Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 6- -4- -2007 Teresa Salgueiro, vocalista de Madredeus, publica su primer disco en solitario 63 La nueva construcción guarda respetuosa distancia con el edificio de Villanueva na Iglesias, que son espacio de cierre, de tránsito, de tiempo, de apertura, con apariencia de bosque trenzado y salvaje, casi impenetrable, como una paradoja, pero que son puertas, sí, pero también son escultura y umbral metafórico que deja entrever el interior y el exterior del edificio. Puerta y lugar de espera, de tiempo, de paso, para mirar y saber ver, para tocar, mientras se abren o cierran, mientras se atraviesan. Desde el interior, desde la ventana central y del muro cortina, a través de la loggia, se contempla, además del edificio de Villanueva, otra arquitectura de la ciudad que ha sido usada como referencia, sin duda, por Moneo- -y baste decir que su obra está llena de citas y cultura- el edificio del hoy Ministerio de Sanidad, frente al Museo del Prado, obra excepcional de Francisco de Asís Cabrero y Rafael Aburto: otro guiño, como hay tantos en esta nueva obra del arquitecto navarro. Complicidades con arquitecturas concretas (de Villanueva a Cabrero) y propias de la ciudad, como para continuar de forma anónima la tradición del lugar. El vestíbulo se afila hacia el Botánico, visible por el vano del fondo una arquitectura de la ciudad, como si siempre hubiera estado allí, a pesar de tantas e injustas críticas, de las políticas de todo signo a las vecinales, incluidas algunas insólitas manifestaciones que demolieron ¡en 2005! simbólicamente el cubo de Moneo: decían los intelectuales que se manifestaron que esta obra era una prueba más de tanta banalidad cultural. De lo que no se dieron cuenta, ellos y tantos otros, es de que los edificios de Madrid salían de noche, sin molestar, en manifestación de intenciones contrarias a las suyas. Arquitecto de las horas, de las luces y del agua, Moneo se enfrentaba, todo hay que decirlo, a un proyecto complejo y difícil. Los preámbulos no fueron fáciles, qué duda cabe. El fiasco del concurso internacional del 95, la resolución restringida posterior, con un plan museológico impreciso, pero que incluso dictaba el lugar en el que se debía intervenir y las formas de conexión con el antiguo edificio de Villanueva, no (Pasa a la página siguiente) Injustas críticas Las salas de exposiciones temporales son un valioso balón de oxígeno para el museo Ese día, además, lo que se veía estaba mojado por la lluvia y no es lo mismo ver los edificios soleados y secos, con los materiales de construcción y sus texturas en su dura plenitud, que verlos húmedos y sombreados por el agua. En esas condiciones, lo que se ve de la ampliación de Moneo parecía propio de la melancolía, aunque estoy seguro de que, iluminado por el sol, lo que se percibirá será