ETA no tiene ninguna intención de entrar en una negociación seria sobre su desaparición. Hay mucha gente en Euskadi que se gana la vida directa o indirectamente de la actividad mafiosa de ETA, y eso es algo que muchas veces se pasa por encima. Abel Mas Barcelona San Carlos Borromeo De nuevo la Iglesia está en la diana. Esta vez es como consecuencia de la pugna entre el arzobispo de Madrid y los curas de la parroquia madrileña de san Carlos Borromeo. Apagados los ecos de las imágenes pornográficas aparecidas a la luz pública en marzo pasado y que sirvieron para atacar a la Iglesia de Cristo y a los fieles cristianos, ahora el asunto de esa parroquia sirve para combatir a la jerarquía eclesiástica. En medio de esa lucha aparece la figura de San Carlos, el santo italiano que con 22 años fue nombrado obispo, como ejemplo de nepotismo tan propio de su época. Pero aquel joven pronto se distinguiría por un amor sin límites para con los más necesitados y por su amor, también sin límites, hacia la Iglesia, de tal manera que hizo todo lo posible para que los curas no descuidasen su formación, reprobando que la sacristía fuera para muchos un lugar mundano y haciendo que la liturgia se cumpliese al pie de la letra. Aplíquese el ejemplo de aquel santo que al morir con 47 años ya no le quedaban fuerzas para amar a Dios, al prójimo y a la Iglesia, porque se había desgastado por completo, como lo hacen a diario miles de cristianos que al tiempo que ejercen la caridad son fieles a la Iglesia a la que libremente pertenecen. Carlos Corero Barroso Guadalupe (Cáceres) Paliar la sed del Levante Viendo estos días la televisión, me da pena ver que toda esa cantidad de agua se pierda en el Mediterráneo por culpa de los políticos que tenemos, que no son capaces de ponerse de acuerdo para que sea aprovechada y paliar así la necesidad que tenemos en el levante y sureste peninsular del líquido elemento. A los señores que nos gobiernan, sólo se les ve interés por subir o mantenerse en el poder, pero no se preocupan en absoluto por buscar el bien común y solucionar problemas tan importantes como el de mitigar la sed de esas sedientas tierras. Gabino García Sánchez Portugalete (Vizcaya) La terrible guerra del asfalto Como ya era previsible, las últimas operaciones llamadas de salida y retorno se han cerrado con más pena que gloria: más de un centenar de muertos y muchísimos más heridos. El asfalto se cobra un precio sanguinario cada vez que unas determinadas fechas parecen exigir un éxodo masivo que en modo alguno justifica tan alto coste. Ni las advertencias de los responsables de tráfico, ni el endurecimiento de las sanciones con el carné por puntos han logrado impedir esa terrible sangría de la que se nos informa puntualmente en todos los medios como si de un parte de guerra se tratara. Las noticias sobre la canti- dad de individuos que son detenidos por conducción temeraria y que cuentan ya con varios antecedentes por la misma causa son de verdadero escándalo. Tal es el caso de un camionero que transportaba mercancías peligrosas y triplicaba el límite de alcohol permitido. Interceptado por los agentes de trafico, al observar que iba conduciendo haciendo eses, comprobaron que acumulaba ya ¡seis infracciones por alcoholemia y tenía retirado el permiso! Lo más grave es que tipos con tales antecedentes, una vez hecha la declaración son puestos en libertad a la espera de ser citados para un juicio que, posiblemente, tardará lo suficiente como para que vuelvan a tener ocasión de poner en peligro a todo aquel que se les cruce en el camino. Poco importa que se les retire o no el carné si no hay suficientes mecanismos para ejercer un riguroso control que evite que esos reincidentes puedan seguir circulando tranquilamente por el grave riesgo que ello supone para la seguridad viaria. Por estar totalmente persuadido de que la principal obligación del Estado es la salvaguarda de la seguridad y la vida de sus ciudadanos, me es difícil creer que un país cuyas leyes permiten tales situaciones merezca la consideración de civilizado. ¡Qué país, qué paisaje, qué paisanaje... y qué Código Penal, Sr. Belloch! Jordi Berenguer Barcelona