Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8 s 4 s 2007 Campeonato del Mundo de Fórmula 1 s Gran Premio de Malasia DEPORTES 87 Recelo a las carreras nocturnas Alonso entra en el debate de los grandes premios de noche y dice que esto no es como un partido de fútbol la posibilidad de apagones y el coste de la iluminación, 22 millones, ponen en duda los planes de Ecclestone JOSÉ CARLOS CARABIAS ENVIADO ESPECIAL SEPANG (MALASIA) Cada vez que Bernie Ecclestone sintoniza un nuevo programa con su mando a distancia, la burbuja rodante de la Fórmula 1 comienza a hacer cábalas. Toca una tecla el magnate británico y vuelan los millones a su alrededor, castillos en el aire, proyectos y demás. Su última ocurrencia son las carreras nocturnas, una artimaña perfecta para conjugar intereses. La novedad y la expectación en un deporte de aspecto inmovilista y, sobre todo, los horarios de los países asiáticos con los de la Vieja Europa y sus impactos publicitarios. Una carrera nocturna en Malasia o Singapur (está en negociaciones con esta república en su afán por ampliar el calendario a 20 pruebas) se traduce en mediodía europeo por la diferencia horaria. Y significa más ingresos por televisión, derechos y publicidad. Ecclestone busca nuevos acuerdos. Con Valencia y su presidente autonómico, Francisco Camps, con Singapur y su embajador económico, el millonario Ong Beng Seng, y en la penúltima instancia, con París. El plan francés incluye ahora una carrera en Eurodisney, entre los castillos de Mickey Mouse y los gigantescos hoteles temáticos. Aunque suene casi rocambolesco, es la nueva tendencia que propaga Ecclestone. Novedades, historias para hablar, parajes que no sean obligatoriamente circuitos. Si cuaja la idea de París, MagnyCours, en la zona más deshabitada de la campiña francesa, cancelaría su estancia en la F- 1 en 2009 para dejar paso al confort y el lujo de la capital. Sucede que a las gentes de la F- 1 no les importa vivir en los aeropuertos, pero sí recelan de las carreras nocturnas. Y sobre todo los pilotos. El viernes pasado, en su habitual reunión de cada gran premio, se habló de ello. Y no se habló bien. Algún piloto se refirió a las dificultades de conducción con sombras sobre el asfalto y otro recordó el elevadísimo coste que supone iluminar un circuito de cinco kilómetros como si compitiesen bajo los rayos de sol. Según sus cuentas, llenar de luz un trazado urbano cuesta más de 22 millones de euros. Es lo que tuvieron que desembolsar los organizadores de la última prueba de la Fórmula Indy americana por iluminar un circuito oval. A Fernando Alonso se le preguntó por la cuestión en una de las múltiples ruedas de Prensa que da cada día (la oficial de la FIA por acabar entre los tres primeros, la de los medios en lengua inglesa, la de la Prensa española) y el doble campeón del mundo se mostró receloso: Podría ser una buena noticia porque atraería al público, sería una novedad y demás. Pero no hay que olvidar que esto no es un partido de fútbol y que nosotros necesitamos ver perfectamente porque nos jugamos la vida. Nadie ha previsto que pueda haber apagones. No sé si se hará realidad, pero siempre tendremos algo que decir Entre la parafernalia de la presentación de McLaren en Valencia el pasado 15 de enero, el punto fashion los ocho millones de presupuesto, la cena multitudinaria, el entorno de la Ciudad de las Ciencias y las Artes, hubo algo que rechinó tanto a Alonso como a Hamilton o a De la Rosa. Veían mal. Tuvieron dificultades para conducir de noche en el circuito urbano diseñado para la ocasión y así lo expresaron en su momento. La iniciativa de Ecclestone puede chocar contra la unanimidad de los pilotos. La parrilla Primera fila: Massa (Bra. Ferrari) y Fernando Alonso (McLaren) Segunda: Raikkonen (Fin. Ferrari) y Hamilton (GB McLaren) Tercera: Heidfeld (Ale. BMW Sauber) y Rosberg (Ale. Williams) Cuarta: Kubica (Pol. BMW Sauber) y Trulli (Ita. Toyota) Quinta: Schumacher (Ale. Toyota) y Webber (Aus. Red Bull) Sexta: Kovalainen (Fin. Renault) y Fisichella (Ita. Renault) Séptima: Coulthard (GB Red Bull) y Sato (Jap. Super Aguri) Octava: Button (GB Honda) y Liuzzi (Ita. Toro Rosso) Novena: Speed (EE. UU. Toro Rosso) y Davidson (GB Super Aguri) Décima: Wurz (Aut. Williams) y Albers (Hol. Spyker) Undécima: Sutil (Ale. Spyker) y Barrichello (Bra. Honda) En Valencia se veía mal Alonso: Nadie ha previsto que pueda haber apagones y nos jugamos la vida ABC. es Siga el Campeonato del Mundo en abc. eurosport. es formula 1 EL CONTROVERTIDO TATUAJE DE KIMI RAIKKONEN El animal mitológico de su muñeca derecha desvía la atención de los logotipos publicitarios que rigen la F- 1 J. C. C. SEPANG. Yo sudo igual que el resto de los pilotos. Nada anormal cuando hace tanto calor contesta aburrido en la sala de Prensa Kimi Raikkonen a una pregunta supuestamente jocosa relacionada con su apodo, IceMan (hombre de hielo) y el clima sofocante por húmedo y caluroso de Malasia. Y cuando desliza la toalla por el rostro, descubre el primer foco que ha alborotado la convivencia con su nueva factoría, Ferrari. Un enorme tatuaje en la muñeca derecha que destaca por debajo de su reloj de marca en tonos negro y naranja. En el mundo de las buenas formas, de las actitudes políticamente correctas, están muy mal vistas determinadas reacciones. Reunirse en plan comité, levantar la voz, dar síntomas de alarma... Kimi ha introducido una varianteen este mundo alternativo: los tatoos Para celebrar su victoria en Melbourne en su debut con Ferrari el finlandés se ha grabado un logotipo que simboliza al- El tatuaje de Raikkonen EPA gún animal mitológico. Al sol de Malasia y en manga corta, el tatoo es lo primero que se ve en su tez casi albina. Y ahí viene el enredo: la tinta entra en conflicto con la publicidad. Las gentes de la F- 1 van uniformadas, impecables en su papel de anunciantes. Mecánicos, pilotos, cocineros, ayudantes, ingenieros, patrones... todos llevan la misma camiseta convenientemente publicitada. El tatuaje se ve mucho, más que algunos patrocinadores. Por eso se le preguntó a Jean Todt, el supremo de Ferrari, si había algún problema. El francés, claro, no hurgó en el asunto: No es parte importante en nuestra agenda. Lo más importante es que nuestra gente sea feliz. Si Kimi es feliz, nosotros también. Ahora bien, si quiere hacerse un tatuaje en la cara le recomendaría otro lugar que no le perturbe en el futuro