Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8- -4- -2007 Muere a los 90 años el director de cine italiano Luigi Comencini 75 LA AMPLIACIÓN Quisiera que todos se den cuenta de que los servidores públicos les hemos servido. Y que lo valoren EL MOMENTO MÁS DURO Lo pasé mal en las tensísimas, durísimas sesiones del Patronato sobre el proyecto de Moneo. Su humildad ha sido su grandeza -Y el Prado ha sido la horma de su comedimiento. ¿Cómo le comunicaban que necesitaban los cambios? -Moneo es un arquitecto genial, pero es navarro y es testarudo, como buen navarro. Para que se apee de una idea o de una terminación, de cualquier detalle, hay que armarse de razones. Eso ya lo viví yo en el Museo Thyssen con aquellas batallas homéricas entre el arquitecto y la baronesa. Acabaron muy bien y a la vista está. los. En el primer concurso había muchos chirimbolos y me pareció una sanísima decisión dejarlo desierto. El segundo lo ganó Moneo precisamente porque es un arquitecto medido. Es incontestable y prestigioso, pero es comedido. Rodrigo Uría en la sala del claustro de Los Jerónimos, en el nuevo edificio de Moneo, durante la presentación a la prensa -En la presentación ya dijo que es el mejor director del Prado. ¿El personal cómo lo ve todo? más injustas que recuerda? por los zurbaranes que ellos tienen. Tenemos aquí la gran exposición de Tintoretto y el 26 de junio viajaré acompañando a los Reyes a Pekín para inaugurar una exposición muy importante de nuestros fondos que luego irá a Shanghai. Todo esto se ha hecho con la obra de Moneo en marcha. permitió repetidas veces que el Patronato modificase sensiblemente su proyecto. Allí había arquitectos muy vinculados a antiguos proyectos del Prado. Pero creo que en este momento Rafael está muy satisfecho de eso, de haber terminado el proyecto en diálogo con el Patronato. Los miembros de la comisión prácticamente vivíamos en su estudio. Moneo, con esa humildad, dio muestras de verdadera grandeza. -Es excepcional y nunca habrá otro como él. -La ampliación es para ellos, para los restauradores su nuevo taller bien dotado y con iluminación natural. Para todos los almacenes de más de mil metros, donde se podrán ver y estudiar los cuadros, el gabinete de dibujo... El Prado tenía un problema respiratorio, Villanueva no respiraba y nos iba a entrar el enfisema. Con esto, el Prado ya respira. -Para eso hemos organizado las jornadas de puertas abiertas, los fines de semana de mayo y junio, para que la gente pueda verlo gratis, guiada por estudiantes de arquitectura. -Y todo el mundo quiere verlo. -A la hora de meterse con el Prado he oído cosas... Cuando hicimos la ley del Prado ¡se nos dijo que íbamos a privatizar el museo, que caía en manos de los mercaderes! Nadie se leyó la ley. Era y sigue siendo del Estado, las obras son inalienables... Lo que me gustaría es que la gente que venga se pasee a gusto por el nuevo Prado, por el maravilloso entorno, las 8.000 plantas de boj. Y que se den cuenta de que los servidores públicos les hemos servido, que lo estamos haciendo para ellos. Y que lo aprecien. -La inauguración en Pekín será un altavoz inmejorable para hablar también de la ampliación. -A dos personas. A José Antonio Fernández Ordóñez y a mi madre, pintora, mujer que me traía al Prado desde los 4 años y que acababa siempre sus visitas en el Juan de Valladolid de Velázquez, en donde ella me hacía ver cómo estaba puesta la figura sin apoyatura alguna. Por eso, cuando le dije que me habían nombrado presidente del Museo del Prado, me dijo: Ay, Rodri, no me podías haber hecho un regalo mejor Ella tenía 90 años por entonces. ¿Quién le gustaría que estuviera viviendo la apertura del nuevo Prado? ¿A quién echará de menos en la inauguración? -Naturalmente. El Prado es el plato fuerte del año de España en China. ¿Cuáles han sido las críticas -Tenemos dos muestras itinerantes de retrato español coincidiendo en Bilbao. Hemos prestado a Barcelona la colección Naseiro, complementada -También dijo el otro día que el Prado está más vivo que nunca. -Las tensísimas, durísimas reuniones del Patronato sobre el proyecto de Moneo. Allí yo lo pasé muy mal y defendí desde el primer día el proyecto. Además, hay que destacar la grandísima humildad con la que ¿Cuál ha sido la encrucijada más difícil en estos años? -Había quien temía el impacto, pero también hubo voces que pidieron lo contrario, algo visible, como la Pirámide del Louvre. -Sus palabras demuestran que el Prado es algo muy íntimo para todos los visitantes. ¿Ahora ese valor también se va a multiplicar? -Eso yo lo llamo la tesis del chirimbolo Siempre hay alguien que quiere que pongamos un chirimbolo, con enorme sex appeal y que traiga polémica. Yo creo que el Prado no es así, no necesita chirimbo- -El problema tiene que ver con el tamaño y la importancia de los cuadros. Tiene usted que ver a los chavales que vienen de un colegio con sus gritos y algarabía, llegan ante Carlos V en la batalla de Mühlberg y se sienten, como nosotros, íntimamente pequeños; o entran en la sala XII, la de las Meninas, y les inunda el respeto.