Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 10- -4- -2007 Arranca la campaña en Francia para las presidenciales con Sarkozy en cabeza 31 Rusia recibió a un general iraní vetado por las sanciones de Naciones Unidas EFE MOSCÚ TEHERÁN. Rusia violó las sanciones impuestas por la ONU a Irán al recibir a un general iraní cuyas visitas el Consejo de Seguridad ha prohibido a todos los Gobiernos, informaron medios rusos. Mohammad Baqer Zolqadr, viceministro del Interior y general del cuerpo militar de Guardianes de la Revolución de Irán, subordinado al líder supremo iraní, Ali Jamenei, relató a la televisión en Teherán que ha regresado a su país tras una visita de seis días a Rusia. Las autoridades rusas me han dado una acogida muy cálida dijo Zolqadr, quien explicó que la visita estuvo centrada en asuntos de cooperación fronteriza, según la página digital de la televisión estatal iraní que cita el diario ruso Newsru. com. Este extremo fue confirmado por una fuente diplomática extranjera a la agencia Interfax en Moscú. El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso salió al paso ayer mismo al asegurar que había avisado con tiempo al respectivo comité de la ONU sobre la visita. La Cancillería rusa informó con antelación al Comité de Sanciones de la ONU sobre la visita a Rusia del general Mohammad Baqer Zolqadr, cuyo nombre figura en la lista de funcionarios sancionados declaró el portavoz ministerial, Mijaíl Kamínin. Faye Turney, con varios de sus compañeros en un momento de su cautiverio, en imágenes exclusivas mostradas ayer por Al- Alam TV AFP Pensé que medían mi ataúd Ruidos de sierras y martillos y una mujer que le midió de la cabeza a los pies convencieron a la soldado Faye Turney de que le estaban armando su ataúd. La tortura mental centró las primeras exclusivas vendidas por los marinos británicos EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Primero temió ser violada cuando fue reconocida como mujer en el momento del apresamiento; luego se sintió humillada al tener que quedar casi desnuda para recibir una vestimenta islámica, y después, se convenció de que su muerte estaba próxima. Una mañana escuché el ruido de madera serrada y clavos amartillados cerca de mi celda. No podía hacerme una idea de lo que era. Entonces una mujer entró en mi celda para medirme de la cabeza a los pies con una cinta y gritó las medidas a un hombre que había fuera. Estaba convencida de que estaban haciendo mi ataúd Así relataba ayer sus trece días de cautiverio Faye Turney, de 25 años y madre de una niña, en las entrevistas exclusivas que concedió, una a la televisión privada ITV y otra al diario The Sun por las que habría percibido más de 150.000 euros. La elevada suma y el hecho de que el Ministerio de Defensa haya permitido a los militares vender sus relatos, algo inusual, ocupó ayer la mitad de las crónicas de la prensa británica sobre el asunto; la otra mitad correspondía a los detalles ofrecidos ya por algunos de los marinos. Turney, que pilotaba uno de los dos botes apresados por los iraníes, temió ser descubierta como mujer cuando los miembros de la Guardia Revolucionaria les detuvieron. Según Turney, iban muy armados y tuvieron una conducta agresiva No había absolutamente nada que hacer más que obedecer; si hubiéramos abierto fuego, habría habido un baño de sangre en el que no habríamos ganado Primero intentó esconder la cola del pelo bajo su uniforme y evitar la mirada directa de los apresadores, mientras susurraba a su jefe su convencimiento de que la iban a violar. Cuando uno de los guardias finalmente le estiró del casco para comprobar que era una mujer, las lágrimas de Turney estuvieron a punto de saltar. Pero estaba determinada a no darles la satisfacción de verme llorar e hice todo lo posible para reponerme indicó la joven. gicos sobre la presencia militar británica y norteamericana en el Golfo, insistió ayer. Tampoco reveló nada comprometedor para la Armada, a pesar de que voces internas de la Royal Navy han admitido deficiencias de seguridad en su labor de patrulla. Probablemente ha sido una de las razones de Defensa para permitir que vendan sus experiencias: poder controlar una información que se habría filtrado tal vez con detalles inconvenientes. En plena polémica, el ministro de Defensa, Des Browne, aclaró ayer que ningún otro militar británico tendrá autorización para vender sus historias a la prensa hasta que se lleve a cabo una revisión de las normas que regulan esos permisos. Arthur Batchelor, el más joven con 20 años, reconoció haber llorado como un niño en su celda, después de que uno de los guardias le pasara varias veces el dedo por el cuello, como amenazándole con degollarle. Batcherlor sufrió burlas de sus captores, que se referían a él como Mr. Bean el conocido personaje cómico británico. Mientras tanto, el Departamento de Estado norteamericano lamentó que el Gobierno de Irán haya desaprovechado una oportunidad para congraciarse con la comunidad internacional tras anunciar la consecución de su plan de producir uranio enriquecido a nivel industrial, lo que supone un nuevo desafío hacia el mundo para la Casa Blanca, informa EP. El encargado de anunciar la posición del Gobierno estadounidense al mensaje lanzado desde Irán fue el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, quien subrayó que se trata de una oportunidad perdida por el Gobierno iraní. La voluntad de Irán es otra señal de que Irán está desafiando a la comunidad internacional aseguró McCormack durante su encuentro diario con la prensa. EE. UU. Oportunidad perdida En plena polémica, el ministro advierte que ningún otro militar tendrá permiso para vender exclusivas Su momento más bajo fue cuando la separaron del grupo- -todos estuvieron aislados la mayor parte del tiempo, después de haberles vendado los ojos y ponerles contra la pared en un simulacro de fusilamiento- y la convencieron de que sus compañeros habían sido liberados y que sólo ella quedaba retenida. Fue presionada para aparecer ante las cámaras y escribir tres cartas, que ella redactó con algunos extraños giros para dar a entender que no actuaba de modo voluntario. También le dijeron que quizás ya no vería a su hija pequeña y le preguntaron qué sentía al tener que morir por su Gobierno Turney se prestó a admitir, como sus compañeros, que habían entrado en aguas de Irán, pero no ofreció detalles estraté- Simulacro de fusilamiento ABC. es Galería de imágenes de los marinos británicos liberados abc. es internacional