Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5- -4- -2007 Miles de hectáreas de campo anegadas debido a la crecida del río Ebro 11 DIVIDE Y VENCERÁS Mientras un grupo de países se preparaba para un escenario bielorruso en las relaciones con Cuba, el viaje de Moratinos ha salvado los intereses de Castro El ministro español ha sido muy cuidadoso para que no pueda decirse que no ha respetado la posición común, vigente desde 1996. A pesar del esfuerzo que significaba, viajó en apenas 36 horas desde Guatemala a Bremen (Alemania) donde se reunían informalmente sus colegas europeos, y de allí a La Habana. De este modo, los demás países fueron informados previamente sobre sus intenciones. La posición común dice que aquellos ministros que viajen a La Habana deberán mencionar ante las autoridades cubanas la situación de los derechos humanos y el trato a los disidentes y que en caso contrario tendrán lugar reuniones con la oposición pacífica La mención a los Derechos Humanos en la declaración conjunta y la oferta de mantener una reunión de funcionarios de tercer nivel con algunos representantes de los demócratas cubanos pueden servir para cubrir el expediente, pero no serán suficientes para evitar que la discusión de este verano sea tormentosa. A finales de 2005, el comisario de Ayuda Humanitaria, Louis Michel fue el primero en desplazarse a La Habana, para mostrar expresamente la aplicación de las nuevas directrices que acababan de ser aprobadas en el Consejo. Cuando era ministro de Asuntos Exteriores de Bélgica, Michel era partidario de reabrir el contacto con las autoridades cubanas, y cuando llegó a La Habana como comisario se entrevistó con Fidel Castro y otros altos dirigentes del régimen, lo que no le impidió recibir también en tres tandas diferentes a representantes de distintas corrientes de la oposición democrática. No obstante, a efectos de lo que Michel pretendía, la respuesta del régimen cubano no se movió ni un centímetro. Tras la visita de Moratinos La Habana ha introducido el matiz de que esos acuerdos no valen para toda la UE, sino que son solamente para aquellos que no se meten con los asuntos internos de Cuba. A duras penas, la UE aguantaba ayer un vamos a ver esperando que Castro haga el milagro de salvar a Moratinos, anunciando aunque sea la liberación de un puñado de presos políticos. Enrique Serbeto L Moratinos saluda a Raúl Castro, hermano del dictador y presidente provisional de Cuba visión en el seno de la Unión Europea. De hecho varios diplomáticos europeos en La Habana consultados por este periódico expresaron su sorpresa por la actitud española hacia el régimen y hacia los disidentes. Para muchos, la buena voluntad de Moratinos de tratar de encontrar una fórmula para abrir espacios de libertad en Cuba no ha ido acompañada de una adecuada estrategia en la preparación de la visita, que se considera precipitada. Las críticas provienen incluso de algunos sectores del propio Gobierno español y del mundo diplomático que no entienden la necesidad de haber ofrecido tanto al régimen sin obtener garantías de nada. El establecimiento de un mecanismo de consultas políticas que incluye los derechos humanos puede quedarse en nada o, todavía más, ser un instrumen- AP La ULC dice que el viaje abre una nueva herida La Unión Liberal Cubana (ULC) partido político cubano en el exilio, ha criticado la visita de Moratinos a Cuba, afirmando que abre una nueva herida entre el gobierno español y el pueblo cubano además de subrayar que no percibe una nueva etapa A juicio de esta formación política, este viaje abre un distanciamiento con la oposición democrática cubana Por su parte, la organización Solidaridad con Cuba asegura que Moratinos ha desaprovechado la oportunidad de solidarizarse personalmente con la oposición to utilizado por las autoridades cubanas para lavar su imagen en los foros internacionales. A ello apuntan las palabras del canciller Pérez Roque en su comparecencia conjunta con Moratinos, al calificar de mercenarios y terroristas a los presos políticos y asegurar que ese asunto no entra dentro de las conversaciones sobre derechos humanos. Lejos de mantener una actitud de agradecimiento al ministro español por la mano que le tendía con su visita, arriesgándose a las críticas que le llegarán de España y de la Unión Europea, el ministro cubano Pérez Roque sacó pecho para demostrar que quien ha rectificado en sus posiciones ha sido España y no Cuba y que eso mismo es lo que tiene que hacer la Unión Europea. A nadie le cabe ya ninguna duda de quien ha ganado y, además por goleada. a visita oficial a La Habana del ministro español de Asuntos Exteriores ha ahondado la división que ya existía entre los miembros de la Unión Europea sobre la política hacia Cuba. Probablemente la posición común no cambiará cuando el tema vuelva a ser analizado el mes de junio, puesto que se necesita unanimidad de todos los miembros para ello pero las negociaciones van a ser muy difíciles, según reconocían portavoces comunitarios. Hay varios países que estaban promoviendo que Europa se preparase para un escenario bielorruso en las relaciones con Cuba, es decir, para empezar a imponer sanciones a los sucesores de Fidel Castro si estos se empeñan en seguir la vía del actual dictador bielorruso, Alexander Lukashenko, que mantiene a su país en el túnel del tiempo de la época soviética. La República Checa, Polonia, Irlanda, Portugal, Suecia, Holanda, Dinamarca estaban tratando de promover un enfoque a largo plazo de la transición cubana con el visto bueno de la presidencia alemana. La gestión mas o menos unilateral del ministro español algo extraña, desde luego ha sido calificada en fuentes europeas) ha dejado todo este proyecto en la cuneta, puesto que ahora ya no sería solo un ataque contra las posiciones cubanas, sino que tendría que incluir expresamente la desactivación de los acuerdos que con bombo y platillo ha anunciado Moratinos. La visita oficial a La Habana del ministro español ha ahondado la división que ya existía entre los miembros de la UE