Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 8 s 4 s 2007 ABC TOROS Sólo le faltó morir en el ruedo Hoy se cumplen 45 años de la muerte de Juan Belmonte en Gómez Cardeña su finca sevillana, pistola en mano... POR ZABALA DE LA SERNA A la seca detonación le siguió el silencio eterno. La bala atravesó en un suspiro toda la película de recuerdos grabada en su cabeza. A 800 metros por segundo, según los estudios de balística, recorrió toda la vida del genio. Los toros de la luna en Tablada, novelados por Chaves Nogales, bramaban en la oscuridad de los tiempos; la histórica quincallería de Triana bajaba el cierre como un telonazo de óxido chirriante; el debut de patetismo y oro, voltereta a voltereta, de Valencia, con un vestido desahuciado, se rompía como un cristal de bohemia cruzado por un rayo; el primer y glorioso enfrentamiento en 1914 con Joselito el Gallo en Madrid, su amigo que le tendía a la velocidad del trueno la mano desde el final luminoso del largo túnel de sombras: Qué solo he estado desde que te fuiste en Talavera, José Todos las frases del mundo se desconectaban de las terminaciones neuronales que se apagaban como plomos fundidos por el plomo: Si Joselito llevaba el toreo en la cabeza, Belmonte lo llevaba en el corazón. No queremos simbolizar en el corazón la valentía, sino el sentimiento. El toreo de Joselito asombraba por su maestría, por su extensión, por su difícil facilidad para solucionar cuantos problemas plantea el toro en la plaza. El toreo de Belmonte sorprendía, por inexplicable: inquietaba por imposible, dolía verle torear. A Goya le faltó en su Tauromaquia la cara de las multitudes viendo torear a Belmonte El párrafo vibraba evaporándose en un eco de la voz de Gregorio Corrochano, el rugido de las masas. Aquel 2 de mayo de 1914 en la Vieja Plaza de Madrid pasaba del sepia al color de la vivencia nítida en las últimas décimas de segundo: Aquello fue más que una revolución, una revelación. Algo sobrehumano, casi divino, había acontecido en el círculo de la plaza, por obra de Juan Belmonte, que traía al Toreo las nuevas tablas de la Ley (Acebal) Todo el peso de sus leyes cayeron sobre la espalda que exhalaba ahora un sudor frío. La revolución revelación que alumbró la tauromaquia moderna le cayó como un yugo de soledad, que aún sentía en 1962, desde 1920: A Joselito le ha matado un toro Y el fotograma de 1922 se repitió con su retirada, y el de 1934 con su reaparición y su toreo pulido por los hombres que en su ausencia prolongaron sus dictados en los ruedos. Y a la quietud, el temple, el mando, le bajaron las manos a la verónica, le bajaron las manos al toreo. Por la seca detonación cayeron como hojas sus propias frases sobre sí mismo- en una actividad predominantemente física jamás ha podido triunfar un hombre físicamente arruinado como yo; si en el toreo lo fundamental, y no el espíritu, no habría triunfado y sentía que se olvidaba más de su cuerpo que nunca, que su mano aflojaba la culata de nácar de la pequeña pistola que siempre le acompañó. Los rostros de los intelectuales que lo rodearon se aparecían como las caras de Bélmez en las paredes: Zuloaga, Sebastián Miranda, Pérez de Ayala, Valle- Inclán. Don Ramón, qué razón tenía: Juanito, sólo te falta morir en el ruedo Si así hubiera sido, la vida que la bala borró, tras recorrerla, se recordaría hoy, cuarenta y cinco años después de Gómez Cardeña a la vera de los setenta, con un minuto de silencio en todas las plazas de España, como las muertes de Joselito y Manolete. Sólo en eso le ganaron la partida. Itzik Galili, en una imagen de archivo ABC Itzik Galili: El movimiento es el primer medio de comunicación El coreógrafo israelí ofrece dentro de Madrid en Danza su obra Heads or tales JULIO BRAVO MADRID. Es la