Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es DOMINGO 8 s 4 s 2007 ABC En España hemos llegado a un límite en el que la política es reductora y destructiva Joaquín Romero- Maura s Historiador ¿A dónde nos lleva la situación actual? Hay una sensación de ahogo, ya que, quizá, la política no representa lo que al país le gustaría que representase, ni se discute lo que a la gente le gustaría que se discutiese afirma Romero- Maura TEXTO JUAN PEDRO QUIÑONERO FOTO DANIEL MORDZINSKI PARÍS. Joaquín Romero- Maura quizá sea el más internacional y uno de los más reputados historiadores españoles. Toda su carrera ha transcurrido en el St. Antony s College de Oxford, vivero de la más alta escuela de historiadores ingleses, de A. J. P. Taylor a Raymond Carr, de Isaiah Berlin a Maurice Bowra. En ese marco cosmopolita fue Romero- Maura el primer director del Centro de Estudios Ibéricos. española se compone de personas con puntos de vista cada vez más divergentes acerca de... todo. Para que convivan, hace falta un sistema adecuado. REVISIONISMO -Juan Pablo Fusi, que fue discípulo suyo en el St. Antonhy College de Oxford, afirmaba recientemente que la democracia española sufre, a su modo de ver, una crisis grave. ¿Cuál es su opinión al respecto? Es un hecho que a toda esa gente embarcada en el discurso de la memoria histórica no les importa nada ni la memoria ni la historia IRA- ETA -Días pasados, el New York Times afirmaba que bastaba acercarse a la mesa de novedades de una gran librería madrileña para descubrir con horror las insondables divisiones de los españoles, a la vista del largo rosario de historias revisionistas sobre España. ¿Le parece correcta tal apreciación? -Yo vivo fuera. Y no me gusta entrar en detalles, sin estudiarlos antes más de cerca. Todas las democracias tienen un problema. Sobre todo cuando pienso lo que le gustaría que fuese esta o aquella democracia. Es una evidencia que la democracia española no gusta a todo el mundo. Ni siquiera a todos los demócratas. El pueblo irlandés ha sido un pueblo oprimido de manera sangrienta. No creo que los vascos puedan afirmar lo mismo LA DERECHA -El libro trata de políticos de derechas- -Miguel Maura, y antes su padre Antonio- hombres de partido preocupados por la necesidad de acertar a encontrar y afianzar un sistema viable para la vida política española. Los contextos difieren. Antonio Maura hace frente a lo que le parece la debilidad suicida del caciquismo instaurando un verdadero parlamentarismo en la primera etapa del reinado de don Alfonso XIII. Miguel procura primero, con éxito, coadyuvar a que la prevista caída de la Monarquía se realice pacíficamente hasta la instauración de la legitimidad republicana, y luego lucha, ya sin éxito, por evitar el descarrilamiento consiguiente a los bandazos del régimen establecido el 14 de abril. Padre e hijo toman en sus respectivos momentos nota de que la sociedad ¿Qué tiene de actual la reedición que usted prologa de Así cayó Alfonso XIII. De una dictadura a otra (Marcial Pons. Ediciones de historia) -Yo diría que esa observación es bastante exacta. Es un hecho que a toda esa gente embarcada en el discurso de la memoria histórica no les importa nada ni la memoria ni la historia. Están aprovechando el pretexto de hablar de eso para tratar de alcanzar otros objetivos. Una vez que se criba todo eso quedan preocupaciones reales, dolores o amarguras que no han podido aflorar de otro modo. A veces parece como si en la España de hoy se hubiese olvidado que aquella forma de ser de la derecha es, mutatis mutandis, una de las alternativas disponible NUEVOS DIRIGENTES El Parlamento y la política de partidos tal y como funcionan no favorecen la eclosión de líderes de estatura reconocida -No sé, no sé... A efectos actuales, señalaría un consejo implícito del conservadurismo que describe el libro de Miguel Maura. Él habla de los modos. Yo, que no soy político ni hablo de mí, lo pondría en un plano algo diverso, diciendo que de la experiencia apuntada se desprende el sentido que tenían aquellos políticos de la importancia, la necesidad, de ganarse la consideración del electorado. La expresión es un poco anticuada, pero abarca lo que im- -Quizá sea palpable el ánimo de destruir al adversario por cualquier medio y a casi cualquier precio. ¿Le parece sensato legislar en materia de memoria histórica? porta. También podríamos hablar de respeto. Creo que puede resultar útil sacar todo esto a relucir nuevamente, porque- -es una impresión mía- -a veces parece como si en la España de hoy se hubiese olvidado que aquella forma de ser de derechas es, mutatis mutandis, una de las alternativas disponibles. Es un olvido que probablemente a las izquierdas les conviene que se perpetúe; pero es menos explicable que caigan en él- -o siquiera a mí me lo parece- -las propias derechas. -En todo esto hay mucha buena y mala fe. El resultado final de lo que pasa es la combinación de esas fuerzas antagónicas. Yo no sé lo que habría que hacer. No tengo consejos que dar a nadie. Hay gentes de todos los bandos que no han podido llorar a sus víctimas durante un montón de años. Es normal, quizá, que ese dolor, insondable, sin duda, provoque muchas reacciones. Cómo se aprovechan unos y otros del dolor ajeno, ésa es ya otra historia. Sí veo bastante extraordinario, por el contrario, que hay mucha gente que se solidariza, sin necesidad para ello, con éste o aquel bando al que se acusa de haber hecho barbaridades. Sin olvidar que en el otro bando también se hicieron barbaridades. -Durante los últimos meses, España ha sido víctima de ataques de memoria histórica guerracivilista. ¿No se corre el riesgo de crear algo así como parques temáticos allí donde se encontraban las tumbas de estos o aquellos contrincantes en una guerra civil de pavoroso recuerdo? -Quizá no haya contestación general a estas cosas. Se ha legislado en materia histórica en algunas ocasiones. Entre otras razones, se ha legislado en materia histórica para prohibirla. Por ejemplo, en Francia, el Edicto de Nantes, de Enrique IV que teóricamente po, ne fin a las guerras religiosas en Francia, era un edicto que prohibía hablar aquel tipo de cosas. No digo con eso de que en España, hoy, convenga o no convenga legislar nada especial a ese respecto. No quiero entrar en eso. -Desde una perspectiva histórica, el problema de los nacionalismos, ¿le parece hoy más o menos grave de lo que fue en otro tiempo? -Es un problema tremendo. En otro tiempo, fue un problema grave. En otras épocas, lo fue menos. Quizá el problema data de la Constitución. Al hacer una Constitución abierta, digámoslo así, quizá sea casi natural que siga hablándose de estas cosas. Supongo que si la Constitución hubiese estado cerrada, los problemas seguirían existiendo. Pero, en cualquier caso, dejar abierta la Constitución ya era una incitación a la discusión permanente. A continuación, todo eso sólo es posible discutirlo a partir de una posición que todas las partes consideren cómoda. Una discusión de fondo en la que todas las partes expongan sus puntos de vista, sin ceder a ninguna tentación, sin violencias, sin chantajes, para discutir de todo, a nivel nacional, español. Al no existir ese marco, o voluntad, como usted quiera, para discutir de fondo, la herida respira por muchas partes. ¿Es posible comparar los problemas vasco e irlandés? ¿Es posible establecer algún tipo de paralelismo entre ETA y el IRA?