Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN JUEVES 5 s 4 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro GOLPE BAJO AL FORO ERMUA E CONTHE Y EL PARLAMENTO ANUEL Conthe, probablemente, no podrá acudir al Congreso de los Diputados para explicar las razones de su dimisión como presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, una decisión ahora condicionada- -según dijo ayer el propio interesado- -a que se acepte su comparecencia. El Grupo Socialista se ampara en criterios formalistas para rechazar una solicitud, razonable, que permitiría debatir en la sede de la soberanía nacional uno de los muchos episodios desafortunados que deja tras de sí el proceso de opas sobre Endesa. De hecho, la imagen de España sale mal parada en los mercados internacionales con la renuncia en estas condiciones del presidente del organismo regulador, porque en una época de mercados abiertos y globales no son admisibles tales muestras de arbitrariedad y de intervencionismo gubernamental. Aún peor todavía es la impresión de que el Ejecutivo tiene algo que ocultar, y que pretende por ello silenciar a los protagonistas, aunque ésta sea una tarea imposible en la práctica, porque lo que no se diga en el Parlamento puede transmitirse por cualquier otra vía. Es cierto que la CNMV no depende directamente de las Cortes Generales y que sus miembros no son designados en esta sede, pero se trata de una institución cuyos integrantes son nombrados por un Gobierno que depende de la confianza del Congreso de los Diputados. Por lo demás, la Constitución y los reglamentos de las cámaras desarrollan la facultad de los diputados para reclamar la presencia de cualquier autoridad pública. En definitiva, no se trata de que Conthe tenga que dimitir ante la Comisión de Economía, sino de que es razonable que quiera ofrecer explicaciones en dicho ámbito político antes de formalizar su decisión. Rodríguez Zapatero prometió convertir al Parlamento en centro y eje de la vida política, pero es evidente que las buenas intenciones chocan de frente con intereses partidistas. No le conviene al PSOE que Conthe explique su ver- M sión ante los grupos políticos, lo que demuestra que algunos prefieren que no se sepan determinadas cosas o, al menos, que no se discutan en presencia de la oposición. Las opas sobre Endesa han resultado ser un huracán político y financiero que se lleva por delante casi todo lo que toca; los organismos reguladores- -que deben actuar como una administración independiente- -han salido, en concreto, muy dañados, al ser víctimas de un uso instrumental por el partido gobernante. No será tarea fácil recuperar el prestigio perdido. Más grave todavía es la opacidad del poder en relación con asuntos de alto interés público: la democracia constitucional no sólo consiste en el gobierno de la mayoría, sino en un estricto respeto a las reglas elementales del Estado de Derecho y a la transparencia del proceso de toma de decisiones. Endesa es una buena prueba del fracaso del Gobierno socialista a la hora de comportarse con arreglo a las pautas objetivas de modernidad, imparcialidad y respeto a la libertad de empresa que caracterizan a los países desarrollados en esta era de la globalización. Empezó por apoyar a Gas Natural desde el despacho del ministro de Industria y ahora termina por silenciar al Congreso, sin ofrecer una explicación convincente más allá de una interpretación restrictiva de la letra de las normas. El intervencionismo del Gobierno a lo largo de todo el proceso resulta inaceptable en una economía que se sitúa entre las más desarrolladas de Europa, y el resultado ha sido pésimo en cuanto al fondo y a las formas. La seguridad jurídica y la imparcialidad de los organismos técnicos del mercado son elementos determinantes para el prestigio de un país. El encargado de vigilar el buen orden del mercado de valores se siente obligado a dimitir y no le permiten dar explicaciones. Si se confirma la renuncia de Conthe, la CNMV entrará en crisis como consecuencia de una operación financiera intervenida políticamente. DERECHO DE LA IGLESIA E S toda una paradoja que los mismos sectores de la opinión pública que siempre mandan callar a la Iglesia Católica cuando ejerce su labor pastoral con los fieles acerca de la educación, el matrimonio o el aborto se permitan la licencia de criticar y juzgar las decisiones de la jerarquía eclesiástica sobre la integridad de la liturgia o la actividad de sus parroquias. Nada dijeron estos implacables censores de la Iglesia cuando el Papa Benedicto XVI ordenó al Movimiento Neocatecumenal que ajustara sus celebraciones a la ortodoxia del rito eucarístico, pues el llamamiento papal afectaba a una corriente católica tildada de conservadora Sin embargo, cuando la jerarquía ha aplicado este principio a los sacerdotes de la parroquia madrileña de San Carlos Borromeo, la ocasión ha sido aprovechada para lanzar ataques desproporcionados e injustos contra la Iglesia Católica. La labor social que se ha desarrollado en los últimos años en esa parroquia es de dominio público y nadie la ha cuestionado. Son miles los inmigrantes, ex