Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 6 s 4 s 2007 INTERNACIONAL 27 Benedicto XVI lava los pies de un laico en la Basílica de San Juan de Letrán de Roma, ayer, durante la misa de la Última Cena AP Benedicto XVI lavó los pies a doce fieles en la ceremonia del Jueves Santo El Papa explicó la aparente contradicción del adelanto de la Pascua debido a que Jesús seguía el calendario esenio de Qumrán JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Aunque está a punto de cumplir 80 años dentro de diez días, Benedicto XVI asumió ayer el esfuerzo de celebrar dos largas misas solemnes, la de la bendición de los óleos por la mañana y la misa de la Cena del Señor, por la tarde, en la que lavó los pies a doce fieles. Las ceremonias de ayer conmemoraban la institución del sacerdocio y la eucaristía mientras que las de hoy, Viernes Santo, se centran en la Pasión y muerte en la Cruz. Rodeado de centenares de sacerdotes, el Papa bendijo en la basílica de San Pedro los óleos que serán utilizados el resto del año para los sacramentos de la confirmación, la unción de enfermos y la ordenación de sacerdotes, siguiendo un ritual que entronca con tradiciones del pueblo judío. Durante la homilía matinal, extraordinariamente larga y detallada, Benedicto XVI explicó a los sacerdotes el sentido de cada uno de los ornamentos que utilizan para celebrar la santa misa. El alba y la estola, por ejemplo, recuerdan tanto el vestido nuevo que el padre misericordioso regaló al hijo pródigo, que volvía a casa sucio y arruinado, como las vestiduras blancas de los 144.000 elegidos del libro del Apocalipsis. Pero la ceremonia más emotiva tuvo lugar por la tarde en la catedral de Roma, la basílica de San Juan de Letrán, donde Benedicto XVI ejerció como obispo de la ciudad celebrando la misa de la Última Cena del Señor y lavando los pies a doce fieles, siguiendo el ejemplo y la indicación explícita de Jesús. En una homilía que refleja toda una vida dedicada a profundizar en la Sagrada Escritura, el Papa comentó pasajes del Libro del Éxodo y sus indicaciones sobre el modo de celebrar la Pascua de Israel, que puede haber tenido su origen en una fiesta de primavera de los pueblos nómadas pero fue adquiriendo un contenido religioso en que el cordero era símbolo de la liberación de la esclavitud en Egipto Por ese motivo, explicó, la haggadah pascual- -el relato de la liberación- -formaba parte integrante de la cena a base de cordero En una línea de continuidad entre la Biblia judía y la cristiana, Benedicto XVI comentó que, durante esa ceremonia, el agradecimiento y la bendición a Dios llegaba a su punto culminante en la berakha que en griego se llama eulogía o eucaristía bendecir a Dios se convierte en una bendición para quienes le bendicen Pero lo más interesante fue el abordar la aparente contradicción del relato de los evangelistas pues según Mateo, Marcos y Lucas, la última cena de Jesús fue precisamente la cena Vía Crucis bíblico en lugar del tradicional J. V. B. ROMA. El Vía Crucis nocturno en el Coliseo seguirá este año un texto bíblico para las 14 estaciones, que sólo coincide con el clásico en la decimocuarta, Jesús es sepultado Benedicto XVI- -que llevará la Cruz y dirigirá la meditación final- ha encargado el texto a Gianfranco Ravasi, prefecto de la Biblioteca Ambrosiana de Milán. En lugar de Jesús es condenado a muerte la primera estación es Jesús en el huerto de los olivos lo cual permite contemplar su intensa plegaria. La segunda no será Jesús es cargado con la cruz sino la traición de Judas, tema que permite valorar mejor la libertad humana, incluso para el mal. El texto prescinde de todo lo que no figura en los Evangelios, como las caídas de Jesús, el encuentro con la Verónica y otras escenas añadidas por la piedad popular. La ceremonia más emotiva El Pontífice explicó a los sacerdotes el sentido de cada uno de los ornamentos de la santa misa de Pascua tradicional, mientras que, según Juan, Jesús murió en la cruz en el mismo momento en que se inmolaban los corderos en el templo de Jerusalén, la víspera de la Pascua. Benedicto XVI explicó que el descubrimiento de los manuscritos del Qumrán nos ha permitido encontrar una solución que, aun no siendo aceptada por todos los especialistas, posee un alto grado de probabilidad Según el Papa, ahora podemos decir que el relato de Juan es preciso desde el punto de vista histórico. Jesús vertió su sangre en la víspera de la Pascua a la hora de la inmolación de los corderos El adelanto se debió, según Benedicto XVI, a que Jesús celebró la Pascua con sus discípulos según el calendario de Qumrán, es decir, al menos un día antes. Y la celebró sin el cordero pues la comunidad de Qumrán no reconocía el templo de Herodes y esperaba un nuevo templo. En lugar del cordero, Jesús se entrego a sí mismo: su cuerpo y su sangre El cordero era un gesto simbólico mientras que Jesús era el cordero de Dios que quita el pecado del mundo Más información en: www. vatican. va