Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 DEPORTES Campeonato del Mundo de Fórmula 1 s Gran Premio de Malasia LUNES 9 s 4 s 2007 ABC Felipe Massa reconoce sus múltiples errores, pero no se siente culpable J. C. C. SEPANG. La política de entrenamientos, la última semana de ensayos en Bahrein, decretó un favorito para el primer tramo del Mundial. Felipe Massa era el elegido por los pronosticadores. Sin embargo, dos errores en dos carreras han confiscado temporalmente las pretensiones del impetuoso brasileño, quien cerró el pasado campeonato con una victoria en su casa, en Sao Paulo. En Australia se subió por un piano en la sesión cronometrada del sábado y canceló sus opciones de victoria. Salió el decimoquinto y acabó sexto después de una meritoria remontada. Ayer fue peor. Cometió todos los fallos posibles en el espacio más breve de tiempo. Entre el semáforo verde y la vuelta cinco: ocho minutos de despropósitos. Adelantado por Alonso y Hamilton al alimón, intentó corregir el error en el giro tres con el inglés. Perdió la trazada. En vez de tragar quina y esperar su oportunidad, regresó a la carga en la vuelta cinco. Ansioso, quiso pasar a Hamilton y terminó en la hierba, despedido de la victoria. Massa admitió, acabada la carrera, que ha sido muy dura y he sufrido mucho. Ha sido imposible recuperar el terreno perdido. He intentado atacar a Lewis, pero cometí un error y me salí de la pista. No puedo culparme porque al menos lo he intentado. La próxima vez las cosas saldrán mejor Y añadió que la carrera no ha salido como esperábamos y hemos ido más lento de lo previsto. Ahora tenemos que mejorar las cosas para las próximas carreras, pero es importante que el coche cruzó al menos la meta para sumar puntos La escalera hacia la cima de Lewis Carl Hamilton El novato sensación apela a la prudencia del paso a paso cuando se le dice que a la tercera toca ganar J. C. C. SEPANG. Lewis Hamilton provoca aullidos entre la colonia inglesa. Su cortesía en el trato y su carácter al volante han hechizado al mundo anglófilo, mayoría apabullante en la Fórmula 1. Aúllan los periodistas emocionados cuando su perla adelanta a Massa y resiste a los ferraris en cada frenada. Saltan felices en el campamento McLaren, dominado por ingleses. Y aúlla por dentro, tragándose lágrimas, su padre, Anthony, un antillano que emigró a Londres en los años 50 para trabajar en el metro y que bautizó a su retoño en honor de un campeón: Lewis Carl por Carl Lewis, el fabuloso velocista y saltador, rey de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 84. Hamilton ha causado un revuelo considerable. Joven (22 años) británico y con historia: es el primer piloto negro de la Fórmula 1. Aunque por este mundillo de formas y lenguaje políticamente correctos ese detalle pasa inadvertido. Además de virtuoso con un coche entre las manos, el chico es sensato. También se le tiene en estima por la palabra. Estaba después de la carrera senta- Lewis disfrutó junto a su padre, Anthony, del trofeo conquistado en Malasia do en el atril protocolario de la rueda de prensa, medio mundo pendiente de cada gesto, cada frase, cada guiño frente a Alonso y más allá Raikkonen, y alguien le preguntó por su imparable ascensión a la popularidad. Tercero en Australia, segundo en Malasia, ¿primero el próximo fin de semana en Bahrein? El inglés sonrió satisfecho ante otra alabanza más en este camino de rosas que le toca vivir. Pero delante tenía, orejas tiesas, ojo avizor a su respuesta, al campeón del mundo y compañero en McLaren, Fer- EPA nando Alonso. Hamilton solventó la papeleta con elegancia sin descuidar sus ambiciones personales: Tengo que ir paso a paso. Es un escalón más en mi curva de aprendizaje y seguro que el próximo paso tiene que ser la victoria, pero antes tenemos que apretar juntos como equipo. Somos competitivos y tenemos que conservar todo esto Una pregunta sobre sus intenciones privadas derivó en un todos a una a favor de McLaren Y otro examen a su intelecto, a su agilidad mental. ¿Quién fue más difícil de controlar detrás de usted, Alonso en Australia o los ferraris aquí? Más diplomacia del cachorro: Es una cuestión difícil, ¿no es verdad? Fernando no me apretó tanto en Australia como Kimi y Felipe hoy hasta el final de la carrera. Ha sido más duro aquí porque hacía mucho calor. Aunque si me hubiese apretado Fernando, estoy seguro de que no hubiera sido duro, sino durísimo Dos podios en dos carreras sólo los logró Peter Arundell Hamilton, a sus 22 años, se ha convertido en uno de los mejores debutantes en la historia de la Fórmula 1, después de subir al podio en sus dos primeras carreras (tercero en Australia y segundo en Malasia) Hasta ahora sólo su compatriota Peter Arundell, que había dominado las categorías inferiores como la Fórmula 3, terminó en sus dos primeras carreras en el podio, ambas en el tercer puesto. Fue en los Grandes Premios de Mónaco y de Holanda en 1964, en ambas ocasiones al volante de un Lotus 25 Coventry Climax. En la primera quedó detrás de los BRM del británico Graham Hill y del estadounidense Richie Ghinter y en Holanda, tras los británicos Jim Clark (Lotus 25 Coventry Climax) y John Surtees (Ferrari) Después se retiraría en el Gran Premio de Bélgica con el motor recalentado y finalizaría en cuarta posición en el Gran Premio de Francia, que ganaría el estadounidense Dan Gurney (Brabham Climax) Sin embargo la brillante carrera de este piloto se truncaría el 5 de julio de ese año en el circuito francés de Reims, cuando disputaba una prueba de Fórmula 2, al dar un trompo y ser embestido por el Lola- T 55 Cosworth de Richie Ghinter, lo que le provocó graves lesiones que le hicieron perderse el final de esa temporada y la siguiente. No volvió a reaparecer hasta el Gran Premio de Francia de 1966, al volante de un poco competitivo Lotus- BRM. Hamilton, que no pudo lograr la victoria en Australia en su debut, como hizo en 1961 el italiano Giancarlo Baghetti (Ferrari 156) único hasta ahora en conseguirlo, ha superado el récord de Arundell al lograr un tercero y un segundo puestos. Un tipo diplomático