Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA LUNES 9 s 4 s 2007 ABC Los sacerdotes no vestían ornamentos, no respetaron las normas litúrgicas y dieron la Comunión con pedazos de pan en platos En lugar de himnos religiosos, los fieles entonaron canciones popularizadas por Ana Belén y Mercedes Sosa Gran Wyoming, Willy Toledo y Melanie Olivares fueron feligreses de excepción en un acto que terminó al grito de No, no, no nos moverán La parroquia estaba ayer abarrotada, dentro y fuera de sus muros, a la hora de la misa del Domingo de Resurrección JAIME GARCÍA La misa de la parroquia cerrada al culto en Madrid deriva en un mitin Las instalaciones del templo han sido destinadas por el Arzobispado a centro social dirigido por Cáritas s Los tres sacerdotes se niegan a aceptar la medida M. ASENJO MADRID. Nadie dudaba de que la misa de Resurrección de la parroquia de San Carlos Borromeo (barrio de Entrevías, Vallecas) cerrada al culto por el Arzobispado de Madrid, se iba a convertir en un acto de exaltación de la rebeldía de los tres sacerdotes que en ella desempeñan su labor y de los fieles que les secundan. En efecto, más de un centenar de personas abarrotaban el templo hasta el extremo de obligar a abrir las puertas del mismo; fuera, otro número similar seguía la ceremonia que fue interrumpida varias veces con aplausos. Entre los congregados en los aledaños de la parroquia se encontraban los actores Guillermo Toledo, Melanie Olivares, Javier Gutiérrez y el Gran Wyoming, feligreses de excepción, que aplaudieron y jalearon a los celebrantes cuando, al final de la ceremonia, salieron a la calle. El reloj parecía haberse parado hace varias décadas, habida cuenta de que las formas, los gestos y los iconos utilizados han sido superados por el paso del tiempo. El acto religioso se convirtió, pues, en una reivindicación político- social y en un constante ataque a la jerarquía, calificada en varios momentos como Iglesia oficial La misa comenzó con una breve alocución del párroco y oficiante, Javier Baeza, que, como suele hacer, no vestía los ornamentos establecidos. Junto a él, los otros dos curas (también sin vestiduras litúrgicas) que se resisten a acatar la decisión del Arzobispado: Enrique de Castro, conocido como el cura rojo y José Díaz. El párroco invitó a los participantes a celebrar la Resurrección con júbilo, con alegría y con rebeldía y les pidió que reflexionaran sobre sus miedos y sus meteduras de pata y, en clara alusión a su oposición al cierre, les instó a que se libraran de los miedos que conducen a acallar a los que acogen a los sectores que dan repelús a todos los poderes Tras su primera alocución y para reforzar sus reivindicaciones, los congregados entonaron la canción de Horacio Garany Si se calla el cantor popularizada por Mercedes Sosa, y cuyo texto impreso había sido distribuido previamente, junto al de Sólo le pido a Dios de León Gieco, uno de los más populares del repertorio de Ana Belén. Este último fue el canto elegido para la Comunión. Además, hubo otras canciones de tinte revolucionario que sirvieron de fondo musical a la ceremonia. Tras la lectura del Evangelio del día- -la única que se realizó- el sacerdote dio la pala- Invitación a la rebeldía bra a algunos asistentes para que expresaran sus sentimientos. Muchos de ellos lo hicieron de manera sencilla y con sabor a despedida, agradeciendo tanto la labor social como pastoral de quienes aún están al frente de la parroquia. Se produjo también alguna intervención que de manera velada animaba a la desobediencia. Otra persona, en un tono exaltado, llamó a los fieles a no tragar las ruedas de molino que llegan desde arriba De Castro se mostró emocionado y refirió su experiencia con los marginados de los que dijo que le hicieron comprender que la resurrección es compartir José Díaz fue el más directo y contundente contra el cierre al culto de la parroquia. Con respecto al momento en que la medida sea efectiva indicó que desconocen cuándo llegará el golpe pero advirtió de que la Iglesia oficial tiene el arma de la paciencia y esperará a que las aguas estén tranquilas En definitiva, la rebeldía fue de una forma más o menos clara el hilo conductor de todas las intervenciones. Una vez distribuida la Comunión- -se repartieron pedazos de pan en grandes platos que literalmente volaban por las cabezas de los reunidos, al estilo de un merendero, y vino en vasos de los que bebían varias personas- -alguien entonó Un corazón fuerte para luchar como una invitación a resistir A la salida, los curas fueron aclamados, mientras algunos fieles gritaban el Nooo, nooo, no nos moverán De la fachada principal de la iglesia colgaban pancartas con lemas como De aquí no se va nadie o La jerarquía puede cerrar un local pero no la iglesia Sin fecha Una decisión que busca el mejor servicio social La acción social de la parroquia de San Carlos Borromeo ha sido, es y será reconocida unánimemente, como pone de manifiesto el hecho de que a los sacerdotes se les ha pedido que continúen asumiendo las tareas de acogida, educación y atención social que se vienen prestando desde este lugar. La decisión de cerrar al culto la parroquia se tomó en 1985, cuando fue eximida de las responsabilidades pastorales en relación con los fieles y orientada a la atención y al servicio de los marginados. Ahora se ha oficializado jurídicamente esa decisión y destinado las instalaciones a un centro de asistencia social. Por tanto, la actividad que tanto clérigos como seglares realizaban no se verá afectada, sino reforzada con el apoyo y la ayuda de Cáritas. El problema radica en que bajo el pretexto de atender a los pobres se ha intentado introducir desviaciones litúrgicas que causan estupor y ante las que las autoridades de la Iglesia han debido salir al paso para salvaguardar la fe y la doctrina.