Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8 s 4 s 2007 Empresa ECONOMÍAyNEGOCIOS 41 Concentración de humos La creciente presión fiscal y la restrictiva normativa en consumo sobre las tabaqueras han obligado a estas compañías a ganar tamaño, a través de compras, diversificación y expansión en mercados emergentes para subsistir y competir en mejores condiciones POR MARÍA JESÚS PÉREZ MADRID. Esto es un inglés, un francés y un español, que están sentados, un viernes por la noche, hablando por teléfono, a tres bandas, de forma amistosa... Podría ser el comienzo de un chiste, pero no lo es. Y aunque a más de uno le hubiera gustado que fuera el inicio de una gracieta se trataba de un paso adelante más hacia la integración de toda una industria. La del tabaco. El viernes 16 de marzo, Gareth Davis (el inglés consejero delegado de Imperial Tobacco) llamaba a Jean- Dominique Comolli (el francés presidente de Altadis) y a Antonio Vázquez (el español también presidente de la hispano- francesa) para proponerles la compra de la tabaquera a un precio de 45 euros por acción, que valoraba la compañía en 11.525 millones de euros. Sin embargo, y también amistosamente tanto el francés como el español rechazaban la oferta del inglés por considerarla insuficiente, porque no refleja el valor estratégico de la compañía y de sus activos únicos y diversificados, así como tampoco sus perspectivas de crecimiento futuro Tras tanto rumor que la situaban como una de las últimas peritas en dulce del sector, era cuestión de tiempo que Altadis entrase en el proceso de consolidación del sector tabaquero en el mundo, iniciado ya hace casi una década. Y si bien esperaba ser sujeto activo de un movimiento comprador, se ha convertido en el objeto de deseo de muchos, y no sólo de los británicos. La última gran operación en el mundo del tabaco había sido a finales de 2006, la compra de Gallaher por Japan Tobacco, que ofreció, en efectivo, 11,40 libras por acción, lo que valoraba a Gallaher en unos 14.000 millones de euros. Y es que las propias compañías tabaqueras han apostado desde hace años por un proceso de consolidación sectorial que desembocaría en tres o cuatro grandes grupos en los próximos cinco a diez años. Es un sector cuanto menos curioso. De los pocos que tuvo una época de gran crecimiento, que pasa por un periodo de relativa madurez, pero que claramente entra en una fase de decadencia asegura Pedro Parada, profesor de Esade. La creciente presión fiscal, la restrictiva normativa en materia de consumo y publicidad, y las continuas demandas de los consumidores contra las empresas tabaqueras, sobre todo, en Estados Unidos, han obligado a estas compañías a intentar ganar tamaño para subsistir y poder competir en mejores condiciones. En este sentido, Altadis es prácticamente la última gran tabaquera opable, ya que el resto son demasiado grandes y se solapan en varios mercados a la vez. Por ello, la hispano- francesa se ha postulado como una pieza clave en este aún hipotético proceso de consolidación, ya que su liderazgo en la cuenca mediterránea hace de ella un objetivo para Imperial Tobacco que no contaría con problemas de competencia señalan desde Ahorro Corporación. Las cada vez mayores restricciones legales y el cuestionamiento social a los que fuman, y, por tanto, a las empresas que dan de fumar, hace que éstas cambien su estrategia de negocio y crecimiento hacia otros ámbitos y zonas geográficas añade el profesor Parada. El desafío es cómo seguir siendo un negocio rentable y atractivo en todo el mundo. Los expertos señalan, por un lado, seguir con la consolidación, que, en el caso español, ya se inició con la propia Altadis, producto de la fusión de la española Tabacalera, y la francesa Seita, en octubre de 1999. Y, por Una consolidación en marcha desde hace casi una década La oferta de Imperial Tobacco sobre Altadis es el último paso en un sector que vive un proceso de consolidación que dura ya nueve años. Sobre la hispano- francesa se ciernen varios escenarios. Según los expertos, en el primero, Imperial presentaría una nueva oferta cercana a los 50 euros por acción. En un segundo escenario, BAT, y si se diera el caso anterior, lanzaría una contraoferta, que sería la mejor situación para Altadis, ya que la guerra de precios empujaría la acción al menos hasta esos 50 euros. En un tercer escenario, Philip Morris lanzaría una oferta por Imperial. En este caso, según los analistas de Banif, Altadis podría convertirse en socio y comprar algunos activos de Imperial en Europa continental. El peor caso para Altadis: BAT lanza una opa por Imperial; Japan Tobacco se centra en la adquisición de Gallaher; y mientras BAT e Imperial se fusionan, y Philip Morris está descartado por razones de competencia, a Altadis no le quedaría candidato alguno al que unirse para crecer. Y, por último, Imperial desiste de su acercamiento a Altadis y no hay cambios en el sector. Un escenario muy improbable. La restricción de fumar ha mermado el negocio de las tabaqueras EPA tenerse en el futuro. Uno, apostar por la diversificación apunta, y dos por la penetración en mercados en vías de desarrollo Renart recuerda que las tabaqueras llevan ya años diversificándose en otros campos, entre los que destaca el sector de la alimentación y de la logística, aprovechando, en el segundo caso, esa infraestructura tan potente que han logrado construir en el entorno de la distribución del tabaco a los estancos, como es el caso de Altadis y su filial Logista En el supuesto de la interna- Para seguir creciendo las tabaqueras se plantean dos caminos viables: diversificar e internacionalizarse otro, ver otras vías de expansión alternativas. Lluis Renart, profesor de IESE, opina que a las tabaqueras se les plantea la posibilidad de seguir por dos caminos viables para man- Altadis, un modelo de crecimiento a seguir Altadis es considerada en el mercado como un modelo a seguir. Empezó su propia consolidación (fusión Tabacalera y Seita) ha sabido diversificar como pocos (tres divisiones, tres negocios) y está expandiéndose hacia los países emergentes. La división de cigarrillos es buena prueba de su estrategia. Este mercado en el mundo mantiene su crecimiento desde hace más de 10 años, con una progresión anual de entre el 0,5 y el 1 gracias a la estabilidad del mercado europeo y al intenso crecimiento demográfico y la mejora del nivel de vida de los países emergentes. Altadis fabrica 118.600 millones de cigarrillos, y es ya el quinto fabricante mundial, además mantiene una clara posición de líder en España, Francia y Marruecos. Mientras, el mercado mundial de puros cuenta con muy pocos actores internacionales. Altadis es el número uno, muy por delante de su más inmediato competidor. Vende en más de cien países. Por último, es la única del sector capaz de compaginar la actividad de logística tabaquera con la distribución de numerosos productos muy diversificados. cionalización de mercados aún por explotar, las oportunidades son diversas. Como por ejemplo Irán, un mercado donde el consumo del tabaco está aún por debajo del resto de países emergentes. En estos mercados la demanda crece y tiene todos los visos de seguir creciendo, por tanto hay que saber identificar los países en cuestión y adelantarse a las compañías competidoras añade el profesor Pedro Parada de Esade, que opina que aún quedan por ver dos o tres fusiones más, el límite estará en cuándo será difícil de encajar una suma clara de negocios y mercados Los expertos coinciden en que las compañías han sabido posicionarse sin hacer compras ni crecer a lo loco, sino buscando la complementariedad de marcas y mercados, a través de un crecimiento defensivo en el largo plazo. Es el ejemplo de Altadis, una empresa que tras fusionarse es la tercera mayor de cigarrillos en el mercado europeo, líder en el español y marroquí, segundo en el francés y uno de los principales en el ruso. Un modelo a seguir.