Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 GENTE www. abc. es gente JUEVES 5- -4- -2007 ABC Los Príncipes de Asturias disfrutaron con Leonor de una jornada en Faunia La Infanta sorprendió a todos, incluido su padre, al enviar un beso con la mano a los fotógrafos ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. A pesar del mal tiempo con el que amaneció Madrid, los Príncipes de Asturias llevaron en la mañana de ayer a su hija, la Infanta Leonor, a Faunia, el parque temático de la naturaleza situado en el barrio de Valdebernardo. Allí, y ante la sorpresa de los pocos visitantes que bajo la llovizna se acercaron al recinto, la pequeña y sus padres disfrutaron de unas horas de inmersión en el asombroso mundo animal. Con el pelo- -cada vez más rubio- -recogido en dos coletas y vestida con unos pantalones rosa y un abrigo color crudo de borreguito, Leonor demostró que no le dan ningún miedo los animales. Así, se la pudo ver jugando con los simpáticos perritos de la pradera, contemplando con toda curiosidad a unas cabras o, incluso, intentando saltar una pequeña valla para tocar, o atrapar, a un ave. Pero si Leonor se lo pasó genial con los animales, a pesar de que en algún momento mostrara algún gesto de contrariedad porque sus padres no le dejaban hacer lo que pretendía, mejor se lo pasaron Don Felipe y Doña Letizia, a quienes hacía tiempo que no se les veía en público tan felices, tranquilos y sonrientes. Vestidos con ropa informal y deportiva, los Príncipes recorrieron relajadamente las instalaciones del parque, pendientes en todo momento de la pequeña y de sus ocurrencias. Don Felipe cargaba, además, con una bolsa roja cruzada en bandolera, supuestamente con los pertrechos de la Infanta. A medida que se iba corriendo la noticia de que los Príncipes y su hija estaban en Faunia, iban llegando fotógrafos al parque temático de la naturaleza. Y Don Felipe y Doña Letizia accedieron amablemente a dejarse fotografiar por ellos. La anécdota más simpática de la sesión se produjo cuando los fotógrafos pidieron a la pequeña que les diera un besito, petición a la que Don Felipe respondió con un gesto de escepticismo. Sin embargo, en ese momento, Leonor, que estaba en brazos de su padre, se llevó la mano izquierda a la boca y, con un simpático gesto, les lanzó un beso al aire. También los caballitos mecánicos, pintados de brillantes colores, llamaron la atención de la niña, que está a punto de cumplir año y medio. Una fecha que muy probablemente ya celebrará en compañía de su hermana pequeña. Y es que para finales de este mes se espera que la Princesa de Asturias dé a luz a la segunda de sus hijas. El nacimiento de esta niña será el primero de un miembro de la Familia Real cuyo sexo se conoce desde antes de que venga al mundo, ya que los Príncipes consideraron aconsejable desvelarlo el pasado mes de noviembre, en cuanto las ecografías pudieron determinarlo con un elevado margen de fiabilidad. La excursión de ayer a Faunia es otra muestra de los esfuerzos que hacen los Príncipes por ofrecer a su hija momentos de normalidad y hacer compatible su condición de Infanta con las diversiones de cualquier niño de su tiempo. Así, las pasadas Navidades aprovecharon la mañana de Nochebuena para visitar la plaza Mayor con su tradicional mercadillo y el nacimiento de la plaza de la Villa. Y hace tres semanas fue la Reina quien llevó a Leonor con Felipe y Victoria Marichalar al espectáculo sobre hielo que ofrecía Disney en el Palacio de los Deportes. Todavía no se sabe si los Príncipes viajarán en estos días a Palma de Mallorca para acudir a la misa del domingo de Resurrección, donde sí está prevista la asistencia de los demás miembros de la Familia Real. A finales de mes, Leonor cumplirá año y medio. Probablemente lo celebrará con su hermana recién nacida Don Felipe y Doña Letizia, en el último mes de embarazo, llevaron a su hija al parque temático Leonor contempla un vistoso caballo mecánico ante la mirada de sus padres