Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID DOMINGO 8 s 4 s 2007 ABC PECADOS CAPITALES Mayte Alcaraz ALONSO, EN LA RESERVA l Ministerio de Defensa no da una en Madrid. Dos proyectos vendidos a bombo y platillo siguen languideciendo ante la incuria de sus responsables. Menos mal que la vida de los madrileños no depende de las gestiones que tiene encomendadas el Departamento de José Antonio Alonso, porque si así fuera estaríamos listos. Ni la Operación Campamento ni el Hospital Central de la Defensa tienen visos inmediatos de convertirse en algo más tangible que un bonito proyecto dibujado por ordenador. Hace ahora un año que Zapatero, Bono (entonces ministro de Defensa) Gallardón y Aguirre se reunían para vender el derribo de las vetustas instalaciones militares que todavía sobrevivían en el barrio de Campamento, para luego reconvertir ese espacio en una pequeña ciudad de 10.000 viviendas, la mayoría de ellas de protección oficial. Pues bien, aquel acto reproducido hasta el infinito en las portadas de todas las publicaciones, se ha quedado en papel mojado y lo más que han hecho sus responsables es derribar algunos inmuebles militares (400.000 metros cuadrados) a la espera de que el Consistorio valore las alegaciones vecinales que siguen en el éter, sin respuesta alguna por parte de las autoridades municipales. Vamos, que nadie espera que antes de un año empiecen las construcciones. Tan decepcionante es, pues, este proyecto, como el que sigue sin materializar el Ministerio de Defensa con respecto al futuro Hospital Central de la Defensa, que muchos sitúan en el antiguo Gómez Ulla pero que nadie se atreve a concretar. Y en el terreno de los hospitales militares, este organismo no lo ha podido hacer peor: tiene en el aire desde hace años el hospital del Generalísimo y en venta el Policlínico Naval sin que nadie lo quiera comprar, y se derribó el Hospital del Aire, en Arturo Soria, y ahí sigue el solar. Como era un proyecto del PP, a la basura. Y ahora no tenemos ni hospital viejo ni hospital nuevo. Concretando, que todos los proyectos sobre antiguos emplazamientos militares han pasado a la reserva. Como el ministro Alonso, que parece que tiene la mente puesta en el proceso y no en lo que toca. E El viceconsejero de Inmigración entra en una de las viviendas con la madre de Diego Armando Estacio JAIME GARCÍA La familia de una de las víctimas de la T- 4 recibe dos viviendas protegidas Los pisos, de tres habitaciones, están junto a la plaza de Castilla s Nueve familiares de Diego Armando Estacio llevaban dos meses viviendo en una habitación de hotel M. OLIVER MADRID. La familia de Diego Armando Estacio, una de las dos víctimas del último atentado de ETA en la T- 4, recibió ayer las llaves de las dos viviendas que la Comunidad de Madrid les ha decidido regalar. Los inmuebles, de tres habitaciones cada uno y con plaza de garaje, se encuentran en el número 47 de la calle Mártires de la Ventilla, junto a la plaza de Castilla. En estos pisos está previsto que residan la madre, una abuela, un tío y los seis hermanos de la víctima, que hasta ahora estaban residiendo en una habitación de hotel desde hace dos meses. Fueron ellos los que nos hicieron llegar que no estaban recibiendo ayudas de ninguna otra Administración, por lo que hemos decidido entregarles dos pisos del Ivima apuntó ayer el viceconsejero de Inmigración, Carlos Clemente. La Comunidad de Madrid cuenta con un sistema de adjudicación de viviendas públicas para casos de emergencia social, previsto para acontecimientos extraordinarios, como derrumbamientos, catástrofes naturales o actos de terrorismo que requieren la intervención pública de forma inmediata. De esta manera, el Ejecutivo autonómico puede adjudicar viviendas públicas a los afectados por un acontecimiento extraordinario que dejase sin vivienda o en una situación de especial gravedad a algún individuo o colectivo social, como es el caso de esta familia ecuatoriana. Su abuela, Inés Feijoo, no pudo evitar las lágrimas al recordarle. Gracias porque están ayudando a mi nietito, gracias por tener esta casita, se lo agradezco de todo corazón En el acto de entrega, Clemente estuvo acompañado por el director general de Arquitectura y Vivienda de la Comunidad, Juan Blasco, y el directorgerente del Ivima, José Antonio Martínez Páramo, que transmitieron a los familiares la solidaridad de los madrileños y su deseo de que toda la familia logre sobreponerse a la pérdida del joven y se integre plenamente en Madrid. El viceconsejero también señaló que las políticas de integración puestas en marcha por el Ejecutivo autonómico están a disposición de los familiares de Diego Armando Estacio para que puedan seguir formándose en la región tanto a nivel educativo como en el campo laboral. Los inmigrantes que viven en nuestra región tienen las mismas oportunidades, los mismos derechos y deberes que el resto de los madrileños destacó. Por su parte, la familia de la otra víctima del atentado, Carlos Palate, decidió trasladarse a Valencia poco después de su muerte. La alcaldesa Rita Barberá estudia también entregarles un piso. Una casa es una cosa seria Ayer, no dudaron en acudir todos a la entrega de llaves de los dos pisos. Jacqueline Sivisapa, madre de la víctima, se mostró algo parca en sus palabras aunque afirmó sentirse muy contenta por todos los miembros de su familia, ya que una casa es una cosa muy seria En la mente de todos sigue vivo Diego Armando Estacio. Era un chico tranquilo y risueño; tenía unas ganas enormes de vivir Diego Armando Estacio se había instalado en España hace más de tres años, después de vivir un tiempo con su madre en Italia. Nada más aterrizar en Madrid se trasladó a vivir, en un primer momento, con su padre al barrio de Puente de Vallecas, para trabajar con él en un empresa de construcción. Poco tiempo después decidió irse a vivir con su novia, y el hermano de ésta, a la zona de Entrevías con el deseo de establecerse definitivamente en nuestro país y poder echar raíces. Su familia le recuerda como un chico tranquilo, risueño y contento Su pasión era el fútbol. De su etapa italiana todavía mantenía su pasión por el Milán. Tenías unas ganas enormes de vivir recordó su amigo Cristiano Álvaro. El atentado de ETA acabó con ellas de golpe.