tercera vez que la compañía holandesa Galili Dance visita Madrid. En esta ocasión, sus representaciones en la capital tienen un sabor especial, porque el conjunto que dirige el coreógrafo de origen israelí Itzik Galili cumple diez años. Para celebrar el aniversario, Galili ha creado Heads or tales una pieza que su responsable define como un festín para los sentidos y en el que ha contado con la colaboración de la Academia de Danza de Rotterdam. Quería hacer algo diferente- -explica el coreógrafo desde el Valle del Jordán, donde pasa unos días antes de viajar a España- algo inusual para la compañía, que fuera al tiempo educativo para la gente. Yo no quiero sólo entretener al público. Quiero que se pregunten, que se interroguen. La danza tiene que provocar, que desarrollar la imaginación y la curiosidad Para esta pieza- -que se podrá ver en el teatro Albéniz del 13 al 15 de abril- Galili partió de una reflexión sobre los diez años de trabajo de la compañía y de lo que los críticos han dicho de él. De algún modo, dice, ha trabajado con el pensamiento puesto en el efecto mariposa (una variación mínima en un sistema puede provocar un efecto mucho más grande) y en crear a partir de algo destruido previamente. Galili, que lleva establecido en Holanda desde hace más de una década, cree que la danza no puede ser un movimiento sin más; quiero que sea un viaje hacia el alma, hacia el interior del bailarín y, por tanto, también del público. La danza se crea a partir de individuos, de seres humanos, no sólo de cuerpos, y eso debe transmitirse en las coreografías. Las obras pueden cambiar en función de quién las baila, pero lo que no cambia es el corazón, el alma que llevan dentro La danza, dice el coreógrafo israelí, es uno de los lenguajes más universales; no sólo porque es la única de las artes escénincas que no necesita del texto, sino que el movimiento es lo primero que observamos, y es también uno de los primeros medios que tiene la gente para comunicarse Más información sobre la compañía: http: www. galilidance. com Impactante reaparición de Castella en Arles con cuatro orejas y un rabo ABC ARLES (FRANCIA) La Feria de Pascua de Arles (Francia) se inició el viernes con buenas noticias en una tarde espléndida de ambiente de no no hay billetes y con muy buena nota en lo taurino. Los tres toreros salieron en hombros: uno que reaparecía tras un gravísimo percance y que es el nuevo ídolo francés, que jamás tuvo esta afición: Castella (dos orejas y dos orejas y rabo) Otro torero que dice adiós y al que han reconocido en el prólogo al hacerle entrega el alcalde de las llaves de la ciudad francesa: César Rincón (palmas y dos orejas) y un torero que no contaba el año pasado y que cuenta ya sin duda alguna, Juan Bautista (oreja y dos orejas) Los toros de Domingo Hernández, bien presentados con distintas hechuras, en general dieron buen juego, con matices, según informa mundotoro. com. Ayer, sábado, el excelente toreo de una gran faena protagonizada por Julián López El Juli en el cuarto toro de El Pilar, de notable condición, fue el momento más sobresaliente de la segunda corrida de Arles. Una faena difícil de superar y que valió por toda la corrida. Siempre a más, primero sin obligar demasiado, luego sacando los vuelos de la muleta por debajo de la pala del pitón, ligando los pases largos y profundos. Con lleno de no hay billetes se lidiaron cinco toros de El Pilar, bien presentados y de buen juego en general, y uno (tercero) de Mercedes Pérez Tabernero. El Juli (silencio y dos orejas) Tejela (ovación y silencio) Y Medhi Savalli (silencio y ovación tras dos avisos) Por la mañana, se lidiaron novillos de San Román. Álvaro Samper, silencio y saludos; Joselito Adame, vuelta y dos orejas; Oliva Soto, oreja y vuelta.