Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5- -4- -2007 73 -Quedan cosas, lo que ocurre es que algunas se han transformado. Si el Domingo de Resurrección saliera como hace diez años, para mí sería un fracaso. Yo he buscado siempre hacer el toreo profundo y ahora ya no tengo esa ansiedad de querer convencer. ¿Qué queda de El Juli de los inicios? conocimientos de las suertes, los terrenos y el toro. Es el momento de los grandes y debo demostrar que soy uno más de ellos Sebastián Castella s Matador de toros -Fue el triunfador moral de la pasada temporada. A su contrastada valentía le sumó profundidad y rompió su techo artístico. La afición le ha echado de menos en las primeras ferias. ¿Le halaga? -Claro que me halaga, pero ahora toca demostrar que la espera merecía la pena. ¿Le dolió su ausencia en Fallas? -Lo que quiero es torear, aunque para ello deben darse las condiciones que mi apoderado considera idóneas. Ya sólo pienso en estar en las Fallas del año que viene. Soy torero de plazas grandes. -Aunque nunca se debería ha- -Sí, pero yo todo lo que haga ahora en variedad tiene que ser desde la base de la pureza, la quietud y el toreo largo. Antes se me aplaudían una serie de cosas que sería ridículo hacer ahora. -Un impresionante quite en Olivenza recordó sus principios. El valor es algo que está dentro y no hay cornada por la que se escape. No es verdad (tiene 14 cornadas) Del dinero habla mi apoderado. Yo lo único que tengo que hacer es colocarme frente al toro y emocionar -Es un buen día para demostrar de lo que soy capaz, de confirmar que estoy en lo más alto y hacerlo delante del público más exigente y en una plaza emblemática como es para mí la Maestranza. Es el momento de los grandes y debo demostrar que soy uno más de ellos en días como ese. -Todos los toreros suelen decir- -Claro que lo es. Es mi segunda tierra. Aquí llevo ya diez años. Aquí he crecido como torero y como persona. Estoy muy unido a Sevilla y lo estaré siempre. Es un público muy especial y sé que me van a recibir bien. Estoy anunciado cuatro tardes en el abono que es algo que me llena de orgullo y satisfacción. ¿Su mejor recuerdo en la Maes- -El cariño y el respeto con el que la gente me recibe siempre en Sevilla. Es algo mutuo. Sinceramente, no tengo uno malo. -Se ha reconocido creyente. ¿Se- -Cuando uno se juega la vida, uno se agarra aún más a la fe. A mi me ayuda. -Le siguen pidiendo banderillas. -Llevo tres años sin banderillea. Cuando alguien me lo recrimina con agresividad es con afán de molestar. -Si lo he pensado llegaba a la conclusión de que no me compensaba seguir vistiéndome de torero. Me causaba incluso infelicidad, porque hacer algo que yo no siento... Hubiese sido una carrera maravillosa y habría conseguido mucho en poco tiempo, pero soy torero por vocación, tengo muchas cosas dentro y no me puedo ir a mi casa sin sacarlas. -Con usted se cumple el axioma de lo que difícil no es llegar, sino mantenerse. ¿Alguna vez ha pensado en abandonar su proyecto? -Eso debería preguntárselo a los empresarios. De mi dinero habla mi apoderado. Yo lo único que tengo es que colocarme delante del toro y emocionar al público que ha ido a la plaza. -Dicen que el valor a veces se es- -No, no creo que sea verdad. El valor es algo que está dentro y no hay cornada por la que se escape. Al contrario. Las cornadas me animan a ir más lejos. Estoy muy comprometido con lo que hago y cómo lo hago. A todas las figuras del toreo le han pegado cornadas. -Reaparece en Arles, este vier- blar del dinero de los toreros, algún empresario ha dicho que sus honorarios se han disparado en exceso. ¿Cuánto vale su verdad? ¿Cómo le afecta la injusticia? capa por las cornadas y usted tiene 13 o 14. ¿Le preocupa? que Sevilla es especial. ¿También para usted? ¿La corrida de Miura en Valencia fue uno de esos momentos? -He vivido momentos durísimos, momentos en los que he ido a brindar y me pitaban. He oído broncas ante esfuerzos tremendos. He escuchado y leído crónicas manifestándose como que estaba acabado, que mi carrera se había ido al traste. Por eso ahora disfruto mucho más lo que hago. -La gente vivió la corrida como si fuese una becerrada comercial. Cuando estaba con la muleta me insultaban, nunca llegué a entender eso. -Su relación con Roberto Domínguez iba a ser en principio de un año y ya van tres. -El camino ha sido más duro y largo de lo que pensábamos. -Como todo, incluso en lo personal. Yo siempre he defendido el apoderado torero, porque alguien que se ha puesto delante siempre tiene más credibilidad en los consejos. ¿Le aporta más como maestro o apoderado? -Significa algo muy hermoso puesto que son los dos lugares a los que más unido me siento y que tan bien me reciben siempre. Es un reto reaparecer en dos plazas de semejante responsabilidad, pero a eso es a lo que aspiro. Me motiva mucho saber que voy a pisar esos dos ruedos en las dos primeras corridas de este año. -Este año Sevilla compite con nes, en su Francia natal, y el siguiente compromiso es en su tierra de adopción, Sevilla. ¿Qué significa para usted? tranza? ¿Y el menos grato? torna necesidad vital aferrarse a algo cuando se arriesga tanto? Sebastián Castella vuelve a Sevilla por Resurrección Madrid. ¿Cómo convencería al aficionado para que no se perdiese la cita con la Maestranza? -Son dos cartelazos como dice. Cada plaza tiene su forma de ser. Es bueno que Madrid revitalice la fecha del Domingo de Resurrección como día clave de la temporada... Aunque en Sevilla existe un gran tradición ese día. -Talavante dice que el Domingo Tres meses de baja son duros, pero vuelvo a tope ¿Cómo se encuentra de su durísimo percance de enero en Cali, cuando un toro le partió la caja torácica? ¿Cómo ha sido la preparación para su vuelta des- -La zona es muy delicada de recuperar porque no se le puede dar reposo absoluto. Después, entrenamiento para ir poco a poco a mi mejor forma. Las últimas semanas he tentado mucho y he matado toros a puerta cerrada para coger confianza y comprobar que la lesión está olvidada. ¿Se le ha hecho muy larga la espera? -Sí, se ha hecho larga, porque, en mi opinión, un torero donde debe de estar es en la plaza, delante del toro. De todas las maneras, siempre he sido consciente de que hasta que no estuviera al cien por cien no iba a volver. Y así ha sido. pués de tres meses en el dique seco? ¿Le gustaría mantener con Madrid una relación similar a la de Bilbao, su plaza talismán? -Es diferente, porque hasta ahora las etapas han sido diferentes. Bilbao es una plaza que ha sabido comprenderme. Sevilla y Madrid siempre han sido más duras. de Resurección es un buen día para morir ¿Para qué es bueno el 8 de abril para usted? -Me encuentro ya recuperado. Ha costado tres meses de rehabilitación y entrenamiento. Al principio, apenas podía respirar y me costó mucho volver a la normalidad pero ahora ya estoy preparado físicamente para afrontar una temporada decisiva como ésta y por eso reaparezco este viernes en Arles.