Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8 s 4 s 2007 Desafío constante de ETA Batasuna s El frente judicial ESPAÑA 15 Condenan a 580 años a dos etarras por una bomba- trampa Deberán indemnizar con 2.247.643 euros a las víctimas, el doble de lo que pidió el fiscal s La explosión hirió a 16 agentes S. N. MADRID. La Audiencia Nacional ha condenado a un total de 580 años de prisión a los etarras Luis María Carrasco e Ibon Echezarreta por la colocación de una bomba- trampa frente al cuartel de la Guardia Civil de San Sebastián en noviembre de 2000. La explosión causó lesiones de diversa consideración a nueve guardias civiles, tres ertzainas y cuatro policías, algunos de los cuales no han podido volver a trabajar. La Sección Cuarta de lo Penal impone a cada uno de los acusados 290 años de cárcel por 16 delitos de asesinato terrorista en grado de tentativa y otro de estragos. También les prohibe acercarse a San Sebastián durante un periodo de 5 años, a partir del momento de su excarcelación, informa Ep. Carrasco y Echezarreta tendrán que indemnizar conjuntamente con 2.247.643 euros a las víctimas, una cantidad que duplica la petición del fiscal, que era de 1.111.428 euros. En la vista oral, el representante del Ministerio Público elevó su solicitud de condena de 320 a 340 años de prisión al considerar acreditado que la explosión de la bomba- trampa causó también lesiones a otro policía. El tribunal- -compuesto por Fernando Bermúdez de la Fuente, Teresa Palacios y Francisco Martel- -subraya que por el modo de ejecutarse la acción agresiva los delitos cometidos no pueden considerarse como simples homicidios intentados Por el contrario, las conductas alevosas de los acusados los cualifican de asesinato en grado de tentativa La sentencia considera probado que el 11 de noviembre de 2000 los procesados se desplazaron al Paseo de Txingurri del Barrio de Herrera de San Sebastián, junto a la estación de autobuses situada a 250 metros del cuartel de Inchaurrondo. En este lugar, Carrasco y Echezarreta colocaron dos plataformas que constituían las bases de dos lanzaderas de granadas de fabricación artesanal. A las ocho menos cuarto de la mañana, tuvo lugar una primera detonación, provocada por el disparo de una granada que cayó a un metro de la autovía de acceso al barrio de Herrera. El mismo día, un obrero avisó al teléfono de Emergencias tras localizar dos bases de cemento, una de ellas con un tubo metálico reventado en su extremo superior y otro tubo con una granada. Tras la llamada, miembros de la Guardia Civil, de la Policía y de la Ertzaintza se acercaron para desactivar el dispositivo y fueron sorprendidos por la explosión de una bombatrampa compuesta por 2 kilos de titadyne que los terroristas habían colocado en el interior de la base de cemento. Refuerzan la escolta de los jueces vascos y navarros por la alerta generalizada EP BILBAO. El vocal portavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) Enrique López, destaca en una entrevista publicada en el último número de la revista de la Fundación Víctimas del Terrorismo que se ha reforzado la escolta a los jueces del País Vasco y Navarra por la alerta generalizada que existe ante la posibilidad de que ETA cometa un atentado. López destacó las declaraciones de determinados responsables políticos contra los jueces por sus decisiones- -en referencia a la imputación del lendakari Juan José Ibarretxe por reunirse con Batasuna- -y afirmó que ojalá no haya que recordar esas frases No obstante, dijo que no le consta que en los últimos meses se hayan producido amenazas directas de ETA contra los jueces. Por otra parte, el portavoz del CGPJ manifestó que Batasuna ya no puede hacer nada para estar en las elecciones, ni rechazar la violencia ni dejar de rechazarla. Tuvo 25 años para hacerlo y no lo hizo López insistió en que conviene expli- Enrique López I. GIL car que Batasuna ya nunca puede volver a nuestra democracia. Y todos sus responsables tampoco pueden verse favorecidos y ser dirigentes de otro partido En este sentido, explicó que ningún dirigente de Batasuna podrá participar en política salvo que, a título personal, haga expresa renuncia de la violencia y abjure del partido ilegalizado. De lo contrario, cualquier formación nueva quedaría contaminada.