Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 VIERNES deESTRENO VIERNES 6 s 4 s 2007 ABC Robert de Niro: Claro que simpatizo con la CIA La segunda propuesta como director de Robert de Niro es El buen pastor un fresco sobre la agencia secreta más conocida del planeta: la CIA. Angelina Jolie, Matt Damon y el propio De Niro protagonizan una cinta con poco de fábula y mucho de parábola T. G. No sé si ésta es una película política. La gente sigue preguntándome eso una y otra vez y no sé qué responder. Hice la película de la forma en que creía que debía hacerse y fue muy duro hacerlo de esa manera. Siempre estás adquiriendo compromisos cuando ruedas, pero nunca he querido decirle a la audiencia lo que tiene que pensar. Al mismo tiempo, fue un guión complicadísimo y a veces yo me sentía como actuando en piloto automático, porque había tantas cosas con las que tratar que parecía casi imposible conseguir unirlo todo... No quiero ser presuntuoso y decir que la gente deducirá esto o lo otro, o que pensarán esto o lo de más allá... Un periodista me dijo hace un rato que las gafas de Matt (Damon) en la película le recuerdan a las de Martín Scorsese. ¡Y yo nunca pensé en eso! Con esta diatriba, reafirmando su independencia e impermeabilidad a las disecciones críticas, remataba el legendario Robert de Niro la rueda de prensa de El buen pastor su último proyecto y la confirmación de que el actor considerado uno de los más grandes de todos los tiempos- -sigue atesorando un talento infinito. En El buen pastor De Niro toma como excusa al inexistente Edward Wilson (un conglomerado de varios personajes reales) para explicar la historia de la CIA desde su fundación hasta el incidente de la Bahía de Cochinos (Cuba) Hablando un día con Milton Bearden asesor especial de la película y ex funcionario de la CIA- -me dijo que había muy pocos tipos que supieran tanto de la Agencia como Bob (De Niro) dice Matt Damon, quien no era la primera opción para el papel era DiCaprio según confesó el propio De Niro) El actor realiza una excelente interpretación del hombre que construye la agencia de espionaje más grande y poderosa del mundo. Wilson es un hombre que no confía en nadie, no tiene amigos y vive de acuerdo con esa filosofía porque es la que le ha sido inyectada. Por eso hay un momento en la película en que mi personaje dice: Lo único que me importa es América, todos los demás estáis sólo de visita afirma Damon. La película arranca en las catacumbas del mundillo universitario de Yale, donde un grupo de alumnos, miembros de la sociedad secreta Skull Bones son reclutados por el gobierno para realizar tareas de espionaje en plena guerra fría. Así es como el personaje de Damon entra en contacto con un universo que le absorberá para siempre. De Niro dice al respecto: ¿Si simpatizo con la CIA? Claro que simpatizo, esos tipos hacen un trabajo que alguien tiene que hacer. A medida que te haces mayor tienes que adquirir más y más compromisos y eso cambia tu perspectiva de las cosas Y añade: Conté esta historia sin ánimo de crítica. No es una película que busque criticar o dejar de criticar a la CIA, es una película hecha por un americano que vive en América. Hubo momentos durante la revisión del guión que tuve que cortar escenas que me hubiera gustado rodar como lo de Irán- que tuve que eliminar, pero nunca lo hice pensando en el criticismo. Creo que he presentado los hechos de la manera más directa posible y ahora es trabajo de cada uno hacer su propio juicio El actor y realizador visitó muchos de los focos calientes del planeta para documentarse, excepto uno: Cuba. Tuvimos que rodar en la República Dominicana, y sí, la verdad es que estuvimos muy cómodos y se nos trató muy bien, pero hubiera preferido poder hacerlo en Cuba, porque sólo Cuba tiene el aspecto que yo quería. Lo intentamos, pero... Supongo que con otro Gobierno La CIA y el 11- S En la presentación de la película en Berlín, De Niro no tuvo problema en hablar de cualquier asunto que se le planteara, como el 11- S: Creo que todos fallaron ese día. Hubo un montón de avisos en diferentes lugares y nadie se ocupó de prestar atención a esas señales... Eso es lo que pasó dijo el director después de responder a otra pregunta con truco, ¿Qué tienen en común la CIA y la Mafia? Creo que unas cuantas cosas. Son bastante similares. Las dos son organizaciones secretas y eso las acerca. De todas formas, creo que la familia de Edward Wilson es bastante más disfuncional que la familia italiana de El Padrino Y para rematar lanzó un mensaje: No sé si ahora me siento más seguro en ningún aspecto. Uno nunca sabe lo que va a pasar en el mundo Más información sobre la investigación: http: dukemenews. duke. edu home El buen pastor EE. UU. 2006 160 minutos Género- -Drama Director- -Robert de Niro Actores- -Matt Damon, Robert De Niro, Angelina Jolie, Joe Pesci, Alec Baldwin Robert de Niro y Cía E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Robert De Niro acomete su segunda película como director (la primera fue hace una docena larga de años y se tituló Una historia del Bronx con ambición monumental y la construye en todos los sentidos grande y sólida. El buen pastor es narrativamente musculosa y tira de un hilo esencial de la vida de los Estados Unidos y que afecta de modo abrumador a la de todos los demás: los servicios secretos de información. De Niro pretende pasar ante el mundo como una persona sencilla, limitada, e intenta hacer creer que su película es, más o menos, una radiografía de cómo, cuándo y por qué empezaron a funcionar unos servicios de inteligencia durante la segunda guerra mundial y cómo se convirtieron de modo natural en la CIA. Es decir, podría pensarse que El buen pastor es una aproximación más o menos real a esas trastiendas de la política que tuvieron tanto trajín durante el segundo medio siglo XX; pero lo cierto es que, aun mostrando o sugiriendo todo eso, lo que realmente presenta es un dibujo desolador de la gratuita, irrelevante, absurda y patética vida de un (alto) funcionario y sus familiares y ambientes cercanos; la grisura en estado puro; la vida arrastrada por sucias aguas hasta la alcantarilla... Es brutal la venda de amargura y seca melancolía con la que recubre la presencia de su protagonista, Edward Wilson (Matt Damon) que se convierte de un animoso patriota con ganas de ayudar en alguien casi transparente y que va perdiendo capas de sí mismo como si fuera el personaje de un cuento de Cortázar. Por lo tanto, de lo que realmente habla esta película de De Niro es de lo adictivo de la soledad y de la pasión por los secretos, y de lo mucho de lo que son capaces de sacrificar algunos con tal de poseer silencios que aparenten información y poder... Y cómo, al fin, se acaba confundiendo saber, poder y querer de tal modo que ni se sabe lo que se quiere ni se quiere lo que se sabe. El buen pastor es una película modélica en su género: medidísima, pero larga, pero enredada, pero tan elocuentemente narrada que se abre con claridad ante el espectador. Se asimila con naturalidad y sin esfuerzo toda la carne argumental, que es mucha, pero está en su punto. Y para ser una película fundamentalmente hablada resulta al tiempo entretenida y movida. Matt Damon está perfecto, como siempre que su personaje ni habla ni mueve un músculo de la cara; y de él para abajo, todos los actores, sin excepción, hacen un trabajo magnífico, en especial Michael Gambon, Joe Pesci, Alec Baldwin y el propio Robert De Niro en un papel laureado. A Angelina Jolie cuesta algo más de trabajo creérsela como sufrida mujercita de Damon, a pesar de que ella pone el empeño y, su rostro muy viajado, el aire triste.