Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA ETA vuelve a amenazar al Estado s Aberri Eguna LUNES 9 s 4 s 2007 ABC Domingo de fallida resurrección Este Aberri Eguna del PNV, programado para la resurrección del plan Ibarretxe quedó eclipsado por el comunicado etarra, verdadero telón de fondo de cualquier pretensión soberanista quizá sea más bien una metáfora de la pervivencia del totalitarismo, trataban de endosar a la concurrencia duros con la efigie de Franco y sellos conmemorativos de los 25 años de paz del caudillo. Poco a poco fue llegando público y ya al borde del comienzo del mitin reinaba en la plaza un ambiente adusto y matriarcal de señoras cardadas, subsidiariamente acompañadas por sus silenciosos cónyuges, con o sin chapela. Prestas a copar las sillas de tijera, las mujeres de la causa nacionalista fueron mucho más entusiastas y vociferantes que los hombres, aunque la convocatoria no resultó a la postre ni tan brillante ni tan vibrante como demandaba el 75 aniversario del Aberri Eguna. Flanqueados por dantzaris ataviados con trajes típicos, hicieron su aparición Ibarretxe e Imaz, acompañados por los miembros peneuvistas del Gobierno vasco y por los candidatos a las alcaldías de las capitales y de las Diputaciones. En primera fila se sentaban también expatriados a Madrid (Emilio Olabarria, Josu Erkoreka, Iñaki Anasagasti) la vicelendakari Idoia Zenarruzabeitia y el portavoz del PNV Íñigo Urkullu, algo cir, cunspecto después de haberse desayunado con la mención que le han dedicado los etarras en la entrevista de Gara Los protagonistas, Ibarretxe e Imaz, optaron por el desenfado indumentario: el lendakari iba con chaqueta azul clara de verano y camisa oxford, mientras que el presidente del PNV vestía vaqueros y jersey negro de cremallera. Antes de dirigirse a los ávidos asistentes, el lendakari tuvo que coger al vuelo la boina roja que le arrojó uno de los miembros del grupo folclórico que ejecutó el ezpata- dantza (baile de la espada) en el que se hace ondear una ikurriña de grandes dimensiones, como reclamación alegórica de libertad. Ibarretxe, en una escenografía que recordaba a la del Tengo una pregunta para usted zapateril, se empleó en desacreditar a Batasuna con referencias mitológicas: Dijo que, como Teseo, no podrá participar en la cosa pública hasta que no se quite de encima la pie- POR BLANCA TORQUEMADA BILBAO. Era evidente que el documento soberanista urdido por el PNV para este Aberri Eguna iba a encontrar, si no réplica (todo nacionalista anda enfangado en lo mismo) sí al menos la contraprogramación de ETA, entrevista en Gara mediante. Así que de poco le ha servido a Ibarretxe sacar del cajón su plan de cosoberanía para intentar salvar el tipo en unas elecciones en las que Batasuna podría finalmente lograr su reaparición sin ninguna clase de freno, a pesar de que ayer Josu Jon Imaz llamó a los proetarras abs al especular sobre qué siglas pasarán por el cedazo cada vez más agujereado de la legalidad. De modo que la banda terrorista consiguió aguar el domingo de resurrección patriótica al llamado nacionalismo democrático aunque el clima se mostró benévolo y las nubes de primeras horas de la mañana dejaron paso a un tibio sol primaveral en la Plaza Nueva de Bilbao, escenario porticado escogido por la dirección peneuvista para su mitin. No hubo paraguas sujetados por etarras, como en el sarao que protagonizó Otegi, pero sí esa tutela sórdida e inconfesable de un protagonismo que ya no estaba en los oradores del estrado, Imaz e Ibarretxe, sino agazapado tras un pasamontañas. En los prolegómenos de un acto sin vocación multitudinaria (ese añejo enclave urbano tiene capacidad limitada y lo que se buscaba era el eco mediático) se mezclaban los puestos de venta de morralla folclórica abertzale (llaveros kitsch banderolas) con los de los numismáticos y filatélicos de la zona que, en una paradoja que Simpatizantes del PNV durante la congregación nacionalista celebrada en Bilbao dra de ETA algo para lo cual, estimó, no tiene aún fuerza. Aunque atacó también de boquilla la Ley de Partidos y la exclusión de la izquierda abertzale se leyó entre líneas que al PNV tal circunstancia le viene de perlas. En cuanto a las alusiones al nuevo comunicado etarra, el jefe del Gobierno vasco intentó, igual que hizo después Imaz, que fueran las justas y no robaran protagonismo a su discurso. Afilado en su línea soberanista y alternando una parrafada en euskera con otra en castellano, Ibarretxe rescató su orgullo por haber llevado a Madrid hace dos años su proyecto de estatuto político y volvió a comprometerse a que serán los vascos los que decidirán su futuro No menos montaraz estuvo el supuestamente moderado Imaz, quien recordó el principio foralista de la relación de igual a igual entre Euskadi y el Estado Ni yo encima ni tú encima y ahondó más en el intento de minar la previsible competencia de los proetarras en los comicios, al recordar que Otegi no manda nada en ETA, según quedó demostrado en el comunicado de la banda terrorista de enero, después del atentado de Barajas. Tuvo también un guiño de territorialidad referido a Navarra, donde se mostró convencido de que van a cambiar las mayorías AFP El orgullo de Ibarretxe los testículos) por lo de las comparecencias judiciales de Ibarretxe. Los chavales confesaban que algunos dirigentes del partido iban dejando su rúbrica ahí, repetidas veces: ¿A quién le van a decir que no firman? justificaban. Luego, el gentío inundó los bares adyacentes vamos a ese, que hay rabas antes de bajar en procesión hacia la plaza del Arriaga, donde estaba ya todo dispuesto para una comilona popular bajo una gigantesca carpa. Mientras, Otegi paseaba su insolencia por el otro Aberri Eguna, el organizado por los batasunos entre Irún y Hendaya, por el afán (muy bien reflejado ahora en las apelaciones de ETA a Francia) de cruzar el Bidasoa En las vísperas de este acto, los proetarras habían ido calentando el ambiente con la anécdota del lendakari José Antonio Aguirre, quien al llegar a Berlín exiliado, comprobó que había perdido la llave de una maleta llena de víveres. Así que- -concluyen los inventores de patrias- -tuvo que romperla para poder comer. Lo mismo pasa con la situación de Euskal Herria, hay que romper la maleta Y, de paso, robarle la cartera al PNV Otegi pasea su insolencia Artillería contra Batasuna Besos y fotos Ambiente adusto y matriarcal Tanto Ibarretxe como Imaz trataron de no dar excesiva importancia al último comunicado de ETA Con gritos de Gora Euskadi Askatuta concluyó una celebración que se cerró con comilona Al final, aplausos, cánticos, gritos de Gora Euskadi Askatuta y baño de multitudes: el lendakari se prestó pacientemente a los besos de las señoras y de los niños y a las fotos con los simpatizantes, mientras Imaz atendía al flanco siempre estratégico de dar de comer a los reporteros de Caiga quien caiga Pocos jóvenes, apenas algunos militantes con sudadera roja, trataban de recabar firmas en defensa de nuestras instituciones (y de las patadas en