Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 6 s 4 s 2007 ESPAÑA 21 Las peores retenciones Los atascos kilométricos se sucedieron en las principales salidas de Madrid desde primeras horas de la mañana y hasta bien entrada la tarde. Las retenciones afectaron a otras muchas ciudades de destino- -como Valencia, Murcia, Tarragona... -según avanzaba el día. Se llegó a calcular que se produjeron cien kilómetros de atascos. En Madrid, la peor situación se vivió en la AP- 6 (La Coruña) que continuaba con tráfico lento a las cuatro de la tarde. También los conductores sufrieron el caos en la A- 5 (Extremadura) A- 4 (Andalucía) y A- 1 (Burgos) En Ciudad Real, la A- 4 registró 30 kilometros de retenciones a la altura de Almuradiel. En Murcia, cinco kilómetros de atasco en la A- 30. En Valencia, paradas en la A- 3 y en la N- 332, a su paso por Torrevieja (Alicante) En Cataluña, la AP- 7 tuvo varios tramos de atascos en Gerona, Tarragona y en La Jonquera. Aspecto de la N- 332, con tráfico lento, a la altura de El Campello (Valencia) EFE El Estado indemnizará por un accidente debido al mal estado de la carretera La Administración pagará cerca de 150.000 euros a los familiares de dos víctimas mortales que colisionaron porque había una bolsa de agua en la calzada ABC MADRID. En un accidente de tráfico no siempre los conductores son los responsables del siniestro, sino que también la Administración, encargada de mantener la calzada en buenas condiciones, puede tener la culpa. Esta es la conclusión a la que ha llegado el Tribunal Supremo (TS) en una sentencia en la que ha condenado al Estado a indemnizar con cerca de 150.000 euros a los familiares de dos víctimas mortales de un accidente de tráfico que ocurrió en la localidad de Marmolejo (Jaén) El siniestro se produjo el 14 de mayo de 1998 cuando Francisco M. G. y Francisco C. colisionaron a la altura del kilómetro 336,400 de la A- 4, debido a una balsa de agua que se había formado en la calzada y que provocó que uno de los vehículos se deslizara por el aquaplaning sin que el conductor pudiera hacerse con el control del volante. Ante este suceso, el Alto Tribunal entiende que el asfalto de la carretera presentaba deficiencias y que la culpa de su estado la tiene, en su integridad la Administración. Los familiares habían recurrido ante el TS una resolución del Consejo de Ministros, de 15 de julio de 2005, en la que se establecía para los herederos una indemnización del 50 del total solicitado, por entender que existía una concurrencia de culpas en el accidente: por un lado, el deficiente estado de la calzada y, por otro, una conducción inadecuada de una de las víctimas. Sin embargo, para el Supremo no existe prueba específica que permita concretar en qué consistió la negligencia del conductor, puesto que la presunta inadecuación de la conducción sólo se puso de manifiesto al coincidir, y no antes, con una circunstancia como era el tramo inundado de la carretera Por tanto, el Alto Tribunal concluye que en definitiva, lo único acreditado es la anómala prestación del servicio en una autovía nacional con defectos que, sin señalamiento de ningún tipo, se presenta al conductor inopinadamente impidiéndole adoptar ninguna medida de precaución y adecuación a esa imprevista circunstancia Así el TS ordena a la Administración a indemnizar con 116.458 euros a la viuda de uno de los fallecidos y con 9.704 a cada uno de sus dos hijos, mientras que a los tres hermanos de la otra víctima les corresponden 11.645 euros. Pero no siempre la responsabilidad de los accidentes de tráfico recae sobre la Administración. Los propios conductores son culpables la mayor parte de las veces. Por eso, la Dirección General de Tráfico (DGT) repite insistentemente mensajes de precaución al volante. Más aún tras las cifras que arrojan operaciones especiales como la actual de Semana Santa. Ayer se conocieron los últimos datos: desde las tres de la tarde del pasado viernes, fecha en la que comenzó el dispositivo para estos días, y hasta las ocho de ayer, se registraron 44 siniestros con 56 víctimas mortales y 33 heridos graves. Según la DGT, se han producido cinco fallecidos menos que durante el mismo periodo del año anterior. A la luz de esas cifras todo parece indicar que este año la Semana Santa arrojará otro negro balance. De hecho, el fin de semana pasado se cerró con 35 fallecidos, ocho más que en 2006. Y el pasado sábado fue el día más trágico del año, con 20 muertos. A pesar de esos datos, el director general de Tráfico, Pere Navarro, se mostró optimista pocas horas antes de que diese inicio la operación salida del Miércoles Santo, al que reconoció ser el día de más tráfico de todo el año Para Navarro aún es posible y realizable rebajar la cifra de cien muertos en accidentes durante estas minivacaciones. Pero la realidad se pinta bien distinta. Ayer, Jueves Santo, se registraron al menos ocho fallecidos en las carreteras según el primer balance provisional de la DGT. El año pasado fueron 20. Uno de los accidentes más trágicos sucedió a primeras horas de la mañana en la A- 5, en la localidad de Valverde de Mérida (Badajoz) Perdieron la vida una mujer de 35 años y un niño de tres. A la tranquilidad del miércoles, primer día del éxodo masivo, le siguió ayer una jornada de caos en las carreteras de todo el país. Retenciones kilométricas y vías cortadas al tráfico por las lluvias y las nevadas. Bajar de cien muertos En lo que va de Semana Santa ya ha habido 56 muertos por accidentes de tráfico en las carreteras Puertos de montaña cerrados y carreteras cortadas por el mal tiempo Sin duda, las lluvias y la nieve afectaron ayer a muchas carreteras y conductores. Varios puertos de montaña fueron cerrados al tráfico como el de Portalet, en Huesca; Belagua, en Navarra; los de Palombera, Lunada, Estacas de Trueba y La Sía, en Cantabria; la Ragua y Veleta, en Granada, y la Sagra, en Jaén. Y en otros dieciséis era necesario el uso de cadenas. Estaban repartidos entre Albacete (El Bellotar, Las Crucetas y Las Crucetillas) Granada, León, Asturias y Soria. Además las fuertes precipitaciones caídas en Aragón y la crecida del Ebro obligó a cortar varias carrteras de Zaragoza: A- 1107 (a la altura de Pina de Ebro) Z- 523 (Gallur) y A- 126 (entre Alagón y Remolinos) Más información sobre el estado de las carreteras en: http: www. dgt. es