Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 s 4 s 2007 Crecida en el Ebro s Balance de daños ESPAÑA 27 La inundación de miles de hectáreas en el campo reduce los daños en las poblaciones Los pueblos ribereños del Ebro pasaron la noche en vela por la crecida, que llegó ayer a Zaragoza con cinco metros MANUEL TRILLO ZARAGOZA. La capital aragonesa se pertrechaba ayer para recibir la punta de la crecida del Ebro que, aunque amansada tras desparramarse sus aguas por las miles de hectáreas que quedaron anegadas en los campos de la Ribera Alta, iba a llegar a noche con un caudal suficiente como para causar importantes daños. La estación de aforo de Zaragoza fue reflejando a lo largo del día aumentos de nivel de tres y cuatro centímetros por hora, de modo que a las siete de la tarde ya rozaba los cinco metros de altura y superaba los 2.100 metros cúbicos por segundo. En todo caso, la fuerza con la que la riada llegó a la ciudad quedó frenada gracias a que, de acuerdo con los alcaldes de los pueblos de la provincia situados aguas arriba, se abrieron deliberadamente varias de las motas (diques) construidas en su momento para que las aguas no entren en las tierras de labor. Esta medida hizo que quedaran bajo las aguas miles de hectáreas de cultivos, pero evitó males mayores en los núcleos poblados y permitió que la llegada de la avenida a la capital estuviera siendo gradual y no tan violenta como podía haber sido. La rotura de las defensas no impidió, sin embargo, que los habitantes de las zonas ribereñas pasaran la noche en vilo, con el recuerdo de la devastadora riada de 2003 fresca aún en el recuerdo. En Pradilla de Ebro, una de las localidades más afectadas hace cuatro años, numerosos vecinos se congregaron para hacer guardia en torno a una hoguera, pendientes de si el caudal finalmente crecía como para entrar en sus casas, lo que finalmente no sucedió. De forma preventiva, se evacuó a personas enfermas y de edad avanzada. Aguas arriba, en Navarra, el río regresa poco a poco a su cauce y comienza ahora la labor de evaluación de los cuantiosos daños que han producido las inundaciones, sobre todo en la llamada Zona Media y en la Ribera, para lo que el Gobierno foral creó ayer una comisión. No obstante, diversas carreteras permanecían cortadas a la circulación. El combate contra la riada se centró ayer en Zaragoza, donde el Ayuntamiento puso en marcha una serie de medidas, como el bombeo del alcantarillado para evitar su colapso y la protección de las depuradoras, mientras que los bomberos y Protección Civil desplegaron un servicio de 24 horas de rescate y salvamento que incluye buceadores, motos acuáticas, lanchas, motobombas remolcables, turbobombas y electrobombas sumergibles. Entre las medidas preventivas, la Policía Local impedía acercarse a zonas de riesgo próximas al río y en comunidades de vecinos situadas en las márgenes se aconsejaba no dejar vehículos en los garajes ni objetos de valor en los trasteros. Los posibles daños en el recinto de la futura Expo 2008, situado en un meandro del río a la entrada de la ciudad, eran una de las principales preocupaciones, pero los responsables de la organización se mostraban confiados en que, salvo algunos sótanos, la avenida iba a pasar sin causar perjuicios graves. Quien sí se llevó un susto considerable fue un operario de las obras en la autovía A- 2, que cayó al Ebro al volcar por la fuerza del agua un pontón en el que estaba junto con otros dos trabajadores. Mientras que sus compañeros pudieron salir por sus propios medios, él se quedó aferrado a una plataforma hasta que los bomberos acudieron en su rescate. Los tres resultaron ilesos. Mientras, los municipios de la provincia aguas abajo y Cataluña se preparan para la llegada de la avenida a los últimos tramos del Ebro. El caudal se mantiene estabilizado en tor- Pendientes de la Expo 2008 Apertura de las motas Vista aérea, tomada ayer, de una carretera de Navarra no a 1.945 metros cúbicos por segundo a su paso por Tortosa, a la espera de la llegada de las aguas que se han soltado los embalses de Flix, Riba- roja y Guiamets, según la Confederación Hidrográfica. Su presidente, José Luis Alonso, comentó ayer que si no hubieran existido los pantanos EFE Los bomberos tuvieron que rescatar a un trabajador de la autovía A- 2 que cayó al agua desde un pontón de Yesa e Itoiz y no se hubieran utilizado para laminar el Ebro, la crecida de estos días hubiera tenido entre 650 y 1.000 metros cúbicos por segundo más de caudal. Queda en el aire saber si con las obras hidráulicas que están pendientes desde hace años los daños no hubieran sido aún menores.