Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8 s 4 s 2007 MADRID 59 La lluvia desluce las procesiones Intentaron desafiar a los elementos pero, finalmente, la mayoría no pudieron. En unos casos por temor a la lluvia y en otros por los chaparrones, muchos fieles y cofradías no pudieron salir en procesión POR M. AMADO MADRID. Ni siquiera el contundente grito ¡Al cielo con Él! pudo con el aguacero que cayó sobre la ciudad el pasado Viernes Santo. Fieles, cofrades y penitentes soportaron estoicamente el mal tiempo; sin embargo, muchos se derrumbaron cuando no pudieron salir en procesión o se vieron obligados a dar la vuelta. Éste fue el caso de la Archicofradía Primaria Nacional de la Real e Ilustre Esclavitud de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que se vio obligada a suspender la salida de la imagen que desde hace trescientos años se venera en Madrid, Jesús de Medinaceli. Lo que no logró la historia en cuarenta años, lo consiguió la persistente lluvia- -y hasta el granizo- -que caló el viernes todos los rincones de la ciudad. Y aunque a las siete de la tarde todo estaba preparado en la Basílica para la procesión, finalmente la talla del siglo XVII se quedó a las puertas del Templo, ante la atenta mirada de numerosos fieles cobijados bajo sus paraguas. Pero la de Jesús de Medinaceli no fue la única procesión que no desfiló por las calles de Madrid. Según informó a Efe el asistente eclesiástico de Hermandades y Cofradías del Arzobispado, Francisco Andrés Martínez, fueron suspendidas o tuvieron que regresar de modo apresurado a sus iglesias otras siete procesiones más. Fue el caso del Santísimo Cristo de los Alabarderos, que, pasadas las siete de la tarde fue sacado a hombros del Palacio Real por miembros de su Congregación. Aunque intentó desafiar al mal tiempo, esta talla de los Hermanos Martínez tuvo que volver sobre sus pasos media hora después. UNA Y MEDIA Jesús Higueras RESURRECCIÓN ALE la pena vivir? Esta pregunta es la que millones de personas se hacen a diario ante el misterio del sufrimiento inútil y absurdo que inunda su vida o la de sus hermanos los hombres. Pero la única respuesta convincente la encuentra la humanidad en Jesucristo Resucitado. Por eso el Aleluya Pascual de la Iglesia, el Aleluya que cantamos todos los cristianos en estos días tan intensos espiritualmente no es patrimonio exclusivo de la Iglesia, puesto que esta alegría creyente ante el misterio de la Resurrección de Jesucristo debe extenderse por toda la humanidad. Cristo no ha resucitado para unos pocos. La Resurrección de Jesucristo significa el triunfo de la humanidad, el devolver un sentido a todo sufrimiento humano, incluso al de esas personas que todavía no conocen a Dios. Sin fe, este discurso podría parecer absurdo, pero la cruz para los creyentes no es ningún escándalo. En la cruz de Cristo se resuelven todos los absurdos y las preguntas del hombre, puesto que la cruz es el camino necesario para la glorificación. Cristo es glorificado en la medida en que se entrega. El ser humano también será glorificado por Dios en la medida en que viva una vida de humillación y de entrega. Ninguna vida es absurda y ningún sufrimiento es inútil, porque la última palabra en la vida humana no es muerte, sino VIDA definitiva, en plenitud y en comunión con la gloria de Dios. En estos días los cristianos tenemos que ser anunciadores de la alegría que nos espera a todos los hombres de buena voluntad, alegría que nos ha conquistado Jesucristo con su Muerte y su Resurrección para todos, a los cuales se les ha perdonado los pecados y sus consecuencias. Cristo resucitado es el motivo de la esperanza para seguir viviendo, aunque a veces nos pueda parecer nuestra vida una comedia, una mueca o un absurdo. Sólo en Cristo resucitado encontramos la fuerza y sólo en la comunión con el resucitado encontraremos el motivo para seguir y llegar junto con todos nuestros hermanos los hombres a la patria del Cielo, también con nuestro cuerpo y no solamente con nuestro espíritu. Domingo de Resurrección Los actos de Semana Santa se cerrarán hoy, Domingo de Resurrección, con la tradicional tamborrada a cargo de la Cofradía de la Crucifixión del Señor y de San Francisco de Asís de Zaragoza. Partirá a las 12.00 horas del Monasterio de las Madres Jerónimas del Corpus Christi y discurrirá por la plaza del Conde de Miranda, calles Sacramento y Cordón, plaza de la Villa, Mayor, Ciudad Rodrigo y Plaza Mayor. ¿V Ayer el tiempo dio una tregua y se pudieron desarrollar las dos procesiones del Sábado Santo Talla del siglo XVII nes programadas para el Sábado Santo. La más madrugadora fue la procesión de la Virgen Dolorosa, que celebra la Archicofradía Primaria Nacional de la Real e Ilustre Esclavitud de Nuestro Padre Jesús Nazareno. A las ocho de la mañana, y arropada por menos fieles que otros años, la Virgen Dolorosa comenzó a recorrer el barrio de las Letras en un desfile que se desarrolló con absoluta normalidad. Esta procesión precedió ayer a la de Nuestra Señora de la Soledad, organizada por la Real e Ilustre Congregación de Nuestra Señora de la Soledad y Desamparo y Santo Cristo del La Virgen de la Dolorosa recorrió ayer el barrio de las Letras Sepulcro. Tampoco el tiempo pudo con esta talla del siglo XVIII y a las cinco de la tarde, arropada por sus fieles, partía de la iglesia de San Ginés. Esta procesión, que contó con la participación de una cofradía de tambores de Zaragoza y del Real Gremio de Halconeros, recorrió solemnemente la Puer- EFE ta del Sol, la calle Mayor, Bailén y la plaza de Oriente. Ya hoy, el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, presidirá a las 12.00 horas, en la Catedral de la Almudena, la Solemne Misa de Pascua de Resurrección. Misa en la catedral Sábado Santo Lo mismo ocurrió con las procesiones del Santo Entierro, María Santísima de los Siete Dolores, las del Silencio, el Divino Cautivo y Parroquia de San Andrés (Villaverde Bajo) Afortunadamente, ayer el tiempo dio una tregua en esta lluviosa Semana Santa. Así, pudieron desarrollarse sin incidentes- -aunque en algunos casos con imágenes protegidas con plástico- -las dos procesio-