Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8 s 4 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 77 Muere Comencini: el cine italiano pierde la sonrisa Director de Pan, amor y fantasía a sus 90 años aún soñaba con volver a rodar TONI GARCÍA MADRID. Conocido por muchos italianos como el director de los niños (por su eterna colaboración con niños a lo largo de su carrera cinematográfica) Luigi Comencini era más popular en los círculos cinéfilos por su contribución a lo que se dio en llamar la comedia italiana un genérico que agrupaba a históricos como Mario Monicelli, Ettore Scola o Dino Risi. El realizador, nacido en Saló (Brescia) en 1916, hubiera cumplido 91 años el próximo 8 de junio sin perder un ápice de su pasión por el cine, según explicaba su hija Cristina poco después de su muerte: Mi padre aún soñaba con hacer películas, con poder volver algún día a su tribu Comencini, que pasó parte de su infancia en Francia, estudió arquitectura en Milán y no fue hasta 1939 cuando obtuvo un diploma en dirección cinematográfica. La Segunda Guerra Mundial le puso difícil debutar en la gran pantalla, cosa que consiguió inmediatamente después de la gran contienda cuando en 1946 estrenó Los niños de la ciudad Su nombre, citado como el de un clásico por los estudiosos del cine italiano de los años 50 y 60, se hizo muy popular con Pan, amor y fantasía que en 1953 ganó el Oso de Plata en el Festival de Berlín. La película contaba la historia del mariscal Carotenuto (interpretado por un descomunal Vittorio de Sica) que es enviado a una imaginaria ciudad del sur de Ita- Comencini, durante el rodaje del filme Eugenia en París en 1981 lia, donde se convierte en el- -involuntario- -protagonista de una monumental comedia de enredos donde también destacaba una bellísima Gina Lollobrigida. El filme fue nominado a dos Oscar, y colocó a Comencini en la lista de directores italianos a tener en cuenta, además de provocar la consiguiente secuela, Pan, amor y celos sólo un año después. A partir de entonces su carrera comenzó un vaivén de visitas a festivales como Cannes o Venecia, hasta que este último le concedió en 1987 el León de Oro a toda su carrera. Su muerte ha generado reacciones desde todos los campos e incluso el alcalde de Roma, AFP Un clásico Nominado a dos Oscar, el Festival de Venecia le concedió en 1987 el León de Oro a toda su carrera Walter Veltroni, ha declarado: No sé hasta qué punto Comencini amaba la definición de director de los niños pero sé que los niños necesitan a un niño mayor que ellos que dé voz a sus sentimientos. Luigi Comencini ha sido este niño mayor muchas veces y creo que su rigor, su ligereza en el sentido más alto del término y su discreción, ligada a una obstinada capacidad de leer nuestra sociedad y nuestra vida, permanecerá en la memoria de todos nosotros