Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 10 s 4 s 2007 ESPAÑA 21 Sanz ampliará su mayoría en La Rioja, según la última encuesta electoral ABC LOGROÑO. El optimismo con el que afronta el PP las próximas elecciones municipales y autonómicas en La Rioja se ha visto respaldado según los últimos datos demoscópicos. Los populares no sólo revalidarían su mayoría absoluta en el Parlamento riojano, sino que ganarían uno o dos diputados más gracias a lograr el 50,7 por ciento de los votos emitidos, lo que supone una mejora de 2,1 puntos sobre los resultados de las últimas elecciones autonómicas en la comunidad. Así lo recoge la encuesta elaborada por Sigma Dos para Ciudad- 21- Foro de Innovación Local, que concede a los populares liderados por Pedro Sanz hasta un máximo de 19 de los 33 escaños del hemiciclo regional. El crecimiento del PP tendría lugar, según este sondeo del que se hizo eco recientemente el diario La Rioja, a costa sobre todo del Partido Riojano, que tiene en la actualidad dos diputados y que se quedaría con uno. Pero tampoco el PSOE mejoraría sus resultados, ya que los socialistas cederían un punto porcentual de apoyos- -de 38,2 a 37,2- -y podrían perder uno de sus 14 escaños actuales. Aunque IU logra un avance en el respaldo del electorado, no sería aún suficiente para entrar en la Cámara autonómica. El actual alcalde de Logroño, Julio Revuelta, conservaría asimismo el sillón municipal, según la encuesta. La encuesta se realizó sobre la población mayor de 18 años de La Rioja, con una muestra de 1.000 entrevistas telefónicas, un margen de error de -3,16 por ciento para un nivel de confianza del 95,5 por ciento y una selección estratificada y aleatoria. Un hombre otea las miles de hectáreas anegadas en el entorno de Zaragoza durante la reciente riada del Ebro FABIÁN SIMÓN Aragón asegura que las obras pendientes absorberían riadas con el triple de caudal El vicepresidente cree que regular los caudales evita los destrozos del agua cuya crecida afectó a 18.000 hectáreas MANUEL TRILLO ZARAGOZA. El Gobierno aragonés desactivó ayer la alerta que había decretado por la reciente riada en la cuenca del Ebro, que, si bien no ha alcanzado los niveles de la que tuvo lugar hace cuatro años, anegó 18.000 hectáreas en el campo, según los cálculos provisionales de la Administración autonómica. Mientras el agua va regresando a su cauce, llega la hora de las reclamaciones de los afectados, pero también de las reflexiones políticas. Para el vicepresidente de la Comunidad y líder del PAR, José Ángel Biel, las consecuencias de la crecida no hubieran sido las mismas si las obras hidráulicas que están pendientes desde 1992 estuvieran ya concluidas. Los proyectos previstos permitirían soportar riadas con el doble o el triple de caudal Biel recordó a los periodistas que los embalses de Yesa e Itoiz consiguieron reducir en 1.000 metros cúbicos por segundo la avenida, lo que pone de manifiesto, a su juicio, que si se regulan los caudales se pueden evitar los destrozos del agua El número dos del Ejecutivo autónomo se refería así a obras como el recrecimiento del propio embalse de Yesa, en el río Aragón, o la construcción de las obras en el Gállego. El vicepresidente aragonés también admitió la necesidad de limpiar y dragar el cauce para evitar la sedimentación de residuos y así rebajar la altura que alcanzan las aguas. Aunque el Gobierno PSOEPAR espera a que termine de descender el nivel de las aguas para llevar a cabo una evaluación más precisa de los daños, el consejero de Agricultura, Gonzalo Arguilé, anunció ayer que se abrirá una partida de seis millones de euros, similar a la que se puso en marcha tras la riada de 2003, para indemnizar a los afectados, que se aprobará el próximo 17 de abril, informa Efe. Con todo, José Ángel Biel indicó que los daños han sido menores que en la riada de hace cuatros y apuntó que llega la hora de la petición de ayudas, pero sobre todo al Gobierno central