presidiarios, toxicómanos y marginados que han encontrado en San Carlos Borromeo el apoyo que no hallaban en otros ámbitos, y así seguirá siendo en el futuro, porque la decisión de la Archidiócesis de Madrid se refiere a la prohibición de una actividad litúrgica que contravenía las normas más esenciales del rito eucarístico, sobre el que, además, se ha pronunciado recientemente el Papa Benedicto XVI en la exhortación Sacramentum caritatis Los sacerdotes que trabajan en la parroquia clausurada han lanzado un mensaje que resulta, como mínimo, engañoso, al justificar las fla- grantes desviaciones de la liturgia- -consagrar rosquillas, no utilizar la vestimenta propia de la misa, absoluciones colectivas- -como una forma imprescindible de entenderse con el entorno social en el que trabajan. Este argumento no es aceptable en los términos absolutos con los que se plantea, porque la actividad diaria de miles de sacerdotes, religiosos y misioneros en las partes más inhóspitas del planeta, dedicados a los más pobres, enfermos y marginados que quepa imaginar, demuestra que es posible para la Iglesia transmitir su mensaje de fe y esperanza sin tergiversar ni desnaturalizar la liturgia del sacramento de la eucaristía. Es más, esos ritos atípicos empleados en la parroquia madrileña hacían incomprensible para sus fieles el lenguaje universal de la Iglesia Católica, cuyo rigor al establecer criterios comunes en aspectos básicos de la liturgia no responde a una obsesión formalista, sino a la vocación integradora de la fe y al derecho de todo católico a recibir los sacramentos en las mismas condiciones, cualquiera que sea el lugar donde se halle. Es, sin duda, un triste episodio para los católicos que una parroquia sea cerrada, pero la Iglesia tiene derecho a velar por su liturgia, y los sacerdotes el deber de ajustarse a unas normas que eran anteriores a su ordenación y que, de ninguna forma, pueden estar a disposición de cada párroco. Y, sobre todo, estos sacerdotes, que han de considerar el daño que pueden causar a la Iglesia, harían bien en no confundir a sus fieles- -ni manipular a la opinión pública- -contraponiendo su labor social al respeto a las formas sacramentales. L Foro Ermua ha sido emplazado por el Ayuntamiento de esta localidad vizcaína a dejar de utilizar su nombre, porque, a juicio de los ediles que han apoyado la iniciativa, este grupo cívico, que se encuentra en la vanguardia contra la hegemonía nacionalista y el chantaje terrorista, criminaliza el diálogo y la pluralidad que caracterizan a Ermua. La decisión es injusta por las acusaciones y especialmente inoportuna por la ofensiva de ETA y la izquierda proetarra. También es decepcionante porque la ha respaldado un alcalde, Carlos Totorica, que encarnó la resistencia de su pueblo mientras duró la cruel agonía de Miguel Ángel Blanco. Sin embargo, este intento de deslegitimar al Foro Ermua es coherente con la persistente estrategia socialista de desactivar el constitucionalismo vasco y arrinconar- -cuando no engañar- -a sus más emblemáticos representantes. El PSOE ha pretendido anular cualquier voz que denunciara el despropósito en que se ha traducido el proceso de negociación con ETA, y no ha reparado en descalificaciones y tácticas para silenciar y dividir a las víctimas, confundir a los intelectuales vascos con falsas promesas de firmeza y en orillar en lo posible al Partido Popular. El fracaso ha sido absoluto en los tres frentes. Por eso, la intención de arrebatar al Foro su nombre llega tarde y mal. El Foro Ermua sigue haciendo honor a los objetivos que motivaron su fundación, porque en el País Vasco sigue habiendo un régimen nacionalista hegemónico, una izquierda proetarra que campa impunemente y una organización terrorista que nunca ha dejado de serlo. Son otros los que deben preguntarse si siguen siendo leales a los principios de un movimiento cívico y espontáneo que nació en las calles del País Vasco para cambiar el curso de una historia hasta entonces escrita sólo por ETA y el PNV Al contrario, parecen ahora dispuestos, como la dirección del socialismo vasco, a volver a los tiempos en que la izquierda española creía que el gobierno del País Vasco sólo podía ser nacionalista y que a ETA no se le podía derrotar policialmente. Tiene motivos el Foro para negarse a aceptar el requerimiento del Ayuntamiento vizcaíno, que ha sido apoyado por socialistas y nacionalistas, así como por un concejal del PP que ya ha sido expulsado de esta formación. Este es un tiempo en que la resignación es el mejor aliado de las estrategias nacionalistas y el PSOE parece dispuesto a extender la idea de que no hay otra alternativa que las viejas fórmulas de concesiones permanentes al nacionalismo. El Foro Ermua está hoy tan legitimado como en 1997, y no sólo para seguir llevando, con la máxima dignidad, el nombre de esta localidad vizcaína, sino también para mantener la defensa de los compromisos que miles de vascos adquirieron por la libertad y la democracia después de que el sacrificio de Miguel Ángel Blanco removiera unas conciencias que ahora nuevamente algunos quieren adormecer.