Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 s 4 s 2007 INTERNACIONAL 31 El pro- ruso Yanukóvich llama a boicotear las elecciones convocadas por Yúshenko Los partidarios del primer ministro de Ucrania toman la calle y anuncian que no la abandonarán hasta lograr la victoria RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. Kiev era ayer la ciudad de los rumores. Se dijo de todo, desde que el presidente Víctor Yúshenko se dispone ahora a destituir al Gobierno en pleno hasta que tiene ya preparado un decreto para establecer el estado de emergencia. Los socialistas, miembros de la coalición gubernamental que lidera el primer ministro, Víctor Yanukóvich, afirmaron también que Yúshenko está ejerciendo presiones para que el Tribunal Constitucional aplace hasta después de los comicios, convocados para el 27 de mayo, el examen sobre la legitimidad de su decisión de disolver la Rada (Parlamento) Las agencias rusas dijeron ayer a mediodía que el presidente del Tribunal Constitucional ucraniano, Iván Dombrovski, había dimitido por coacciones No se dijo de quién. Después se difundió la noticia de que el resto de los jueces de la Corte habían rechazado su dimisión y, finalmente, que tuvo que ser hospitalizado por una súbita indisposición. Según Vasili Volga, diputado socialista, es Yúshenko quien trata de intimidar a los jueces La información que fluía del propio Tribunal Constitucional en relación con el polémico decreto presidencial de disolución de la Rada era también contradictoria. El martes se había anunciado que el fallo sería emitido en los próximos cinco días. Ayer, sin embargo, se hablaba ya de un veredicto provisional que aparecerá no antes de dos semanas. Después seis jueces se reunirían para tomar una decisión definitiva. Lo cierto es que todo el país pende ahora de lo que resuelva el alto tribunal y cada día de incertidumbre hace que aumente el peligro de provocaciones y enfrentamientos. Los seguidores de Yanukóvich siguen llegando a la capital ucraniana procedentes de las regiones orientales del país, en donde se habla sólo el ruso y la religión imperante es la ortodoxa. Ayer, se concentraron junto a la sede de la Presidencia para exigir a Yúshenko que eche marcha atrás y revoque su decreto. Se congregaron también en la Plaza de la Independencia, lugar habitual de reunión de los naranjas Pero ayer eran banderas azules y rojas las que agitaba la multitud, las del Partido de las Regiones de Yanukóvich y las de comunistas y socialistas. Había decenas de miles de personas mientras las tiendas de campaña, igual que durante la Revolución Naranja surgían como hongos. Los oradores afirmaron que no cesarán las manifestaciones mientras no se logre obligar a Yúshenko a retractarse. Sin embargo, el presidente muestra cada vez mayor firmeza. Tras el espaldarazo que recibió el martes por parte de militares y gobernadores regionales, Yúshenko anuló ayer todas las resoluciones aprobadas por el Parlamento desde el martes, día en el que entró en vigor el decreto de disolución firmado el lunes. mas Los diputados adoptaron ayer una resolución tachando de anticonstitucional el decreto de Yúshenko. Yanukóvich, por su parte, hizo primero un nuevo llamamiento al presidente para que recapacite y después pidió boicotear las elecciones. El jefe del Gobierno manifestó estar dispuesto a hacer concesiones para posibilitar un acuerdo, en particular, devolver al presidente algunas de las prerrogativas que el Parlamento le arrebató en relación con el nombramiento del Ejecutivo. Pero el líder de la Revolución Naranja partidario de que Ucrania ingrese en la UE y en la OTAN, cree que las elecciones son el mejor medio de superar el actual callejón sin salida. Yúshenko considera que un demócrata nunca debe temer enfrentarse a unos comicios. Ambos dirigentes se reunieron ya el martes sin que ninguno de los dos lograra convencer al otro. Se trata del segundo gran pulso de fuerza que mantienen Yúshenko y Yanukóvich. El primero se produjo en 2004, cuando la presión popular logró la anulación de los fraudulentos comicios en los que el dirigente pro- ruso fue elegido presidente. Ilegitimación Vladímir Shapoval, un portavoz de la Presidencia, declaró que la Rada ha dejado de existir y, por tanto, todas sus últimas decisiones son ilegíti- ABC. es Galería de imágenes de la crisis ucraniana en abc. es internacional Llegada de seguidores Los partidarios del primer ministro, Yanukóvich, durante su protesta de ayer en la Plaza de la Independencia de Kiev EPA El presidente confía en recuperar el timón, pero se arriesga a que el Parlamento decida su destitución R. M. M. La inesperada traición de los socialistas, tras las legislativas del año pasado en Ucrania, dejó a los naranjas fuera del Gobierno. Al recorte de poderes que tuvo que afrontar el presidente Víctor Yúshenko, después de los cambios constitucionales pactados durante el tumultuoso invierno de 2004, se unieron nuevas limitaciones impuestas por la mayoría parlamentaria que forjó Víctor Yanukóvich. La gota que colmó el vaso fue la fuga de 21 diputados de los partidos de Yúshenko y de su aliada Julia Timoshenko, con su inmediata incorporación a las filas enemigas. Ahora, el padre de la Revolución Naranja se arriesga, si le sale mal la jugada, como mínimo, a ser destituido. Por el contrario, si su estrategia tiene éxito, habrá unas elecciones parlamentarias en las que, según avanzan los sondeos actuales, conseguiría la victoria, pero sólo en el caso de que una sus fuerzas con Timoshenko, presentando una lista única. Habría que ver después si obtienen o no la mayoría absoluta. De momento, una buena noticia para Yúshenko, de acuerdo con las encuestas, es que el Partido Socialista de Alexánder Moroz, el mayor Judas político de todos los tiempos, es muy probable que pierda todos los escaños.