Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA DOMINGO 8 s 4 s 2007 ABC Los asiáticos del Marine I inician una huelga de hambre en Mauritania C. MORCILLO MADRID. Han pasado 55 días desde que los recluyeron en una vieja nave de pescado del puerto mauritano de Nuadibú. Los 369 inmigrantes del Marine I sabían que su futuro era incierto, pero no alcanzaban a imaginar una espera tan larga y desesperanzada. Ahora son 23 las personas que aguardan entre cuatro paredes, sin nada que hacer, sin información sobre su situación administrativa o sobre la ley nacional a la que están sometidos según denuncia Médicos del Mundo. El viernes los 23 inmigrantes, los últimos que quedan en Nuadibú porque no han querido acogerse al retorno voluntario, iniciaron una huelga de hambre. El fin es pedir información sobre su futuro y evitar su repatriación. Nos han dicho que prefieren quedarse en un país africano a regresar a sus lugares de origen. Temen por su seguridad si vuelven a su casa explica la coordinadora de Médicos del Mundo en Nuadibú, Pino González. Según los testimonios recabados por la ONG, estas personas proceden de la Cachemira india, una zona que se disputan el Ejército indio y los rebeldes que aspiran a su unión con Paquistán. Hasta llegar al momento de la huelga los 23 inmigrantes han vivido todo tipo de penurias: las conocidas incluyen una travesía de varias semanas en un barco chatarra, un rescate más que problemático, y una retención que dura ya casi dos meses. Todos sus compañeros de viaje (hasta 369) han sido repatriados a sus países de origen a través del programa coordinado por la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) Ellos no quieren oír hablar de vuelta, de ahí que Médicos del Mundo solicite formalmente al Gobierno español que traslade a nuestro país a estas 23 personas para estudiar caso por caso y decidir sobre una eventual concesión de asilo. La organización esgrime argumentos sanitarios: La mayoría ha sufrido crisis de ansiedad y, en general, se encuentran en un estado continuo de angustia que les provoca cefaleas, insomnio y estrés afirma Pino González. El rescate y la custodia de las autoridades españolas evidencia la responsabilidad de España sobre estas personas concluye la presidenta de la ONG, Teresa González. La tripulación se puso los chalecos salvavidas, pero nosotros no podíamos bajar a por los nuestros Llegada a Madrid de algunos de los pasajeros del crucero que naufragó en Santorini EFE Los náufragos españoles llegan indignados y asustados Ya ha aterrizado o en Barajas o en El Prat el grueso de los turistas que sufrieron el naufragio en la isla griega de Santorini BEGOÑA CASTIELLA ATENAS MADRID. Ya han llegado a España sin maletas y con lo puesto. Sus únicos equipajes eran la indignación y el miedo acumulado tras una experiencia traumática que vino a interrumpir de forma dramática un plácido crucero. Se vivieron escenas emotivas en Barajas y el Prat, los aeropuertos a los que desde el viernes por la noche han ido llegando el grueso de los náufragos españoles. Una cincuentena, pues el resto ha preferido proseguir sus vacaciones según el calendario previsto. Tras los abrazos de bienvenida con los familiares y alguna lágrima, los pasajeros del Sea Diamond (Diamante del mar) pisaron suelo español con ganas de hablar, de narrar su experiencia, de contar lo que habían sufrido. Recordaban que estaban grabando la entrada en el puerto, cuando oyeron como si los bajos rascaran Ahí comenzó la tragedia. Enrique Alonso, con su brazo izquierdo en cabestrillo, señalaba: Me he sentido una basura, como si no fuera europeo, en el hospital de Santorini sólo España debe hacerse cargo prestaban atención a los americanos Su madre, Laura Toledano criticaba a los tripulantes: No dieron la voz de alarma, ni dijeron nada. Ellos sí que se pusieron los chalecos salvavidas y a nosotros nos dijeron que estuviéramos tranquilos, pero no nos dejaban bajar a por los chalecos. A los tres cuartos de horas de oírse el golpe, la gente empezó a gritar porque había agua en la segunda planta. No nos dieron ni comida, ni mantas. No teníamos dinero ni documentación y los de la naviera no nos ayudaron Joan García, otro de los pasajeros, desde El Prat, calificaba la operación de salvamento de caos La lancha- -recuerda- -a la que debíamos pasar daba bandazos de una lado a otro y todos pensamos mientras cruzábamos la pasarela que podíamos caer al agua desde más de 15 metros De las críticas se libraron tanto la población de Santorini, se desvivieron por atendernos, nos dieron de cenar, nos acogieron en hoteles... como el personal de la embajada española en Atenas, que gestionó con suma eficacia todos los viajes de regreso. Dos desaparecidos Los paraguas, también imprescindibles para despedirse de la Semana Santa ABC MADRID. Las primeras previsiones del Instituto Nacional de Meteorología (INM) sobre el tiempo que haría durante las vacaciones de Semana Santa hacían pronosticar que éstas se abrirían con paraguas (por culpa de la entrada de una borrasca) pero que se cerrarían con sombrillas (gracias a la llegada de un anticiclón) No fue del todo así, pues el anticiclón no llegó a aparecer y sí lo hizo en cambio una inesperada borrasca que anegó el periodo de ocio y perjudicó notablemente la actividad procesional. Paradójicamente ayer las temperaturas más altas en la Península se dieron en el litoral gallego, concretamente en Vigo, con 22 grados de máxima y un tiempo bastante soleado. En cualquier caso, la mejoría no será apreciable para los dos últimos días de vacaciones y los paraguas seguirán siendo una precaución imprescindible para despedirse de esta Semana Santa pasada por agua. Así, la predicción especial realizada por el INM para hoy y mañana (ambos días de operación retorno) señala que la inestabilidad continuará afectando con chubascos cada vez más débiles y menos frecuentes a gran parte de la Península y Baleares La cota de nieve- -prosigue el INM- -será superior a los 1.500 metros e irá ascendiendo lenta y progresivamente Asimismo, las precipitaciones serán menos probables en el suroeste y en el extremo norte de la Península. Temperaturas en ascenso con pequeños cambios y viento de componente este flojo a moderado. En Canarias, probables chubascos localmente moderados en el noroeste de las islas Prosigue, mientras tanto, la búsqueda de los dos pasajeros franceses desaparecidos, Jean Cristophe Alain y su hija de 16 años. Al parecer su cabina fue de las primeras en inundarse, aunque se salvaron la madre y otro hijo. Continúa el trabajo de un equipo de submarinistas en las cabinas del segundo piso, pero por ahora no se han encontrado sus cuerpos. Desde el viernes varias embarcaciones especializadas, siguiendo las órdenes del Ministerio de Marina, comenzaron a recoger el combustible y otros vertidos del crucero hundido a 240 metros de profundidad. Se estudia su remolque urgente ante el peligro de contaminación en una zona tan transitada. También desde el viernes ha comenzado la investigación judicial del accidente, con las declaraciones del capitán y parte de la tripulación. La Fiscalía acusa al comandante y a cinco tripulantes de negligencia. Nadie se explica como un crucero moderno (de 1986) que efectuaba con regularidad el trayecto pudo navegar tan cerca de la costa y encallar en unos arrecifes registrados en todas las cartas naúticas.